Cuando un cuadro cambió la vida de la mujer más parecida a la reina Isabel II

·5 min de lectura

Jeannette Charles siempre fue tan parecida a la reina Isabel II que durante su juventud la gente se burlaba de ella. Tampoco ayudaba que tan solo se llevaran dos años de edad, viviendo todas sus etapas vitales a la par que la princesa y luego monarca británica. Incluso soñaba con ser actriz y había superado la prueba para entrar en una de las academias de arte dramático más prestigiosas de Londres pero, aun así, escuchaba los comentarios y risas del público cada vez que subía a un escenario.

No fue hasta que la casualidad tocó a su puerta que encontró la manera de sacarle provecho a lo que, hasta entonces, era el gran contratiempo de su existencia. Fue gracias a un cuadro que consiguió convertir su desgracia en la oportunidad de su vida.

Vista de la monarca británica, la reina Isabel II, con un sombrero de fieltro rojo pálido, emplumado, una capa de lana y guantes negros, mientras asiste a un evento ecuestre, Windsor, Inglaterra, alrededor de 1975. Su hija, la princesa Ana, estaba compitiendo en el evento. (Foto de Derek Hudson/Getty Images) / 9 de septiembre de 1974: Jeannette Charles, una 'doble' de la reina Isabel II. (Foto de Evening Standard/Getty Images)
Vista de la monarca británica, la reina Isabel II, con un sombrero de fieltro rojo pálido, emplumado, una capa de lana y guantes negros, mientras asiste a un evento ecuestre, Windsor, Inglaterra, alrededor de 1975. Su hija, la princesa Ana, estaba compitiendo en el evento. (Foto de Derek Hudson/Getty Images) / 9 de septiembre de 1974: Jeannette Charles, una 'doble' de la reina Isabel II. (Foto de Evening Standard/Getty Images)

Nacida el 15 de octubre de 1927, un año y medio después del nacimiento de Isabel II, Jeannette Charles es la reina que hemos visto decenas de veces en el cine y televisión. Fue quien interpretó a Isabel II en el arco dramático de Agárralo como puedas (1988) cuando el policía Frank Drebin (Leslie Nielsen) debe evitar un plan para asesinar a la reina en su visita a Los Angeles provocando momentos hilarantes que muchos aun recordamos de forma instantánea. También en Las vacaciones europeas de una chiflada familia americana (1985), Austin Powers en Miembro de Oro (2002), etc.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Además, se hizo pasar por ella en eventos, videos musicales y comerciales. Se codeó con músicos como Liberace y hasta entregó el disco de platino a Queen, el legendario grupo de Bohemian Rhapsody. Es decir, consiguió trabajar como actriz pero convirtiéndose en la doble más cinematográfica de la reina británica durante unos 50 años. Sin embargo, esta salida laboral no era habitual en los años 1940 y 1950, y mucho menos a la hora de representar a una figura a la que el protocolo británico exige respeto máximo.

Porque por más que le costara encontrar un hueco en la profesión y las radios, periódicos y revistas la entrevistaran justamente por su parecido, a ella ni se le había ocurrido sacarle provecho. Al contrario, era su martirio profesional. Pero todo cambió en 1972 cuando comisionó un retrato de ella misma como regalo para el cumpleaños de su marido Ken.

La banda de rock británica Queen posa con la actriz y doble de la reina Isabel II, Jeannette Charles, septiembre de 1974. El grupo está formado (de izquierda a derecha) por el baterista Roger Taylor, el guitarrista Brian May, el bajista John Deacon y el cantante Freddie Mercury (1946 - 1991). (Foto de Michael Putland/Getty Images)
La banda de rock británica Queen posa con la actriz y doble de la reina Isabel II, Jeannette Charles, septiembre de 1974. El grupo está formado (de izquierda a derecha) por el baterista Roger Taylor, el guitarrista Brian May, el bajista John Deacon y el cantante Freddie Mercury (1946 - 1991). (Foto de Michael Putland/Getty Images)

El cuadro fue expuesto por la pintora Jane Thornhill en la Academia Real de Londres, llamando la atención de curiosos y visitantes por el increíble parecido. Esto hizo que la prensa enseguida se hiciera eco de la noticia, haciendo que comenzaran a lloverle ofertas para que se hiciera pasar por la reina en publicidades para prensa escrita.

Fue entonces cuando se le acercó un agente y le hizo saber que su parecido podía hacerle ganar dinero, tal y como contó a The Guardian hace unos meses. “Me di cuenta que podría haber una manera de hacer que mi parecido con la reina funcionara a mi favor” dijo al recordar su historia a los 94 años.

Firmó con una agencia de modelos y enseguida se convirtió en una figura mediática al posar como si fuera la monarca pero con un perro de peluche de la raza corgi, la favorita de la reina. Muchos vieron la imagen como un símbolo irrespetuoso hacia la familia real, pero ella no, más bien al contrario al considerarse una “fuerte creyente en la realeza”. Desde ese momento su carrera comenzó a despuntar.

A lo largo de los años, Jeannette Charles se codeó con Leslie Nielsen, Joan Rivers, Sacha Baron Cohen, Mike Myers y muchos más, haciendo de su parecido su manera de ganarse el pan. “Muchos actores no se daban cuenta de lo duro que trabajaba” aseguró al medio citado. “Pasaba horas perfeccionando la voz de la reina y gestos, y me mantenía al día con las noticias reales para poder referenciarlas en mis discursos”.

Jeannette Charles se jubiló en 2014 por culpa de la artritis que padece y actualmente vive en el condado de Essex, al este de Londres. Ella se ve a sí misma como una pionera en la industria de interpretar a alguien por el parecido físico. La primera vez que se plantó delante de una cámara para interpretar a la reina fue en 1974 en la TV-Movie Lariots Telecabinet, comenzando una carrera que la llevaría por Saturday Night Live, películas, series y programas de televisión. Hasta pasó por dos entregas de Un, dos, tres… responda otra vez, el legendario programa español creado por Narciso Ibáñez Serrador. Primero en 1992 y luego en 1994.

En 2009 se prestó a participar en Gran Hermano, en su versión británica, para sorprender a un concursante brasileño que pensó que estaba conociendo a la reina real. Su última aparición tuvo lugar un año más tarde cuando interpretó a la monarca en un comercial para Nike titulado Write the future sobre el impacto del fútbol en el mundo, y que dirigió nada menos que el mexicano ganador del Óscar Alejandro González Iñarritu (Birdman, El renacido).

El día que decidió comisionar aquel cuadro cambió su vida para siempre. Sin buscarlo consiguió ganarse la vida como actriz, convirtiendo su impedimento en su gran baza profesional.

Más historias que te pueden interesar: