Crítica: Shazam!, el superhéroe de DC que despierta nuestro niño interior

En Big convertirse en adulto significaba ser un superhéroe con trabajo, dinero, viviendo solo y con todos los juguetes a tu alcance. Pero ahora, más de 30 años después y en pleno auge del cine de superhéroes, la magia está en tener superpoderes de en serio. Ser adulto por si solo ya no mola.

Foto: Steve Wilkie/ & (c) DC Comics; Copyright: © 2018 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC..

De eso se trata la nueva apuesta independiente del Universo extendido de DC. Shazam! llega para seguir cerrando esa etapa de películas interconectadas y presentar un personaje que se vale por si solo y con más poderes que el propio Superman.

La película es la séptima del Universo Extendido de DC y está basada en las viñetas del personaje creado en 1939 que, por entonces, nacía como el Capitán Marvel. Fue tras una disputa con Marvel que le cambiaron de nombre, a pesar de ser más popular que Superman en los años 40.

Shazam es un superhéroe con todo tipo de habilidades, prácticamente invencible que, en realidad, es un niño. El héroe detrás del superhéroe es un jovencito llamado Billy Batson que gracias a tener un corazón puro recibe poderes ancestrales de un hechicero. Su magia está en que puede transformarse en superhéroe con capa al decir la palabra “¡shazam!”

Foto: Steve Wilkie/ & © DC Comics; Copyright: © 2019 WARNER BROS. ENTERTAINMENT INC.

Zachary Levi es el encargado de dar vida a la versión héroe del personaje, con tantos músculos como Superman, un traje rojo y capa blanca, pero con la mentalidad de un adolescente. Es por eso que Shazam! es una película muy diferente al resto de apuestas de la casa pero que continúa el camino de aventuras abierto por Aquaman. La cinta se aleja por completo de la depresión y oscuridad de Batman, la responsabilidad extrema de Superman e, incluso, la acción guerrera de Wonder Woman. Pero tiene ese toque aventurero ochentero e infantil de Aquaman. Una apuesta que, quizás, está ayudando a diferenciar aún más a DC de su competencia.

Shazam es un niño al que nadie le enseña a ser superhéroe pero debe enfrentarse a un supervillano (Mark Strong) capaz de destruir toda la ciudad de Filadelfia. Batson está bajo el cuidado del gobierno tras haberse extraviado siendo muy pequeño. Vive buscando a su madre perdida pero tras escapar de varias casas de acogida, termina en un hogar en donde un grupo de niños viven como hermanos. Allí encuentra a una familia y a un niño fanático de los superhéroes (de DC, obviamente) que se convierte en el sidekick perfecto.


Es así que nos topamos con una película colorida, que tira más hacia el género de aventuras que al de superhéroes, dando rienda suelta a la comedia. Es cierto que las comparaciones son odiosas, pero es imposible no recodar Big con esta historia de niño convertido en adulto. La película lo sabe e incluso tiene un homenaje reconocible al clásico de 1988.

En resumen, Shazam! es un soplo de aire fresco para el género de superhéroes. Una película entretenida, aventurera y muy palomitera, que hará las delicias de los niños de la casa. Pero su trama es concisa y básica, y a no ser que el personaje crezca unos añitos será difícil verlo acompañando al resto de superhéroes más serios de la casa. Para añadir un toque de humor ya tienen a Flash. Si consigue mantenerse a flote para dar pie a una secuela será toda una hazaña.

Puntuación: 6/10


Para seguir leyendo:
Los superhéroes de DC ya no compartirán universo
Por este motivo Ben Afflefk ya no será Batman
NUESTRA CRÍTICA: ‘Aquaman’, una marea de puro entretenimiento de la vieja escuela