¿Cuál es la principal enfermedad crónica entre las mujeres españolas?

La salud articular es esencial para ambos sexos, pero resulta especialmente importante entre las mujeres debido a la influencia que las hormonas juegan en esta dolencia

7 de cada 10 mujeres sufre dolor articular a partir de los 35 años. (Foto: Getty)

El dolor articular en rodillas, caderas, manos, espalda… es un mal común: unos 6 millones de españoles padecen artrosis, la enfermedad articular más frecuente. Y aunque casi todo el mundo lo asocia a la edad y al mal tiempo, ¡no te lo creas! El dolor de huesos puede aparecer en cualquier momento de la vida y lo peor no es tener que sufrirlo sino que acabe en fractura.

De hecho, el 68 por ciento de los españoles con edades comprendidas entre los 35 y los 65 años ha tenido dolor articular en el último año. Por sexos, son ellas las que más lo padecen (73 por ciento), una cifra que supera en 10 puntos al número de hombres que declaran haber tenido este problema. Si bien la mitad de la población padece dolor leve, el 40 por ciento revela que falta al trabajo por este motivo y  que no pueden desarrollar con normalidad sus tareas cotidianas ni ciertas actividades físicas o ejercicios.

Así lo refleja un estudio sobre salud articular elaborado por Vanir, marca especializada en complementos alimenticios perteneciente al laboratorio estadounidense Opko Health, en colaboración con la Fundación Internacional de la Artrosis (OAFI). De éste se desprende que un 21 por ciento de la población ve afectada directamente su calidad de vida a causa del dolor articular. Una situación que va a más con la edad: el 10 por ciento de los españoles mayores de 50 años define el dolor como grave, lo que significa que tienen dificultades serias para poder llevar a cabo su vida diaria a causa del intenso dolor en alguna articulación.

En las manos, la artrosis suele producir dolor, rigidez, dificultad para mover los dedos y deformidad. Es más frecuente en mujeres aunque puede presentarse en ambos sexos. (Foto: Getty)

Esta enfermedad articular degenerativa afecta tanto al cartílago como al hueso y, según la Encuesta Nacional de Salud 2017 del Ministerio de Sanidad, es la principal patología crónica de las mujeres en España (23,5 por ciento). Aunque puede afectar a los hombres, a causa del descenso en el nivel estrógenos estas corren un mayor riesgo de sufrir problemas articulares, entre ellos artrosis.

La edad es otro factor determinante, pero no el único. Al contrario de lo que puede parecer, ser mujer y deportista también incrementa el riesgo de sufrir esta enfermedad ya que hay más probabilidades de que se produzca un desgaste prematuro de las articulaciones.

Las malas posturas que adoptamos en el trabajo son responsables de muchas de nuestras dolencias.  (Foto: Getty)

Es importante ser consciente de que la artrosis puede empezar a dar las primeras señales cuando eres joven. Se trata de un “envejecimiento” de los huesos, sin embargo, no es un proceso inevitable ni hay que resignarse a sufrirla

“Los síntomas de la artrosis suelen ser progresivos y dilatados en el tiempo. En un primer estadio aparece el dolor asociado al movimiento y al esfuerzo al que se somete la articulación, aunque en esta primera fase el dolor cesa con el reposo. En un segundo estadio el agravamiento de la artrosis hace que el dolor aparezca tras el reposo y el ejercicio, por lo que el malestar es más continuado y prácticamente constante”, explica Josep Vergés, presidente de la Fundación.

Las articulaciones de las rodillas son las que más se resienten (52 por ciento) tal y como pone de manifiesto este informe. A éstas le siguen la columna vertebral (mencionada por 4 de cada 10 españoles) y las manos (25 por ciento). En el caso de éstas últimas, la cifra se eleva hasta el 37% en el caso de las mujeres mayores de 50 años, un dato que supera en 13 puntos al de los hombres de la misma franja de edad.

La alimentación debe estar formada por alimentos naturales, libres de aditivos y conservantes, fundamentalmente de origen vegetal, bajos en grasas saturadas; y conviene incluir en cada comida una cuota de proteína: tofu, pescados azules, huevo, etc. (Foto: Getty)

Aunque no se puede evitar esta dolencia, hay muchos hábitos y ejercicios que ayudan a prevenir su desarrollo y frenar los episodios de dolor. Una dieta adaptada que incluya ‘alimentos protectores’ para las articulaciones nunca está de más; y mejor si se combina con productos como Mobilee, un complemento nutricional pensado para personas que practican deporte y mayores de 55 años, sobre todo, mujeres. La principal novedad es que promueve que el propio organismo genere ácido hialurónico como lubricante para los músculos.

Adoptar medidas de higiene postural en el trabajo y escoger el tipo de ejercicio más adecuado a tus condiciones físicas (natación, aguagym, yoga, taichí…) ayuda a reducir su impacto. Recuerda que algunas actividades, laborales o no, comportan que determinadas articulaciones reciban microtraumatismos de repetición, que hacen que el cartílago se desgaste de forma prematura. Por eso, conviene dosificar aquellas tareas que suponen movimientos repetitivos, como planchar, tender, atornillar, etc.

¿Te ‘crujen’ los huesos? ¿Sientes dolor articular cuando se avecina una tormenta?

También puede interesarte:

4 cambios necesarios para que un adulto sedentario tenga un corazón sano

El remedio contra la depresión otoñal (¡y también adelgaza!)