El cruel truco del príncipe Carlos a Lady Di para escaparse y ver a Camilla

·2 min de lectura
Príncipe Carlos credit:Bang Showbiz
Príncipe Carlos credit:Bang Showbiz

El príncipe Carlos tenía un truco simple pero cruel que le hacía a la princesa Diana para engañarla haciéndole creer que estaba en casa cuando en realidad estaba viendo a Camilla, ha afirmado un escritor de la realeza.

El periodista Andrew Morton ha revelado que el heredero hacía un círculo de programas de televisión en el Radio Times para hacer creer a su esposa que pensaba quedarse en casa, cuando en realidad estaba teniendo una aventura.

El autor de la biografía real desveló la estafa mientras afirmaba que todavía siente un "escalofrío" cuando recuerda las cosas que Diana le dijo con franqueza en una serie de entrevistas secretas.

Dijo: "Carlos rodeaba un programa de televisión con su bolígrafo en el Radio Times para hacerle creer que estaba en casa, cuando en realidad un coche familiar Ford Escort le había llevado 10 kilómetros lejos para encontrarse con Camilla Parker Bowles".

Y añadió: "En aquel momento, todo el mundo seguía creyendo que era el matrimonio perfecto: el apuesto príncipe y su bella y joven novia. Pero nada podía estar más lejos de la realidad. Una parte concreta de las cintas de 1991 que todavía me pone 'los pelos de punta' fue cuando ella dijo que quería ir a París un fin de semana para pasear por la acera y que nadie la siguiera ni la reconociera".

Cuando Morton publicó la biografía acerca Diana en 1992, fue condenado por el Arzobispo de Canterbury y se enfrentó a tantas críticas que un diputado sugirió que fuera desterrado a la Torre de Londres.

Pero él defiende que su escrito describe a la perfección la vida de la princesa, y aunque descarta las teorías conspirativas en torno a su muerte, añade que "absolutamente" se conspiraba contra ella en general.

"Diana se sentía impotente, prisionera del palacio. Sentía que estaba viviendo una mentira. Y todo el mundo vivía esa mentira, desde el guardaespaldas hasta el mayordomo y el jardinero. Esto estaba afectando a la salud de la gente. Los miembros del personal real sufrían todo tipo de problemas estomacales debido al estrés de tener que mentir a la princesa. Cuando Diana se quejaba de la relación y planteaba sus sospechas, los amigos de Carlos le decían: 'No seas tan tonta, sólo son amigos'".

Morton consiguió las conversaciones privadas con Diana a través de su amigo de toda la vida, el doctor James Colthurst.

"Me siento muy, muy honrado de que me hayan pedido que escribiera el libro y estoy orgulloso de haberla ayudado a expresar sus sentimientos y a hablar de su vida de la forma en que lo hizo. Le emocionaba que millones de personas la entendieran mejor y ese es un legado que sigue vivo. Todavía me asombra su valentía por hacer lo que hizo porque, a pesar de la forma trágica en que terminó su historia, finalmente pudo vivir su verdad".