El batacazo de 'Cruella' certifica el error más tozudo de Disney

·5 min de lectura

Por Alberto Cano. - El cine en salas no ha muerto. Y los datos de la taquilla de este último fin de semana son el perfecto ejemplo de ello. Tras meses de sequía por la pandemia del COVID-19, dos grandes estrenos como Un lugar tranquilo 2 de Paramount y Cruella de Disney por fin se atrevían a desembarcar en las salas de exhibición. El título de terror de Paramount, que en España no podremos ver hasta el próximo 16 de junio, lo hacía de manera exclusiva en salas de cine de EE.UU. y algunos países más, mientras que el live-action de la casa Mouse sobre la villana de 101 Dálmatas se estrenaba de forma simultánea en salas y en Disney+ pagando un coste adicional de 21,99€.

A la secuela de Un lugar tranquilo le ha ido de perlas, puesto que muy beneficiada por el puente festivo del Memorial Day en Estados Unidos ha cerrado el fin de semana con un estimado de $48 millones en el mercado estadounidense y $70,4 en todo el mundo, unos datos que ya superan su presupuesto estimado en $61 millones. Pero no hay sido el caso de Cruella, que ante su estreno simultáneo en Disney+ se ha tenido que conformar con $21,3 millones en Estados Unidos y unos $37,4 en todo el mundo, datos muy alejados del rendimiento habitual de los remakes en acción real de Disney y de rentabilizar su elevado presupuesto de 150 millones de dólares.

Emma Stone en la premiere de
Emma Stone en la premiere de "Cruella" en el Teatro El Capitan en Los Angeles. (Foto de Jordan Strauss/Invision/AP)

Claro, que Cruella también habría obtenido ingresos por sus visionados en Disney+, dinero que iría íntegramente a las arcas de Disney sin tener que compartir ningún porcentaje con los cines. Aunque ante la falta de transparencia del mercado del streaming no podemos conocer este dato. Pero, honestamente, viendo los vaivenes de Disney con su estrategia y el elevado precio que cuesta ver la película en su plataforma -hay que pagar la suscripción de 8,99€ más el coste de la película de 21,90€- cuesta creer que un amplio sector del público se haya decantado por esta opción.

No hay más que remontarse a septiembre de 2020, cuando estrenaron el remake de Mulán de forma exclusiva en Disney+ con coste adicional sin dar la opción de verlo en cines. Su intención parecía muy clara: aprovechar la pandemia para instaurar un nuevo modelo de exhibición con el que poder obtener el 100% de los beneficios de sus películas. Parecía claro que si funcionaba el modelo llegaría para quedarse. Pero no fue el caso.

En diciembre, ante la aún persistente dificultad de estrenar en cines por el avance del coronavirus, también optaron por llevar Soul de Pixar a su plataforma de streaming, pero en esta ocasión sin cobrar extra alguno. Si Mulán hubiera funcionado, ¿por qué no aprovechar de nuevo ese modelo denominado como Premium Access para obtener un mayor beneficio económico? Su estreno en Navidad podría apuntar a una estrategia diferente más enfocada a captar suscriptores en estas fechas donde los regalos abundan, pero con sus siguientes estrenos parecieron dejar claro que necesitaban a los cines para poder subsistir.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

En primer lugar con Raya y el último dragón, película que se estrenó de forma simultánea en cines y en Disney+ con coste adicional. Pero también con otros títulos como Cruella, Viuda Negra o Jungle Cruise, de los que en un principio incluso ni se atrevieron a desvelar su estrategia de estreno como fue el caso de este live-action de 101 Dálmatas. Los cines volvían a estar presentes en su plan de estrenos, y de hecho, han clarificado que desde el estreno en octubre de Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos de Marvel establecerán una ventana de 45 días de exclusividad para los cines, prescindiendo por completo de este modelo de cobro adicional en Disney+.

Tal vez entren en juego otros factores como la negociación con las salas de cine, puesto que importantes cadenas de exhibición ya se sumaron al boicot de títulos como Raya o Nomadland ante su negativa a las condiciones impuestas por Disney. Pero parece claro que la casa Mouse necesita seguir exhibiendo sus películas en cines para mantener a flote su gran imperio, ya sea por la mayor visibilidad que da un estreno en cines frente a la efímera vida de un producto en streaming -que a la semana queda perdido entre el inmenso catálogo de las plataformas- o por cuestiones económicas que atañerían a la poca rentabilidad de su servicio premium en Disney+.

Los pobres datos de Cruella en taquilla, que llegan después de los insuficientes $148 millones mundiales que recaudó Raya tras su estreno en marzo, confirmarían el error de la compañía con esta estrategia. Y la pandemia esta vez no es una excusa, puesto que Un lugar tranquilo 2, teniendo en cuenta las estimaciones de $58.5 millones para el final del puente festivo en Estados Unidos, incluso superaría los 50,2 millones que hizo su predecesora en su debut en 2018.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Cruella, con su recaudación mundial estimada en 37 millones de dólares, ni se acerca a la mitad de los aproximadamente 100 millones de dólares que la gran mayoría de remakes en acción real de Disney consiguió en su debut en solo Estados Unidos. Y como vengo diciendo, dudo que su modelo premium en Disney+ vaya a otorgarles grandes cifras. Aunque desde luego, este es un tema complejo de abordar por las numerosas aristas que tiene.

Por ejemplo, Warner, con un modelo de estreno simultáneo en cines y HBO Max, está consiguiendo grandes éxitos como Godzilla vs Kong, aunque en este caso hablamos de un modelo mucho más medido, puesto que esta simultaneidad solo ocurre en Estados Unidos donde la vuelta a las salas estaba siendo más costosa. Por no hablar de que, al contrario que en Disney+, no se requiere de ningún pago adicional para disfrutar de los estrenos en la plataforma. Y los datos de taquilla les son beneficiosos.

Claro, que también puede ser que una película como Cruella, que comete el error de dirigirse al público adulto sin dejar de lado la fórmula Disney para el público familiar, no haya terminado por llamar la atención. Que es una opción perfectamente posible.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente