Crítica de The Farewell, una joyita indie que te roba el corazón

PUNTUACIÓN: 85/100

La temporada de premios está a la vuelta de la esquina y los estudios comienzan sus incansables (y carísimas) campañas para recibir nominaciones a los Oscar, especialmente necesarias en el caso de películas que fueron lanzadas en la primera mitad del año y han abandonado las quinielas en favor de nuevos estrenos. Sin embargo, hay títulos que no requieren de ostentosas campañas para ser tenidos en cuenta, sino que se mantienen en la conversación cinéfila por méritos propios y gracias sobre todo al boca-oreja. Sería el caso de The Farewell, una de las mayores joyas indies que nos llegan este año desde Estados Unidos.

Cortesía de Vértigo Films

Dirigida por Lulu Wang (Posthumous), The Farewell se ha convertido en uno de los éxitos sorpresa de la taquilla norteamericana en 2019, llegando a quitarle el récord de mejor promedio de recaudación por cine en su fin de semana de estreno a la mismísima Vengadores: Endgame. La película de Marvel hizo un promedio de 76.601 dólares por cine en su estreno, mientras que The Farewell consiguió 87.833 (Fuente: Digital Spy). Hay truco, claro, la cinta de los hermanos Russo se estrenó en más de 4.000 cines, y la de Wang tuvo un estreno limitado solo en cuatro, lo cual explica las cifras, pero también la expectación que había generado la película antes de llegar a los cines en julio. Y es que el éxito de The Farewell comienza mucho antes, concretamente en el Festival de Sundance, donde a primeros de año se hizo se hizo con el Premio del Público (hazaña que repitió en la edición londinense del certamen, celebrada unos meses más tarde). Con el beneplácito de la audiencia y la prensa especializada, tres nominaciones a los premios Gotham y un 99% de críticas positivas en RottenTomatoes, The Farewell está en el punto de mira de la Academia y es una de las principales candidatas a cubrir el hueco reservado para las películas independientes en la temporada de premios.

Pero, ¿qué es exactamente The Farewell y por qué está gustando tanto? La película de Lulu Wang narra una historia semi-autobiográfica -o como ella misma indica en el rótulo con el que comienza el film, “basada en una mentira real”- que gira en torno a una joven nacida en china que ha crecido en Estados Unidos (como la propia realizadora). Billi, interpretada por la popular cómica Awkwafina, regresa a regañadientes a su natal Changchún para ver por última vez a la matriarca de la familia, Nai-Nai, a quien le quedan solo unas semanas de vida. Billi descubre atónita que la familia ha decidido no contarle a la anciana que se está muriendo, siguiendo una tradición china que la joven que se ha criado en Nueva York no alcanza a entender. Acongojada por la tristeza pero obligada a no contarle el secreto a su abuela, Billi intentará disfrutar de los últimos momentos con toda la familia al completo, reunida con la excusa de una boda improvisada.

Cortesía de Vértigo Films

The Farewell es una película profundamente entrañable, una dramedia llena de momentos memorables e inspirados hallazgos de humor que nos recuerda la importancia de aprovechar el tiempo que tenemos y valorar nuestras raíces. Aunque la historia está ambientada en un contexto sociocultural muy específico, Wang consigue hacerla universal abordando temas con los que mucha gente puede sentirse identificada, como la presión de las expectativas que los padres depositan en sus hijos, la incertidumbre por el futuro o la pérdida. La película consigue hacer llegar su mensaje gracias a un guion que equilibra drama y comedia de forma excelente y una interpretación protagonista que personifica a la perfección esos sentimientos tan propios de los millennials, la desorientación, el miedo y la desconexión con las generaciones anteriores. Conocida por sus papeles cómicos en películas como Ocean’s 8 o Crazy Rich Asians, Awkwafina demuestra su talento para el drama con un trabajo que conmueve sin olvidarse de hacernos reír como siempre.

The Farewell también sobresale a la hora de tratar el choque cultural que supone haber crecido alejado de una sociedad tan tradicional como la china y verse obligado a regresar a un terreno tan inexplorado, algo de lo que sabe mucho la directora. Wang ve en la tragedia una oportunidad para el crecimiento personal y sitúa a Billi en un camino de autoconocimiento que la llevará a redescubrir el país que abandonó cuando todavía era una niña y la cultura que dejó atrás para ajustarse a las costumbres y el ritmo de vida de una ciudad como Nueva York. Acompañar a la joven en esta aventura personal es uno de los mayores alicientes del film, que nos invita a mirar la vida con otros ojos y valorar mejor lo que damos por sentado. La relación que se establece entre Billi y su abuela nos deja instantes preciosos que estrechan sus lazos antes de decir adiós y nos animan a intentar conocer mejor a nuestra propia familia.

Cortesía de Vértigo Films

Wang cruza la comedia millennial urbana -que tan buenos resultados ha dado con series como Girls o Broad City y películas como Frances Ha- y el cine familiar de corte clásico, con un ojo puesto en la comedia europea y otro en el cine del maestro del costumbrismo japonés Yasujirō Ozu, del que bebe (inconscientemente o no) a la hora de explorar las relaciones familiares y culturales, y que sirve como referente para establecer el tono cálido y melancólico de la película. Con una gran naturalidad, hilarantes escenas de enredos, diálogos inteligentes y momentos a flor de piel, The Farewell divierte y emociona a partes iguales, convirtiéndose un crowd-pleaser que te arropa como el abrazo de un ser querido, a quien después de los créditos finales sentirás la necesidad de llamar por teléfono para decirle cuánto lo quieres y tratar de pasar el mayor tiempo posible juntos.

The Farewell se estrena en España el 8 de noviembre de la mano de Vértigo Films.

Más críticas:

Crítica: 'Doctor sueño' no supera a 'El resplandor' pero hace lo posible por estar a la altura

Crítica (sin spoilers) de 'Terminator: destino oscuro': un festín nostálgico que celebra a Sarah Connor

Crítica de 'Maléfica: Maestra del Mal': no deja volar a Angelina Jolie como debería (aunque tenga alas)

Crítica de 'Zombieland: mata y remata': una secuela que llega un poco tarde

Crítica de 'El Irlandés': Martin Scorsese nos trae la perfección hecha cine

Crítica de 'Géminis', lo nuevo de Will Smith: un intento de blockbuster sin el mínimo esfuerzo

Crítica de 'Día de lluvia en Nueva York': Woody Allen firma su película más romántica y divertida en años

Crítica de ‘Joker’: bienvenidos al show de Joaquin Phoenix

Crítica de ‘Rambo: last blood’: el veterano se hizo mayor y ha perdido la gracia