Crítica: Spider-Man: lejos de casa, una secuela impecable que mezcla legado, acción y la ternura del romance adolescente

PUNTUACIÓN: 90/100

A dos meses y medio del estreno de Vengadores: Endgame, la saga continúa de la mano del héroe arácnido con una secuela que consigue mantener el tono pero refrescando la historia hacia el nuevo camino de Spider-Man. Aterriza en salas el 5 de julio.

Después de ser testigos del inmenso final que nos trajo Marvel en Vengadores: Endgame, resulta increíble que Spider-Man: lejos de casa logre mantener el listón, cargando con la presión de la saga y la necesidad de reconducir la trama de su protagonista en solitario. Y el director Jon Watts lo consigue con creces.

Imagen promocional de Spider-Man: lejos de casa (Autor: JoJo Whilden; ©2019 CTMG, Inc. All rights reserved.)

Protagonizada de nuevo por Tom Holland, la película es una amalgama de propósitos. Es la secuela de Spider-Man: Homecoming (2017), la continuación de Vengadores: Endgame (2019) y el cierre de la Fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel. Todo eso en manos de un protagonista adolescente (en la historia, porque Holland ya cumplió los 23).

Aquí el crédito esencial es del director Jon Watts, que tuvo que estrujarse los sesos para trabajar una continuación digna de Vengadores: Endgame, siendo uno de los pocos de este mundo que conocía los eventos que tendrían lugar en esa entrega. Como ya lo sabe todo el mundo a estas alturas, el mentor de Peter Parker ha muerto por salvar a la galaxia de caer de nuevo en las garras (o guante) de Thanos. Tony Stark o Iron Man ya no existe en el universo de Marvel, al menos en cuerpo presente porque su influencia se mantiene latente. Sobre todo en esta historia.

Desde el comienzo vemos que Peter sigue sufriendo la pérdida de su amigo y guía, y lucha con la presión interna de sentirse responsable de seguir sus pasos y algún día ocupar su lugar. Pero es adolescente, se ha perdido 5 años después de ser uno de los millones que desaparecieron con el chasquido de Infinity War y tras vivir el ultimátum de la humanidad en carne propia, ahora solo quiere vivir. Al menos un poquito. Ha reconocido por fin lo que siente por MJ (Zendaya) y decide colgar el traje para irse de vacaciones por Europa con sus amigos.

Numan Acar, Tom Holland y Jacky Gyllenhaal en una imagen promocional de Spider-Man: lejos de casa (Autor: Jay Maidment; ©2019 CTMG, Inc. All rights reserved.)

Pero el caos, la nueva amenaza del planeta y Nick Furia lo persiguen. Todos los superhéroes están ocupados, y él es el único que puede ayudar. Termina aceptando a regañadientes cuando ve la magnitud de la amenaza, y descubre que cuenta con la ayuda de Mysterio (Jake Gyllenhaal), un héroe carismático de otra dimensión. Y hasta aquí les cuento la base de la trama, porque lo demás ya son spoilers.

En resumen, Spider-Man: lejos de casa es una secuela digna del personaje y de la saga a la que pertenece.

Con una acción impecable y una trama que ata todos los cabos necesarios para dejarnos con ganas de más, estamos ante una película que carga con maestría el peso de ser la continuación de la gran culminación de los Vengadores, mezclando la acción habitual del género pero añadiendo toques de drama romántico adolescente.

A pesar de tratarse de otra aventura de superhéroes, nos encontramos ante una apuesta que profundiza en el avance humano del personaje y de aquellos que le rodean; y aporta el inevitable protagonismo de MJ que por fin se cobra su lugar dentro de la historia de Spider-Man. Y consigue salir airosa aportando frescura a un personaje ya conocido y una saga que no parece agotar sus cartuchos de creatividad.

Para seguir leyendo:

Crítica: Yesterday, la película con música de Los Beatles que peca de pura simpleza

Es hora de decir adiós: Toy Story 4 cierra una saga perfecta

X-Men: Fénix Oscura es un final que sabe a poco

Rocketman, la redención brillante de Elton John

'Vengadores: Endgame' es la mejor película de todo el Universo de Marvel (y no soy fan de la saga)