Cada cuánto hay que ir al ginecólogo (y a partir de qué edad)

·4 min de lectura
Photo credit: Carol Yepes
Photo credit: Carol Yepes

Si bien los dos momentos que marcan el desarrollo reproductivo de la mujer son la primera regla y las primeras relaciones sexuales, lo ideal sería acudir al ginecólogo cuando la mujer tiene sus primeras relaciones sexuales.

Sin embargo, no existe un “momento bien definido” pues en ocasiones pueden surgir otro tipo de inquietudes que suelen ir relacionadas con la regla por las que la mujer adolescente acude a nuestra consulta:

- Si ésta es particularmente dolorosa: una regla que impide a la mujer llevar a cabo una vida con normalidad los días del sangrado es motivo de consulta.

- Si es particularmente irregular: cabe destacar que los 2-3 primeros años desde la primera regla (menarquia), la menstruación puede ser más abundante e irregular y entraría dentro de lo normal y es debido a la inmadurez del eje hipotálamo gonadal.

Con el transcurso de los años, una regla que era regular y de pronto deja de serlo así como la ausencia de la misma durante 3 meses seguidos debería ser también motivo de consulta.

¿Por qué debemos ir al ginecólogo cuando iniciamos nuestras relaciones sexuales?

El hecho de que el inicio de la relaciones sexuales en la mujer marque el primer contacto con el ginecólogo se debe principalmente a dos motivos de gran importancia:

- El primero de ellos está relacionado con la detección precoz del Virus del Papiloma humano (VPH). Hoy en día sabemos que prácticamente la totalidad de los casos de cáncer de cuello en la mujer están relacionados con la infección de dicho virus.

Es por esto que la detección precoz de esta infección (del VPH) pasa a ser de vital importancia pues su abordaje en estadíos iniciales puede cambiar mucho el pronóstico.

- En segundo lugar y no menos importante sería un buen momento para un buen asesoramiento anticonceptivo. Hablar con esa mujer que está iniciando la relaciones sexuales sobre el método anticonceptivo así como de la prevención de las posibles enfermedades de transmisión sexual (ETS) es fundamental y forma parte de una buena educación sexual. Hoy en día disponemos de muchos métodos anticonceptivos y es ideal poder hablarlo desde un inicio con tu ginecólogo para poder encontrar el mejor para cada una de nosotras.

De hecho, este tema por sí solo merecería todo un todo un apartado pues en torno a los métodos anticonceptivos existen muchísimos mitos y tabúes)

¿ Y cada cuánto me recomiendas ir a la consulta?

Si bien actualmente el Sistema Nacional de Salud recomienda la revisiones cada tres años en mujeres entre 25 y 65 años creo que la ginecología tiene una labor preventiva que no debemos olvidar. Por eso yo sigo recomendando a mis pacientes que acudan a sus visitas de forma anual. Por fortuna muchas de las de los cánceres relacionados con el aparato reproductor femenino tienen forma tienen forma de detectarlos de una manera precoz ( especialmente el de cuello de útero y el de mama y no tanto el de ovario).Así pues mediante la citología (consiste en coger una muestra de las células de nuestro cuello y de la vagina) podríamos detectar las lesiones precursoras del cáncer de cuello, mediante una buena exploración mamaria podríamos hacer un buen cribado de la patología mamaria y mediante una ecografía ginecológica y podríamos podríamos visibilizar los ovarios que de otra manera serían muy difíciles de valorar.

¿Por qué no tengo que tener miedo a ir al ginecólogo?

Precisamente el tener la posibilidad de establecer una relación temprana con nuestras pacientes basada en la confianza y el respeto es lo que nos va a permitir hablar en un ambiente distendido, sin miedos ni complejos tan necesario para tratar temas tan delicados como aquellos que están relacionados con nuestra vida íntima y salud sexual. Como ginecóloga entiendo que a veces no es fácil hablar de estos temas tan delicados y es precisamente por ello que gran parte de nuestro trabajo consiste en crear un ambiente cálido, distendido y de absoluta confianza en consulta para que la mujer se sienta LIBRE para hablar de todo aquello que le preocupa. Nuestro papel nunca debe ser juzgar sino escuchar activamente, con humanidad y empatía a todas nuestras pacientes para poder acompañarlas y asesorarlas en todas las etapas de su vida. Os aseguro que una vez lo consigues, no hay trabajo más gratificante. Doy buena fe de ello.

Photo credit: dr
Photo credit: dr

La doctora Marimer Pérez, ginecóloga y obstetra, lleva 22 años dedicando su vida a su profesión, que es su pasión. En los últimos años se ha volcado en una concienzuda labor de divulgación en redes sociales, siempre desde la empatía y un lenguaje fresco y atractivo que le han llevado a generar una gran comunidad de mujeres. Es fundadora de WoMer, un Centro Integral de Salud y Cuidado de la Mujer en Barcelona, donde ha logrado reunir a un equipo multidisciplinar de profesionales que atienden a pacientes de todas las edades en sus distintas etapas vitales.