Crítica: 'La Favorita', la joyita más ingeniosa, original y divertida para ver en cines

El director de Canino y Langosta vuelve a recurrir a su talento para la originalidad en La Favorita, uno de los dramas de época más oscuros, bizarros e hilarantes que jamás hemos visto en cartelera.

(©Fox Searchlight)

Yorgos Lanthimos nos cuenta la historia de una de las monarcas más olvidadas de la historia británica, la Reina Ana de Gran Bretaña, la última soberana de la casa de los Estuardo interpretada de manera sublime por Olivia Colman. La cinta explora la vaguería y holgazanería, así como la soledad y desconfianza, que rodea a quien tiene poder, mientras el resto influye y gobierna manejando a su antojo a una reina débil, enferma y solitaria.

Pero La Favorita no es un biopic, sino que es un análisis del poder y la manipulación femenina, investigando la relación de la Reina con dos de las mujeres más poderosas de la época. Una de ellas era su confidente y amante, Sarah Churchill (Rachel Weisz) y su prima y más tarde rival política, Abigail Hill (Emma Stone).

(©Fox Searchlight)

A través de un guion no escrito por él (la primera vez que lo hace desde 2005), el director griego demuestra una vez más la importancia del casting perfecto, formando un trío de actrices que brilla en la gran pantalla con personajes hechos a su medida. Cada una defiende su papel con uñas y dientes, creando una rivalidad femenina vista a través de los ojos de tres mujeres diferentes.

Tras La batalla de lo sexos y Maniac, Emma Stone continua su racha de valentía por los proyectos diferentes con un personaje desnudo y crudo, de los que no habíamos visto en su filmografía hasta ahora. Y lo borda. Al igual que Olivia Colman, que se ha posicionado como la gran favorita de los críticos al Oscar, dándole a esta reina tantas capas que salimos del cine sintiendo tanta pena como intriga y rechazo por ella.


La Favorita tiene algunos de los momentos más cómicos de la cartelera reciente, explotando al máximo la humillación de una reina solitaria, deprimida e infantil; y la rivalidad constante de dos mujeres astutas y ambiciosas dispuestas a todo con tal de ser la predilecta de una reina que pueden manejar a su antojo. Aunque eso requiera complacerla con juegos absurdos, conversaciones triviales y, por qué no, sexo también. El arma de manipulación por excelencia de las dos.

Cabe destacar que La Favorita podría definirse como la película más “placentera” para el público general entre la filmografía de Yorgos Lanthimos. El director no se aleja de su estilo, pero sí experimenta con un tono más cercano para esa audiencia que no pudo cautivar hasta ahora. Que no quiere decir que aquellos que disfrutaron de sus propuestas anteriores no encuentren otra joyita en La Favorita. Todo lo contrario. Lanthimos se expande pero no cambia. Sigue desafiando al espectador y con algo aun mejor.

VEREDICTO: Las intrigas palaciegas nunca fueron más intensas y divertidas que en esta película. Un ejemplo de la capacidad de atracción que tiene el poder femenino cuando lidera la gran pantalla. La Favorita bien podría definirse como una de las mejores películas del último año.

Puntuación: 9/10

Otras críticas de estrenos recientes:
‘Glass’ es la conclusión de una trilogía que no hacía falta
‘El regreso de Mary Poppins’ es la digna secuela “casi” perfecta
‘El vicio del poder’, la biografía política más inteligente del año
‘Aquaman’, una marea de puro entretenimiento de la vieja escuela
‘A ciegas’ o el apocalipsis sin rumbo de Sandra Bullock
‘Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald’ es un complejo y oscuro capítulo intermedio destinado a los fans