Cuando acomodas tu entorno te sientes mejor: aprovecha la cuarentena para organizar lo que tienes pendiente en casa

En días de encierro hay que empezar a recordar todos aquellos “pendientes” por hacer dentro de la casa y que nunca resolvemos por no tener tiempo. 

(Foto:Getty)

Por Nélida Fernández

Resulta que son muchas cosas por organizar, que pueden llevarnos varias jornadas, que además nos permiten alejarnos del estrés que genera la pandemia por Covid-19 y que, una vez finalizada la cuarentena, nos dejarán la satisfacción de haber arreglado y de no haber perdido el tiempo.

Además, los psicólogos señalan que cuando acomodas tu entorno, tu salud mental también está más equilibrada.

Esta premisa es la que usa la japonesa Marie Kondo autora del libro “La magia del orden” (2014) en el que impulsa su método “KonMari” y que señala que cuando tu casa está ordenada tu mente está limpia.

“Cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado. Como resultado puedes ver con claridad lo que necesitas en tu vida y lo que no, lo que debes hacer y lo que no”, dice la consultora del orden que ahora tiene un programa en Netflix.

El doctor en Psicología de la Universidad De Paul de Chicago, Joseph Ferrari, ha investigado a las personas que postergan actividades o tareas de forma crónica, conocidos como procrastinadores, y ha señalado que estos individuos son los que menos enfrentan el desorden en sus hogares.

Esto significa que esta cuarentena puede tener un sentido mucho más importante del que pensamos y tal vez muchos salgan de ella renovados y con un cambio realmente drástico y positivo en sus vidas, tan solo limpiando y ordenando sus hogares.

(Foto:Getty)

“Cuando hayas acabado de poner en orden tu casa, tu vida cambiará drásticamente. Cuando experimentes lo que es tener una casa verdaderamente ordenada sentirás cómo se ilumina todo tu mundo”, dice Kondo en su libro.

Aquí 10 tareas que se pueden hacer en medio del encierro que mejoran la calidad de vida

Armarios. Cajones y gavetas

Es el momento perfecto para vaciar por completo el lugar donde guardamos la ropa y los zapatos, sea este armario, cajón o gaveta. Después de vaciarlo hay que limpiarlo y antes de volver a llenarlo se debe sacar definitivamente todo aquello que ya no se usa. Clasificar lo que se puede regalar a familiares o amigos y lo que se puede donar a refugios. Obviamente, estas entregas deben hacerse después de la cuarentena.

A la hora de reorganizar lo que sí se usa lo mejor es separar lo de uso frecuente de lo que raramente se lleva, así como apartar pijamas, de ropa deportiva, de atuendos de oficina, etc. Hay quienes también reorganizan por tonalidades.

(Foto:Getty)

Biblioteca

Lo ideal es que, al igual que el closet, la biblioteca sea vaciada y limpiada. Después dejar a un lado todos aquellos libros y revistas que sabemos que no leeremos más o que simplemente no leeremos y ubicarlos en cajas para que sean donados después del confinamiento. Se puede aprovechar para ubicar vía internet las bibliotecas más cercanas que pudieran recibir esta donación.

Documentos

Revisa, ordena y deshazte de aquellos documentos que ya no tienen sentido o que han caducado como los documentos de pólizas de seguros vencidas, pasaportes viejos, recibos de bancos, tarjetas de crédito vencidas, informes médicos antiguos o de familiares que ya han fallecido.

(Foto:Getty)

Alacena y despensa

Vacía y limpia los gabinetes en los que guardas platos, vasos, ollas y envases, así como alimentos enlatados, en sobres o bolsas. Tanto vajillas como alimentos deben ser chequeados. Qué usamos, qué no usamos. Vasos y platos que no se utilizan, deben ser usados o regalados. Latas y sobres deben ser revisados para ver si aún no han vencido. Si se han acumulado muchos alimentos que sabemos que no consumiremos antes de su vencimiento, se debe intentar regalar lo más pronto posible.

Artículos de higiene y belleza

Las cremas y productos de higiene también caducan. Se tira a la basura todo aquello que ya venció, incluyendo maquillaje, colonias, desodorantes. Lo que aún sirve, se ordena por frecuencia de uso y tipo.

(Foto:Getty)

Alacena de medicamentos y primeros auxilios

Es un excelente momento para revisar los medicamentos y productos de primeros auxilios con los que se cuenta. Botar lo caduco y dejar lo útil. Incluso se puede aprovechar para hacer una lista de lo que hay disponible en nuestro gabinete. 

Remendar

Poner botones faltantes, coser la ropa que tiene pequeñas roturas y otros pequeños remiendos es posible en esta temporada. En caso de tener conocimientos de costura, es posible hacer arreglos más grandes como transformar vestidos o pantalones. Lo que no se debe hacer es insistir en quedarse con piezas rotas o en mal estado.

Computadora y teléfono

Los ordenadores pueden llenarse de documentos, videos, audios y fotos que en su momento tuvieron algún sentido pero que ahora lo único que hacen es congestionar tu equipo.

(Foto:Getty)

Entonces, si tu prioridad es mantenerte bien conectado, debes limpiar tu vía de acceso a tu trabajo y al mundo. Elimina del escritorio del computador todos esos archivos que ya no estés usando, y en caso de no querer borrarlos definitivamente, guárdalos en carpetas que no saturen tu ventana principal.

Esta limpieza es aplicable al teléfono celular que incluso se satura aún más de elementos desechables. 

Trasteros, desván o cocheras

Full Garage

Muchos apartamentos cuentan con espacios conocidos como maleteros, trasteros o lugares para guardar objetos y en el caso de las casas muchas veces esos espacios están en las cocheras. Hay que aprovechar para echar un vistazo a esos espacios y sincerarse sobre lo que de verdad vamos a usar y lo que ya no tiene sentido seguir guardando. Bicicletas -o restos de ellas- , repuestos, maletas, tiendas de campaña, herramientas y juguetes suelen permanecer en estos trasteros por muchos años sin que se usen.

Aspecto personal

Si, la persona también. No tiene sentido tener todo ordenado y no lucir ordenado. Cuidar las uñas, el pelo, mantener hábitos de higiene y usar ropa en buen estado forma parte del orden sobre nosotros mismos.