Nuevas críticas de transfobia contra J.K. Rowling porque su nueva novela trata sobre un asesino en serie que se viste de mujer

Cine 54
·8 min de lectura

¿Os acordáis de la polémica por los tuits tránsfobos de J. K. Rowling, la autora de Harry Potter, que se desató el pasado mes de junio? Aquella oleada de ataques y llamadas al boicot (apoyada por los propios actores protagonistas de la saga) marcó irreversiblemente la carrera de Rowling, pero parece que la escritora de 55 años no está dispuesta a ceder en su postura. O eso deducen algunos de la premisa de su próxima novela, sobre un asesino en serie que se viste de mujer.

La autora, que ya sufrió llamadas al boicot por sus declaraciones tránsfobas, publica la quinta entrega de su saga Cormoran Strike, sobre un asesino en serie que se viste de mujer. (Imagen: John Nacion, starmaxinc.com - PA England / Gtres)
La autora de Harry Potter, que ya sufrió llamadas al boicot por sus declaraciones tránsfobas, publica la quinta entrega de su saga Cormoran Strike, sobre un asesino en serie que se viste de mujer. (Imagen: John Nacion, starmaxinc.com - PA England / Gtres)

Se trata de Trouble Blood, la quinta entrega de la saga del detective Cormoran Strike que Rowling publica bajo el seudónimo Robert Galbraith. Al parecer, esta nueva novela se centrará en un asesino en serie cisgénero (esto es, cuya identidad de género masculina coincide con su fenotipo sexual) que es además un fetichista de la ropa femenina y que, en cierto momento de la historia, llega a disfrazarse de mujer para engañar a la víctima que pretende secuestrar.

Una premisa para muchos discutible que, no obstante, habría pasado mayormente desapercibida si no viniese firmada indirectamente por Rowling, y si esta no se hubiese sido tildada de tránsfoba por criticar el uso de expresiones como “personas que menstrúan” para referirse a las mujeres. Pero la realidad es otra my distinta, y un gran número de activistas, críticos literarios y miembros de la comunidad transgénero han denunciado el libro como anti trans y dañino.

Citando una reseña de la novela publicada en Telegraph, un usuario de Twitter explica: “Lo más importante del libro es la investigación de un caso sin resolver: la desaparición en 1974 de la doctora Margot Bamborough, aparentemente víctima de Dennis Creed, un asesino en serie travesti. ¡Temas tránsfobos al estilo de El silencio de los corderos! ¡Qué original!”.

Efectivamente, no son pocos los usuarios que comparan la premisa de Rowling con la de El silencio de los corderos, la novela de Thomas Harris que en 1991 Jonathan Demme llevó al cine con Jodie Foster como la agente del FBI Clarice Starling, Anthony Hopkins como el doctor Hannibal Lecter, y Ted Levine como Jame Gumb, el asesino en serie conocido como Buffalo Bill, que se fabrica un traje de mujer con las pieles de sus víctimas.

Otros, por contra, se centran en señalar lo irresponsable de asociar la transexualidad con conductas asesinas en un mundo donde las personas transgénero tienen gran riesgo de sufrir violencia por su condición o apariencia.

Cabe señalar que no es la primera vez que Rowling es criticada por su representación de las personas trans en su saga de Cormoran Strike. En la segunda entrega, El gusano de seda, una mujer llamada Pippa acecha al detective protagonista y trata de apuñalarle. Según señala Vanity Fair, Strike la atrapa en su oficina y revela su identidad como mujer trans –momento en el cual la autora describe el aspecto físico de su nuez y sus manos. Entonces, el detective le espeta: “La cárcel no va a ser divertida para ti. No sin estar operada”.

En definitiva, Troubled Blood se publica en inglés el 15 de septiembre y lo hace envuelta en la mayor polémica posible (si esto afecta positiva o negativamente a sus ventas, está por ver). Sin ir más lejos, el hashtag #RIPJKRowling para llamar a la “cancelación” de Rowling está siendo tendencia en Twitter (y también haciendo creer a algunos que la autora había fallecido):

No obstante, un vistazo a la red social también nos demuestra que un gran número de usuarios hispanohablantes encuentran excesivas o incluso ridículas las reacciones críticas a la noticia de la novela:

Más historias que te pueden interesar: