Crítica de 'Zombieland: mata y remata': una secuela que llega un poco tarde

PUNTUACIÓN: 55/100

Los zombis se pusieron de moda en el cine comercial, de nuevo, gracias a Zombieland (2009). Habían pasado cuarenta años desde que George A. Romero creara sus come cerebros más legendarios de la pantalla, y pasaría otro año más para que The Walking Dead (2010-)pusiera la guinda al género con el debut de la serie. La película fue un éxito entre el público amante de la comedia gamberra y entre la crítica, que la recibió con los brazos abiertos en una era en donde la frescura en los blockbusteres brillaba por su ausencia.

Pero a diferencia de otros éxitos que se apresuran a poner en marcha una secuela, el director Ruben Fleischer se tomó su tiempo: una década completa. Es así como este 18 de octubre nos llega Zombieland: mata y remata, una segunda parte que retoma la trama de sus cuatro personajes, pero con la frescura perdida en el camino tras volver a un género que en estos años ha sido tan explotado que ya no nos sorprende tan fácilmente.

Jessica Miglio; © 2019 CTMG, Inc. All Rights Reserved. **ALL IMAGES ARE PROPERTY OF SONY PICTURES ENTERTAINMENT INC. FOR PROMOTIONAL USE ONLY. SALE, DUPLICATION OR TRANSFER OF THIS MATERIAL IS STRICTLY PROHIBITED.

Tras aquel debut como cineasta, Flesicher siguió explorando sus habilidades para la comedia (30 minutes or less) y el drama (Gangster Squad), entre otros proyectos, y en el camino sus guionista hicieron explotar la taquilla con Deadpool (2016) y Deadpool 2 (2018). Rhett Reese y Paul Wernick demostraron que la taquilla estaba preparada para atreverse con historias de acción mezcladas con comedia gamberra, puliendo una vez más la segunda parte de la historia de los supervivientes.

Zombieland: mata y remata es de esas comedias que necesitan de un espectador dispuesto a reírse de las bromas fáciles y, sobre todo, seguidor de la historia. En este caso, quizás puedas disfrutarla si no conoces la entrega original pero sin dudas cobra mucho más sentido si viste sus orígenes.

Descubrimos que los cuatro protagonistas siguen juntos sobreviviendo de los zombis gracias a las leyes de supervivencia de Columbus (Jesse Einsenberg) quien, a su vez, mantiene una relación estable con Wichita (Emma Stone). Vemos que Tallahassee (Woody Harrelson) sigue siendo el payaso heroico del grupo, y que Little Rock (Abigail Breslin) se siente atascada en la dinámica familiar al haber escalado sus primeros pasos en la vida adulta sin la compañía de seres humanos de su edad, sin vivir las amistades o amores de la edad.

Los cuatro se instalan en la Casa Blanca, convirtiéndola en un refugio seguro donde pueden asentarse. Pero Little Rock quiere más, y después de que Columbus pide matrimonio a Wichita, las hermanas terminan escapando. Solo para separarse en el camino, cuando Little Rock escapa con un posible primer amor. Así, Wichita vuelve a buscar municiones y los tres salen en su búsqueda. Pero antes, Columbus decide ahogar sus penas con una chica insoportable llamada Madison (Zoey Deutch), aportando los momentos más cómicos a una historia que tiene poco de la frescura que aportó al principio.

Especial atención merece Woody Harrelson en los momentos como fan de Elvis Presley, sin dudas el soplo de aire renovado que permite que la película fluya.

Jessica Miglio; © 2019 CTMG, Inc. All Rights Reserved. **ALL IMAGES ARE PROPERTY OF SONY PICTURES ENTERTAINMENT INC. FOR PROMOTIONAL USE ONLY. SALE, DUPLICATION OR TRANSFER OF THIS MATERIAL IS STRICTLY PROHIBITED.

Zombieland: mata y remata es de esas secuelas que responden a la necesidad del placer culposo: sabes que no la necesitas pero igual quieres verla. Una respuesta evidente al fenómeno de culto que fue la primera entrega. Ya sea porque el género zombi se ha repetido hasta la saciedad en los últimos años o porque, en este caso, hay poco que indagar alrededor de cuatro personajes que no hacen más que sobrevivir descuartizando, disparando y atropellando a zombis, la secuela aporta poco pero, para alegría de los fans, consigue captar el espíritu que hizo que la primera parte fuera una historia que de tan loca se hizo entrañable.

La gracia individual de cada personaje se mantiene intacta aunque, una vez más, Columbus y Tallahassee son los que se roban nuestra atención por encima de una actriz oscarizada como Emma Stone. La dupla de héroe y compañero desiguales con algo de bullying incluido vuelve a funcionar entre Eisenberg y Harrelson, aportando una segunda entrega que si bien es fácilmente olvidable, logra su propósito de entretenernos sin darnos mucho más cambio.

Más críticas de cine:

Crítica de 'El Irlandés': Martin Scorsese nos trae la perfección hecha cine

Crítica de 'Géminis', lo nuevo de Will Smith: un intento de blockbuster sin el mínimo esfuerzo

Crítica de 'Día de lluvia en Nueva York': Woody Allen firma su película más romántica y divertida en años

‘En la hierba alta’, la película de Stephen King que se pierde en su propia maleza

Crítica de ‘Joker’: bienvenidos al show de Joaquin Phoenix

Crítica de ‘Rambo: last blood’: el veterano se hizo mayor y ha perdido la gracia

Crítica de ‘Mientras dure la guerra’ de Alejandro Amenábar: a medio camino entre la historia y la leyenda