La red pone en tela de juicio el derecho de Makoke de operarse los pechos con casi 50 años

Nunca una visita al quirófano dio tanto que hablar en televisión. El hecho de que Makoke haya querido retocarse su delantera a punto de llegar a los 50 ha despertado todo un debate, como si fuera la primera y única en dejarse mimar por el bisturí. ¿Realmente es para tanto? Cerca de cumplir años, la ex de Kiko Matamoros sentía la necesidad de hacerse este cambio físico pues no estaba muy contenta con el aspecto de su pecho. Los años y la ley de la gravedad hicieron lo suyo, como es normal, y ella, en todo su derecho, tomó la decisión de mejorar esta parte de su cuerpo que le incomodaba.

Pues nada, que parece que ha cometido un crimen. En realidad más que la operación, lo que no ha sentado tan bien ha sido su exposición pública del resultado. Primero mostró su cambio en una exclusiva en Lecturas, donde le acompañaba su amor italiano, Tony Espina. Y este sábado ha reaparecido en televisión, concretamente en el programa Viva la vida, de Telecinco, para seguir presumiendo su nuevo escote. Los comentarios contra su persona en redes sociales se dispararon y no precisamente en muy buenos términos. “Qué tristeza a su edad”, “Qué ridícula”, “No le dará vergüenza, son tan sólo un aperitivo.

Vergüenza, ¿por qué? Recordemos que Makoke retomaba su silla en el espacio televisivo para el que colabora semanalmente y donde la dinámica siempre es ese jugueteo travieso de todos los invitados. Los ataques feroces a su persona por exponerse según muchos en exceso ponen encima de la mesa un tema importante, dónde acaba la crítica y comienza la amenaza a la libertad personal de cada individuo. Makoke puede gustar más o menos, convencer mucho o poco, ser creíble o no, pero su retoque le ha valido críticas por ser una mujer madura, separada y con un novio veinte años más joven que ella.

Porque esa ha sido otra. La que fuera azafata del Telecupón también ha sido cuestionada y señalada como asaltacunas. ¿Se habrá hecho esta operación por Toni?  Pero Makoke, segura de sí misma, no tuvo reparo en responder a todo y a todos en el show vespertino de Telecinco. Se ha operado porque le ha dado la gana, porque se sentía insegura y no le gustaba lo que veía en el espejo. “Es una operación que he me he querido hacer toda mi vida. Siempre he tenido mucho pecho y nunca ha estado bien colocado”, explicó a sus compañeros.

Una razón tan respetable como cualquier otra. Sobre quienes dan a entender que este paso es para verse más joven ahora que está con un pipiolo, Makoke les para el carro asegurando que él no quería que se operara pues estaba encantado con ella tal cual, así que nada de echarle la culpa. Al contrario, la colaboradora sólo tiene palabras de amor y agradecimiento hacia el italiano por haber sido su gran apoyo en el postoperatorio. “Se ha portado genial, ha estado acompañándome y haciendo de enfermero, explicó enamorada.

Ahora tiene una talla menos de pecho, 18 centímetros menos de piel y con una forma que le agrada ver. Está feliz con el resultado pero, especialmente, con lo que le ha hecho sentir como mujer. Es un cambio que sentía que necesitaba, que ha mimado su autoestima y que su cuerpo y su mente agradecen por igual. Sin embargo, parece que no se le perdona ser Makoke, tener 50 primaveras (el próximo 28 de diciembre) y pasear por los platós con escotes de vértigo y mini-vestidos de infarto. Cada uno es dueño de su cuerpo y sus decisiones, un derecho que Makoke ha ejercido con todas las de la ley, le pese a quien le pese.

Más historias que te pueden interesar: