¿Cuál es la Unidad de Bebida Estándar?

En verano el consumo de alcohol se dispara porque muchos ‘necesitan’ beber para divertirse. Este dato te abrirá los ojos y sabrás qué pautas seguir si vas a beber o cuándo es mejor no hacerlo

El consumo de alcohol está bien visto por eso los jóvenes cada vez beben más y lo asocian a sus momentos de ocio. (Foto: Getty)

El alcohol puede ser compatible con un estilo de vida equilibrado cuando se consume de forma moderada y responsable y puede tener su papel en ciertos momentos sociales y algunas celebraciones. Pero su ingesta puede tener un impacto negativo en la salud, incluso en personas que no realizan un consumo elevado. 

Su uso indebido como el consumo a atracones y el turismo de borrachera pueden ocasionar problemas para las personas y la sociedad. De hecho, el consumo excesivo de alcohol está implicado en más de 200 enfermedades. Por este motivo, es importante saber qué cantidad se puede tomar y cómo impacta el alcohol en nuestro organismo para  tomar decisiones informadas acerca de qué pautas seguir si se va a beber o cuándo la mejor decisión es no beber.

Dejar de tomar alcohol repercute de manera positiva en el colesterol, el peso corporal y la presión arterial.(Foto: Getty)

El alcohol es la sustancia de abuso más consumida en España, ya que, según los datos de la encuesta por edades del Plan Nacional sobre Drogas se estima que, en el último año, alrededor de un 80 por ciento de la población lo ha ingerido. Además, afecta también a los más jóvenes, ya que un 30 por ciento de las personas de entre 15 y 17 años ha bebido alcohol “de forma intensiva” en los últimos doce meses, según datos de esa encuesta.

Por otro lado, un estudio de DIAGEO presentado en el marco del XVII Congreso de la Sociedad Española de Nutrición (SEN), solo el 35 por ciento de los españoles está familiarizado con el concepto de Unidad de Bebida Estándar, equivalente a 10 g alcohol.

Expertoscomo el Dr Abel Mariné, profesor emérito de la Universidad de Barcelona; la Dra. Carrie Ruxton, divulgadora científica en diferentes medios internacionales como BBC y miembro de la “British Medical Journalists’ Association”; y el Dr. Antonio Villarino, actual presidente de la Sociedad de Dietética y Ciencias de la Alimentación- señalan que el alcohol que está presente en todas las bebidas alcohólicas -incluyendo la cerveza, el vino y las bebidas espirituosas – es siempre el etanol, y han incidido en que es la misma molécula en todas las bebidas, y por tanto, produce los mismos efectos sobre el organismo.

Se empieza siendo bebedor de riesgo, luego el consumo es perjudicial para el propio individuo o para los demás, y finalmente se desarrolla la dependencia por el alcohol. (Foto: Getty)

Asimismo, se ha insistido en un concepto clave para poder practicar un consumo responsable y que permite entender qué ingesta total de alcohol estás realizando: la Unidad de Bebida Estándar (UBE). Esta medida, aceptada como referencia por la comunidad médico-científica, define los gramos de alcohol puro por porción de consumo y los establece en 10 gramos de alcohol/unidad de consumo.

Patrones de consumo y cantidades para un consumo de bajo riesgo

En España cuando se toma una cerveza o una copa de vino o cava, se consume un promedio de unos 10 gramos de alcohol, equivalentes a 30 ml de una bebida destilada de 40 por ciento de graduación alcohólica/consumición.

Según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, un consumo de bajo riesgo se sitúan en ≤ 4 UBEs/día en hombres y 2-2,5 UBEs/día en mujeres o, semanalmente, en ≤ 28 UBE/semana en hombres y 17 UBE/semana en mujeres.

Aún así debes saber que no existe una cantidad mínima de alcohol no perjudicial. Por poco que bebas, siempre estarás expuesto a una serie de riesgos.

Factores que impactan en la metabolización del alcohol

Los especialistas también han revisado diversos factores que impactan en la metabolización del alcohol por el organismo:

1.- Cantidad y velocidad de consumo, subrayando que el hígado metaboliza el alcohol a la velocidad de una unidad de bebida estándar/hora. Bebe lentamente, a sorbos cortos, cada bebida alcohólica. Además, intenta dejar un espacio de, al menos, una hora entre bebida y bebida.

2.- Algunos alimentos actúan como ralentizadores de la absorción de alcohol:

  • Los hidratos de carbono como el arroz ayudarán a ‘asentar’ el estómago.
  • Los mejores aperitivos para acompañar un caña serían los pepinillos, un puñado de almendras o queso.
  • Los espárragos, las espinacas, los cereales integrales (sobre todo la avena) y el humus estarían entre los alimentos cuidan y preparan tu estómago para rebajar el daño.
  • Tomar salmón, huevos y lácteos también ayuda a metabolizar el alcohol y los azúcares naturales de frutas como el mango, los plátanos, las uvas, las naranjas o la sandía pueden ayudarnos a limpiar el hígado y los riñones, eliminando más rápidamente todo el alcohol contenido en el organismo gracias a su leve acción diurética.

3.- Los efectos del alcohol varían en función del peso corporal –más impacto en personas con menos peso-, género – más en mujeres – y edad – más en adultos mayores –. Si tienes menos de 25 años, la ingesta abusiva de alcohol es especialmente peligrosa, dado que tu cerebro y sistema nervioso todavía no han terminado de desarrollarse, y podrían verse dañados.

4.- También se destaca que el alcohol puede interaccionar con muchos medicamentos. Si te estás medicando lee el prospecto y ante la duda, ¡no bebas!

¿Eres un bebedor social? ¿Lo tomas habitualmente o sólo en ocasiones especiales? ¿Crees que somos permisivos con el consumo de alcohol?

También te puede interesar:

En vez de ‘paracetamol’, dos pintas contra el dolor de cabeza

¿Es Brad Pitt responsable de su adicción?

¡Que no! Por mucho que te empeñes la ‘cerveza isotónica’ no vale como bebida de reposición

Aunque sea con ‘moderación’, si bebes alcohol hay riesgo de cáncer

¿Podemos beber vino sin que nos duela la cabeza?

Las bebidas que más engordan