Crueles Intenciones cumple 20 años: la película que hizo que toda una generación se sintiera un poco sucia

Así como el terror y el cine de superhéroes son los que mandan en la taquilla actual, hace unas dos décadas existía un furor por las historias juveniles que marcó tendencia en la cartelera internacional con películas como Scream, Sé lo que hicisteis el último verano y, por supuesto, Crueles Intenciones. Precisamente ésta última acaba de cumplir 20 años desde su estreno, y es imposible no recordar los sentimientos encontrados que nos provocó a más de uno.

(©Columbia Pictures)

Conocida como Juegos sexuales en Hispanoamérica, es uno de los grandes clásicos de culto entre aquellos que crecimos con estas historias cargadas de cultura pop noventera. Nunca una historia adaptada para el público juvenil había tenido tanta seducción, romance y traición en una misma película.

Crueles Intenciones marcó a toda una generación con aquella historia de hermanastros millonarios pertenecientes a la élite de Manhattan que apostaban a la conquista de la nueva chica del instituto. Kathryn Merteuil (en la piel de una Sarah Michelle Gellar ya asentada como la cazavampiros más popular) y Sebastian Valmont (Ryan Philippe) eran los hermanastros manipuladores, egocéntricos y sádicos que jugaban con el corazón de la inocente Annette Hargrove (Reese Whiterspoon).

La apuesta era que si él perdía debía entregar su preciado coche a Kathryn. Si ella perdía, debía entregar su cuerpo en la cama. Y sí, eran hermanastros, con tocamientos y roces incluidos. Pero entre tantos juegos de seducción, Sebastian terminaba enamorándose de la joven pueblerina, enfureciendo a su hermanastra acostumbrada a siempre salirse con la suya.

A pesar de estar basada en el clásico literario de Choderlos de Laclos, Las amistades peligrosas (de ahí los apellidos franceses de los protagonistas), la película fue sensación entre los espectadores más jóvenes de 1999. Fuimos muchos los que caímos rendidos ante esta historia que rozaba el drama erótico pero con tintes de cine adolescente para seguir la tendencia. Y, por supuesto, muchos caímos en las redes de Ryan Philippe con aquel encuentro en la escalera mecánica del aeropuerto… Aquella camisa azul y su confesión de “estoy enamorado”… ¡Qué recuerdos!

Todos los intérpretes protagonizaban diferentes escenas de cama, a cual más subida de tono, y el beso lésbico entre Sarah Michelle Gellar y Selma Blair es un clásico por excelencia en la historia del cine.

La película recibió críticas negativas que lanzaban sus dagas a un guion malo y una ejecución pésima, pero la taquilla y la audiencia les dio la contraria. Como sucedió entonces y sucede ahora.

A diferencia del resto de películas similares, esta producción aprovechó también el elemento musical con una banda sonora perfecta. ¡Cómo olvidar los acordes de Bitter Sweet Symphony de The Verve en el final, cuando se descubre el pastel! Su éxito fue tal que somos muchos los que recordamos la película cada vez que oímos la canción. Fatboy Slim, Blur, Faithless y The Cardigans fueron otros de los artistas que aparecieron en esta banda sonora icónica.

Aunque fue diseñada para ser una película independiente, Crueles Intenciones es de las producciones más populares de los años 90. Escandalosa, icónica, seductora e inolvidable.

Crueles Intenciones dejó huella hace veinte años con una historia ya conocida pero modernizada para una audiencia que estaba devorando cine juvenil con más ansias que nunca. Su juego de obsesión y moralidad, junto a unos personajes para nada carismáticos, nos hacían sentir casi adultos. Yo tenía 18 años por entonces, y creo que los de aquella generación coincidirán conmigo en que, al ver esta película, sentías que de repente eras un poquito adulto. Como si formaras parte de un club secreto donde se permitía ver un cine cargado de emociones diferentes. Vamos, te hacía sentir un poco sucio.

Para seguir leyendo:
Sarah Michelle Gellar se olvidó del 20º aniversario de Crueles intenciones
¿Sabías que El diario de Noa tenía un final alternativo? Pues ha enfurecido a los usuarios de Netflix en Reino Unido
¿Te acuerdas de los Critters? Las criaturas carnívoras vuelven con serie