Cuando crees que está por tí pero en realidad te hace 'Benching'

Es la nueva estrategia de las personas con fobia al compromiso y consiste en convertir a sus parejas en ‘suplentes’. ¡Despierta! A ver si vas a estar en el banquillo y ser el último en enterarte

Tener una relación no es más sencillo con la llegada de la nuevas tecnologías, ¡al contrario! Hay nuevas reglas y algunas pueden ser algo confusas y muy dañinas.

Siempre ha existido, pero con el auge de las nuevas tecnologías ha adquirido nuevas dimensiones y matices. Y es que las redes sociales nos permiten tener a alguien en reserva sin que se note tanto. ¡Resulta tan sencillo mantener el contacto (esporádico) con alguien creándole expectativas!

En eso consiste el ‘Benching’ , en mantener una conversación o coqueteo constante con alguien cuando en realidad ese supuesto interés nunca se va a materializar en una cita real ni mucho menos en una relación seria.

Esta tendencia se está apoderando de las nuevas generaciones, y básicamente se trata de tener relaciones “sin compromiso”, para mantener a alguien pendiente de ti.

El ‘Benching’ es un término acuñado de ‘bench’ y vendría a ser algo así como ‘estar en el banquillo’, ser el suplente o el plan ‘b’. Pero el fenómeno, descrito en la revista New York por el escritor y editor Jason Chen, tiene truco; durante esa etapa de coqueteo, no siempre se responde a los mensajes, sino que para mantener la tensión y el misterio, puedes pasar dias sin hablar con esa persona y luego, volver a dar señales de vida para no dejarla ir definitivamente.

No te dejes engañar por los mensajes románticos. Lo que importa son los actos y si te hace ‘Benching’ está jugando contigo.

Es decir, que la base de este tipo de relaciones es la mentira. Quién lo practica responde a un perfil de personas egocéntricas, egoístas y nada empáticas puesto que dan falsas muestras de cariño con el único objetivo de sentirse deseado y que la otra persona se crea que de verdad hay algo más.

Vamos, que el ‘Benching’ existe para que la persona que lo haga se sienta mejor. No desaparece ni rompe nunca de forma directa o clara, siempre lo deja ahí, abierto a interpretaciones.

El problema de estas idas y venidas es que acaba generando en la otra persona un sentimiento de esperanza y dependencia al tiempo que va aumentando sus dudas e inseguridades porque en cierta forma está siendo rechazado permanentemente. Es decir, que podría causarte un daño emocional.

De hecho hay estudios que demuestran los peligrosos efectos del ‘Benching’, ya que los mensajes e interacciones de personas que nos atraen suelen provocar reacciones placenteras, pero también adictivas en nuestro cerebro. Y con el ‘Benching’ se genera mucha confusión y el que lo hace provoca al otro para que lo busque más.

Así puedes detectarlo:

  • Cuando alguien (normalmente muy activo en redes sociales) empieza a comentar tus publicaciones asiduamente y siempre da “likes”.
  • Cuando te propone quedar y al final nunca puede.
  • Si recibes sus mensajes a horas intempestivas.
  • Y sin embargo, pueden pasar semanas o meses sin que te diga nada.
  • Te baila el agua y te regala los oídos.
  • Se muestra interesado en tener encuentros fugaces pero nunca los tenéis.
  • Te manda WhatsApps, revisa tus estados de Facebook, te pregunta cómo fue tu fin de semana, pero no se compromete a hacer un esfuerzo por verte realmente.
  • Por supuesto, no mantenéis ningún tipo de contacto físico ni tenéis relaciones sexuales.
  • Así la relación solo consistirá en intercambio de mensajes, pero nada concreto.

Si estas conductas te resultan familiares, y esto es sólo un aviso porque tú tienes todo el derecho a escoger la relación que quieres vivir, no permitas que jueguen con tu tiempo, y mucho menos con tus sentimientos.

También te puede interesar:

Ni antes de los 25 ni después de los 32 (o acabarás divorciado)

5 frases mágicas que deberían formar parte de una relación saludable