¿Cuáles son los síntomas derivados de las alteraciones de la glándula tiroides?

Muchas mujeres se culpan a sí mismas y a sus estilos de vida de sufrir cambios de peso, irritabilidad, ansiedad, insomnio y fatiga, sin ser conscientes de que la causa de estos síntomas pueden ser las enfermedades de la tiroides. Te traemos las claves de la mano de los expertos

Pese a ser una enfermedad común, es poco conocida. De hecho, el 60 por ciento de las personas con problemas de tiroides desconoce su condición y nunca han recibido un diagnóstico o tratamiento apropiado

¿Cansada y de mal humor? Si la situación se prolonga, no lo dejes pasar; podrían ser indicios de problemas en la tiroides. (Foto: Getty)
¿Cansada y de mal humor? Si la situación se prolonga, no lo dejes pasar; podrían ser indicios de problemas en la tiroides. (Foto: Getty)

Se estima que alrededor de 1.600 millones de personas en todo el mundo están en riesgo de sufrir un desorden tiroideo, mientras que cientos de millones ya lo padecen. Asimismo, casi el 60 por ciento de los afectados desconoce su condición, sufriendo innecesariamente a diario sin saber qué causa sus síntomas.

Qué es la tiroides

La glándula tiroides es vital para controlar las funciones de todos los órganos de nuestro cuerpo, pero es una gran desconocida: el 37,9 por ciento de la población no sabe nada o casi nada sobre ella, y el 54 por ciento sabe muy poco.

Esa es la conclusión de un estudio de la Asociación Española de Cáncer de Tiroides (AECAT) con el que se pretende dar a conocer las alteraciones que puede sufrir esta glándula y concienciar de la importancia de reconocer sus síntomas.

Por esta razón, la compañía de ciencia y tecnología Merck promueve junto a la Federación Internacional de Tiroides (TFI, por sus siglas en inglés) la 10ª Semana Internacional de Concienciación sobre la Tiroides (ITAW, por sus siglas en inglés).

Esto es especialmente importante ya que, debido a la similitud de los síntomas con otras enfermedades, muchos de los afectados no son conscientes de que viven con alguna alteración, pese a que aproximadamente el 10 por ciento de la población padece enfermedades que afectan a la función tiroidea.

(Foto: Getty)
Estas afecciones son diez veces más comunes en mujeres, y se estima que a los 60 años el 17 por ciento de ellas desarrollará hipotiroidismo, la enfermedad tiroidea más común. (Foto: Getty)

“El problema fundamental es que circula muchísima información que proviene de fuentes poco autorizadas y con escaso conocimiento de las enfermedades tiroideas y que, por lo tanto, puede confundir más que ayudar, propagando bulos sobre sintomatología (como el mito de que el hipotiroidismo es una causa de obesidad) o sobre tratamientos milagrosos”, señala la Dra. Elena Navarro González, especialista en Endocrinología y Nutrición en el Hospital Universitario Virgen del Rocío, de Sevilla, y coordinadora del área de tiroides de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN).

En este sentido, la experta ha hecho hincapié en que “es necesario que la información esté contrastada y que provenga fundamentalmente de fuentes autorizadas”.

Regulador del metabolismo

El tiroides es una glándula con forma de mariposa, ubicada en la base del cuello, debajo de la nuez de Adán y delante de la tráquea. La glándula tiroides sintetiza, almacena y libera las hormonas tiroideas, que resultan vitales para el desarrollo del sistema nervioso, regulan el metabolismo y son necesarias para controlar las funciones de todos los órganos del cuerpo.

Entre muchas de las funciones que tiene esta glándula está controlar las funciones cardiaca, muscular, ósea y hepática. Además, el correcto funcionamiento de la glándula tiroides es especialmente importante en el desarrollo del embarazo. Durante la gestación, la glándula tiroidea incrementa la producción de hormonas en un 40-100 por ciento para cubrir las necesidades maternas y fetales.

Por esta razón, se podría decir que la glándula tiroides es el origen de muchos desajustes en la salud.

Si su actividad disminuye, se produce una cantidad insuficiente de hormona tiroidea, provocando lo que conocemos como hipotiroidismo, que se presenta con mayor frecuencia entre las mujeres (1 de cada 8 desarrollará problemas de tiroides), y cursa con síntomas como cansancio, intolerancia al frío y caída del cabello.

Por otro lado, si la actividad de la glándula es elevada y se produce demasiada hormona, se trataría de hipertiroidismo.

Aunque el hipotiroidismo y el hipertiroidismo son las alteraciones más comunes, existen otras como el bocio, la existencia de nódulos y el cáncer de tiroides que, como ha apuntado la Dra. Navarro, “son un motivo frecuente de consulta; en concreto, se calcula que un 4-8 por ciento de la población tiene nódulos en el tiroides, aunque en nuestro país no está cuantificado”.

Síntomas de alerta y diagnóstico

Como explica la Dra. Navarro, “el reto en cualquier enfermedad es realizar un diagnóstico lo más precoz posible para evitar la aparición o el empeoramiento de la sintomatología que ocasiona. Con respecto a la función tiroidea, el diagnóstico está bastante asentado, puesto que la determinación de hormonas tiroideas se realiza ante cualquier sospecha clínica”.

Aunque el hipotiroidismo se presenta con mayor frecuencia entre las mujeres (1 de cada 8 desarrollará problemas de tiroides en su vida, según la Asociación Americana de Tiroides), los síntomas clínicos del hipotiroidismo son similares en ambos sexos, y se presentan de una forma lenta, insidiosa y progresiva.

Los síntomas que pueden orientar al diagnóstico de hipotiroidismo son: cansancio, intolerancia al frío, piel seca o amarillenta, uñas quebradizas, caída del cabello, voz ronca, lentitud mental y pérdida de memoria, entre otras”, señala la doctora.

En cuanto al hipertiroidismo,los síntomas suelen tener un inicio más abrupto y rápido, y se muestran a través de la aceleración del pulso, sudoración, cansancio, debilidad muscular o pérdida de peso”.

En qué se nota

Según una encuesta realizada por Merck y la TFI en seis países, entre ellos España, a 1.500 pacientes aquejados de problemas de tiroides, el 70 por ciento de ellos encontró la evaluación médica de su enfermedad “estresante”.

Antes de recibir el diagnóstico, la mayoría desconocía que sus síntomas fueran provocados por un desorden tiroideo (70 por ciento), y el 40 por ciento de los afectados tardó entre cuatro meses y dos años en conocer su condición.

(Foto: Getty)
Aunque muchos de estos casos permanecen sin diagnosticar, una vez que se realiza la consulta,“las pruebas de diagnóstico son fáciles de realizar e interpretar", aseguran desde la SEEN.(Foto: Getty)

Y es que la correcta identificación de los síntomas es uno de los caballos de batalla en las afecciones tiroideas. Así lo reconoce el doctor Manuel Puig, Jefe del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, al hablar del hipotiroidismo subclínico en concreto: “El hipotiroidismo subclínico es una condición biológica con síntomas poco específicos y que pueden variar según la persona, desde el aumento de peso y la fatiga, hasta los cambios de humor, con tendencia a la falta de ánimo”.

Esta es la razón de la dificultad en el diagnóstico del hipotiroidismo. Y por eso “se debe estar sensibilizado con este tipo de síntomas y atender ante cualquier índice de sospecha, sobre todo en poblaciones en las que este tipo de enfermedades es más común, como es el caso de las mujeres, y más en etapas como la premenopausia o la menopausia”, señala el experto.

Además, la investigación esclareció cómo una enfermedad de tiroides no diagnosticada puede afectar el día a día de las personas que la padecen. Por ejemplo, casi la mitad de los pacientes (49 por ciento) afirmó que esta impactó en su apariencia física y el 31 por ciento vio mermada su autoestima y confianza.

¿Y si es cáncer de tiroides?

Desde el punto de vista emocional, los primeros meses son los peores. Para la primera dificultad están en “aceptar el diagnóstico de cáncer de tiroides y los tratamientos que conlleva, ya que supone un trabajo emocional que no todos los pacientes pueden llevar a cabo solos”.

Una vez tratada, la persona tiene que vivir pendiente del ajuste de dosis y de los posibles síntomas. En este sentido, a veces cuesta hacer entender al resto que no estás bien, puesto que aparentemente no hay síntomas visibles”, concluye Navarro.

¿Conocías estos síntomas?

También puede interesarte:

¿Conoces las dos alteraciones más frecuentes durante el embarazo?

¿Sabes cuál es el ‘panel de control’ de nuestro metabolismo?

Así es la desconcertante enfermedad que hace engordar y adelgazar a Gigi Hadid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente