Cruz Sánchez de Lara: "Un amor de verdad es alguien con quien puedas ser tu misma y descansar"

·11 min de lectura
Photo credit: Carlos Ruiz B.k.
Photo credit: Carlos Ruiz B.k.

Su rostro, su voz, los gestos de sus manos y la forma en que su sonrisa acompaña cada frase que dice están siempre en perfecta armonía. Cruz Sánchez de Lara transmite de una manera peculiar la elegancia y la autenticidad que también emana de cada uno de los personajes de Cazar leones en Escocia (Espasa), su primera novela.

Esta abogada y activista en temas relacionados con los derechos humanos y la sostenibilidad y también editora de Enclave ODS y MagasIN, de El Español, ha escrito una historia en la que se entrelazan las vidas de varias generaciones de mujeres, sus anhelos y sus luchas, y también su búsqueda de la libertad y la importancia de reivindicarla siempre.

'Cazar leones en Escocia' es su debut literario. ¿Cómo surgió escribir esta novela?

En el momento en que me lo han pedido. La editora me había leído y fue ella quien me pidió que escribiera la novela. He disfrutado escribiendo, ese momento de intimidad... Cuando me cuentan que hay escritores que sufren no lo entiendo, porque me parece una delicia.

¿Tuvo claro que su primera historia tenía que ser la historia de unas mujeres fuertes y generosas y su legado en la vida?

La historia ha salido del tirón, es lo bueno de empezar algo cuando eres mayor, y no me importa hablar de mayor porque tendemos a cargarnos con el estigma de la eterna juventud. Me lo han pedido en el momento de mi vida que tenían que pedírmelo. He escrito sobre las mujeres que a mí me gustan y con las que intento relacionarme, procuro rodearme de gente mejor que yo. Cuando las mujeres son buenas y fuertes, aportan la sabiduría de una forma, porque la inteligencia es solo una forma de sabiduría. Hay muchas más formas y yo me he dado cuenta de que me he puesto a hablar y he hablado por la boca de todas las que he conocido, solo he sido un altavoz. Me dicen que si es autobiográfica y yo creo que no, pero sí es biográfica, de lo que he ido aprendiendo de otras mujeres en toda mi biografía.

Silvana y Cata lucharon por su libertad y quisieron que Miranda la persiguiera. ¿La libertad es para usted un valor esencial en la vida?

Sí, y además me preocupa el mensaje a las jóvenes. Esta novela es de relevo generacional. Silvana y Cata están inspiradas en una mujer mayor que yo conocí y que creo que es una forma aspiracional de mirar el mundo. A mí me gustaría haberlo sabido ver como ella en una época en que era imposible. Quizás el personaje de Miranda, que no tiene que ver conmigo, es mi forma de decir a las que son más jóvenes que vivan la vida, que se la beban a sorbos, que se dejen de tonterías, y que aprovechen porque al final lo que no hagas por ti no lo va a hacer nadie. Hay que procurar una vida libre, sana, rodeada de gente buena y sin competir con nadie que no sean ellas mismas. Es el mensaje de mi yo madura a mi yo joven, lo que me habría gustado decirme si me hubiera cogido con 20 años.

¿Qué le enamora de cada una de esas mujeres? ¿Cuáles de sus cualidades le gustaría tener o alcanzar?

Hay dos cosas en las que he trabajado mucho: luchar contra mis prejuicios, porque todos los tenemos, y luchar contra el autoengaño, que es la trampa que nos ponemos nosotros mismos. Sobre todo cuando eres medianamente inteligente entablas una conversación contigo misma en la que todo lo justificas. Es más difícil ponerte frente al espejo de la realidad y decir 'No hago esto porque tengo miedo o porque me preocupa algo'. Cuando tengo miedo lo llamo por su nombre… creo que es lo que más tenemos. Hay que decir las cosas siendo honesta contigo misma, si no lo eres contigo cómo lo vas a ser con los demás.

La novela está llena de frases que son verdaderas lecciones e inspiran cómo vivir la vida. ¿Quién le ha regalado esas frases que son el mejor tesoro?

Yo he tenido mucha suerte porque he vivido lo bueno y lo malo, y he aprendido mucho, soy una eterna aprendiz y procuro escuchar mucho. He tenido la suerte de encontrarme con grandes personas en la vida. Y para eso me ha ayudado despejarme de prejuicios, que te hacen que busques maestros en el prototipo mental que tú tienes de maestros y estos están en todos sitios, empezando por nuestra familia, madres, tías, y luego la vida nos va poniendo amigas que muchas veces son las más incómodas, las que decimos la verdad. Cata y Silvana están inspiradas en una amiga mía, he tenido muchas amigas mayores, viejas, me interesa muchísimo el talento senior, las mujeres senior tienen tanto que aportar y es tan fácil aprender que solo hay que escuchar. Y también aprendo de las jóvenes.

¿Cuál cree que es la gran lucha que tienen por delante las mujeres a día de hoy?

Estamos en un momento tan convulso que nuestro principal reto es no perder derechos. La polarización por el uso de los derechos de las mujeres en uno u otro sentido nos puede hacer retroceder. Hay mucha gente que mira para adelante pero a mí me preocupa que no nos movamos, como en la película de Mary Poppins que cuando sonaban los cañonazos se iba toda la gente a sujetar los objetos de la casa. Un poco así, que no perdamos lo que tenemos. Estoy preocupada por que perdamos lo que otras personas han conseguido para que vivamos mejor.

También es una novela de un amor con mayúsculas, ¿qué le pide usted a una historia de amor?

Tengo mucha suerte porque tengo una historia de amor. Yo he estado esperando una historia de amor hasta que ha aparecido la de verdad. Otra de las trampas que la vida les pone a las mujeres es que nos enseñan a cubrir espacios porque nos han dicho que estar sola no está bien. Por suerte las nuevas generaciones han hecho una categoría de ello y lo de ser single es un orgullo. Hubo muchas generaciones que llenaban su vida con cualquier cosa por no estar solas. La ventaja que tenemos nosotras es que dejamos nuestra vida despejada, yo he estado muchos años divorciada, y no pasaba nada. Y era superfeliz. He esperado a que llegue una historia de amor de verdad, que muchas veces cometemos el error cuando nos preguntan 'qué te hace feliz' y decimos alguien que te haga reír, con quien tal… yo creo que lo más importante es alguien con quien puedas ser tú misma y descansar. Tú puedes bailar con un desconocido o pasar un fin de semana loco, relajarte, pero descansar es algo que solo se hace con quien amas, y yo tengo alguien con quien me divierto, aprendo, me pongo retos y con quien puedo descansar. Y esa es la clave para que una historia de amor permanezca en el tiempo.

Es abogada , también editora y ahora se inicia como escritora, ¿qué es lo más apasionante de este camino?

Es un seguro de jubilación extraordinario. En la novela no busco dinero porque tengo la fortuna de vivir de otra cosa, pero he encontrado un refugio. Cada uno tiene que encontrar la forma de vivir ese tiempo contigo misma, y con tu cabeza. Es una forma de disfrutar en la que solo necesito silencio, que es muy necesario en la vida, si no lo tienes, algo va mal. Cuando estamos mal, llenamos la vida de ruido. Y a mí me encanta estar en silencio. Y poder hacer algo conmigo misma, que solo necesite mi ordenador y mis pensamientos y sentimientos es un tesoro fabuloso, un refugio para el espíritu. Escribir es una forma de garantizarme la felicidad en mi madurez.

¿Cómo definiría el proceso de creación de este libro?

Desde que me lo propusieron fue como cuando tienes un trabajo en el colegio, a ver si encuentro un rato… iba a cualquier acto o evento y se me ocurría algo y decía 'a ver de dónde saco dos horas'. Me he inventado tiempo libre para poder ir escribiendo, porque no podía dejar mis responsabilidades. Era trabajadora, estudiante, aspirante a escritora y todo a la vez. Y el multitasking es una cuestión muy de género. Ha sido el vicio de escribir y lo bueno es que tengo facilidad para llegar y ponerme.

¿A quiénes les dio a leer este libro y qué le dijeron?

Como no era consciente de que fuera capaz de escribir una novela, pacté con mi editora que ella iba a ir leyendo cada capítulo para ver si estaba bien o si me iba torciendo, si estaba equilibrado. Ella lo leyó todo, y se lo leyeron tres amigas más. Todas me decían que les encantaba. La editora, durante los primeros ocho capítulos, no me puso ninguna pega. Me parecía raro. Y ya con un capítulo me dijo que no le aportaba nada y pensé 'menos mal'. Lo tiré e hice otro. Mi marido la leyó cuando estaba terminada. No cojo yo el trapecio por primera vez si no hay red.

Con su marido, Pedro J. Ramírez, comparte el amor por las palabras, por el lenguaje, ¿hubo muchas conversaciones en torno al libro mientras este se gestaba o es más de quienes buscan la soledad en el proceso creativo?

Fue muy divertido porque tienes que pensar que él no lee novela, no entiende la ficción porque dice que cualquier noticia del día supera cualquier historia que yo me invente. Hacía mucho que él no cogía una novela y le ha gustado, mucho. Cuando empezó a leerlo él quería que yo hiciera una estructura piramidal como de noticia, buscaba dar veracidad a la historia… fue divertido porque ha sido como un flirteo entre la realidad y la ficción en mi casa y al final se lo ha leído tres veces.

Volviendo a la novela, el legado que dejamos a nuestros hijos cobra un papel destacado. ¿Qué legado emocional le gustaría dejarle a su hijo?

Procuro que sea feliz, bueno, y quizás un poco al final de la novela sí que están mis palabras. Lo que Cata le traslada a Miranda es lo que trasladaría a cualquier joven, y más si es mi hijo. La clave en la vida o mi forma de ser feliz es saber aprovechar las oportunidades, rodearte de buenas personas y procurar tener la conciencia tranquila. Me doy cuenta de que hablo como una madre continuamente pero me gustaría que los demás no tuvieran que tardar tanto en aprender lo que a mí me ha costado. Donde más se aprende es de la necesidad y de los sinsabores de la vida, y me gustaría permitir a los jóvenes que lo que yo he aprendido con dolor y sufrimiento lo pudieran aprender de forma indolora.

La maternidad es uno de los ejes de la novela. Ahora estamos en una época en la que se habla mucho de ella, ¿cómo le cambió y que le aportó?

Me aportó una responsabilidad. Yo adoro a mi hijo y le quiero muchísimo pero tengo un sentimiento patológico de la responsabilidad, probablemente de una forma desmedida. Tengo un sentido del deber casi socrático y para mí mi hijo siempre ha sido mi mayor responsabilidad. Te das cuenta de que hay una persona que vive por ti y puede ser muchísimo mejor y más feliz por ti o puedes convertirlo en un desgraciado. Hay personas que tienen frustraciones por cómo han sido sus padres con él. Ser madre ha sido una lección de responsabilidad. Es injusto cuando se les pregunta a las madres por el sentimiento de la maternidad y todo el mundo habla de la felicidad. Esto también tiene días malos y no pasa nada, pero no se puede transmitir que esto es un gozo permanentemente.

¿Cuál es la mayor alegría que le ha dado hasta ahora la novela?

Me gusta cuando alguien que se la ha leído me dice que le ha gustado y yo noto que la ha entendido. Porque es una novela que va directa al corazón, y va de mi corazón al de los lectores y eso pasa como en la vida. Cuando tú conectas, conectas. Puede haber personas que vean una frivolidad de personas ricas y ropa buena, pero quien profundiza ve un poco de mi corazón y mucho del suyo. Y esa cara que yo veo de 'oye te he entendido y ya estamos juntas en algo' me satisface mucho, porque encuentras a alguien que es de tu cuerda. La novela es una vía de comunicación con gente que siente como tú.

¿Va a haber más novelas?

Tengo una segunda escrita y voy por la tercera pero estoy en un momento crítico, porque ese sentimiento de responsabilidad malentendida tan femenino me ha hecho llevar mal esta segunda parte tras su publicación. Me preocupa no ser del todo rentable para Espasa, y eso que ya han recibido la segunda edición, pero pienso si estoy respondiendo. Tengo una angustia vital de no responder a las expectativas de quien ha apostado por mí que me hace plantearme si me compensa. Espero que este momento se me pase.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente