La ‘cruzada de los niños’ que ayudó a liberar decenas de presos políticos en Estados Unidos

A inicios de la década de 1920 miles eran los presos que, por distintos motivos, se encontraban encerrados en prisiones federales de los Estados Unidos. Más de un centenar de ellos lo estaban por cuestiones ideológicas, al haber manifestado unos años antes sus convicciones políticas (mayoritariamente socialistas) y su oposición a la participación del país en la Primera Guerra Mundial.

Manifestación de la 'Cruzada de los niños' frente a las puerta norte de la Casa Blanca el 19 de abril de 1922 (imagen vía library.whitehousehistory)

Estos presos políticos habían sido arrestados y juzgados en base a la conocida como ‘Ley de Espionaje de 1917’, por la cual (y entre otros muchos motivos) las autoridades estadounidenses tenían la facultad de encerrar a toda aquella persona que, por cuestiones de ideología política, entorpecieran el reclutamiento de soldados que debían ser enviados al frente.

Desde el Partido Socialista de América, sus líderes se habían opuesto a la entrada de EEUU en la IGM haciendo una feroz campaña para convencer a la ciudadanía de lo nefasto que resultaría para las familias estadounidenses la participación en una guerra que se estaba librando en el continente europeo y en la que nada tenían que ver.

Por tal motivo, dos meses después de la autorizar el presidente Woodrow Wilson (en abril de 1917) la participación de EEUU en el conflicto armado, desde el Congreso se puso todo en marcha para modificar la legislación federal y aprobar el 15 de junio a mencionada ‘Ley de Espionaje’.

A partir de aquel momento varios centenares de activistas políticos (e incluso personas particulares que habían mostrado su interés por el socialismo y el pacifismo) fueron detenidos y condenados a pasar una temporada en una prisión federal.

Entre los activistas encerrados se encontraban personajes tan relevantes como la editora Kate Richards o el líder político Eugene Debs, candidato a la presidencia de los EEUU en las elecciones del 2 de noviembre 1920 y que se encontraba en prisión durante la campaña electoral (obteniendo 900.000 votos).

El ganador de aquellas elecciones fue el candidato del Partido Republicano Warren G. Harding, quien, tras la toma de posesión como vigésimo noveno presidente (el 4 de marzo de 1921), se comprometió a enmendar la Ley de Espionaje de 1917 y facilitar que los presos políticos fuesen puestos en libertad.

Pero un año después de aquella promesa electoral muchos eran quienes todavía continuaban en prisión. Tan solo unos pocos se habían podido beneficiar de la conmutación de la condena (entre ellos su oponente político Eugene Debs y la mencionada activista Kate Richards).

Fue precisamente Kate Richards, junto a su esposo, el periodista Frank O'Hare, quienes a partir de marzo de 1922 pusieron en marcha una acción de protesta que consistió en recorrer a pie varios estados del país llevando hasta Washington DC a las esposas e hijos de los presos políticos que todavía en prisión (también algunas madres o novias).

A lo largo de varias semanas la caravana de manifestantes se dirigió hasta la capital de Estados Unidos, uniéndoseles numerosas personas y plantándose a mediados de abril de aquel mismo año frente a la Casa Blanca, donde permanecieron manifestándose y sin moverse de allí durante largo tiempo.

El hecho de que la mayoría de los presos tenían familia numerosa provocó que el número de niños y niñas presentes en aquella marcha reivindicativa fuese muy superior a la de adultos, por lo que no se tardó en bautizarla como ‘la cruzada de los niños’.

Kate Richards y su esposo Frank O'Hare, desde el periódico que dirigían, dieron una gran cobertura a los actos de protesta y manifestaciones frente a la Casa Blanca y no tardaron otras publicaciones de corte progresista en hacerse eco.

Dos meses después, el presidente Warren G. Harding accedió a reunirse con los líderes de la marcha reivindicativa, liberando a los 113 presos políticos que todavía seguían encerrados desde hacía un lustro por haberse opuesto a la IGM.

Fuente de la imagen: library.whitehousehistory

 

Más historias que te pueden interesar: