Crítica: 'Glass' es la conclusión de una trilogía que no hacía falta

Valeria Martínez

Cuando M. Night Shyamalan estrenó El Protegido en el año 2000, nadie imaginaba que el director estaba creando una de las trilogías más pacientes y longevas del cine. Diecisiete años más tarde llegó Múltiple (Split), un thriller psicológico sobre un joven con 23 personalidades diferentes que, al final, revelaba que la trama estaba relacionada con el thriller anterior al contar con una escena post-créditos que mostraba a Bruce Willis en su papel de David Dunn.

Aquella sorpresa causó conmoción entre los fans que ahora pueden ver el crossover definitivo con la nueva película del director, Glass (Cristal).

(Autor: Jessica Kourkounis – Copyright: ©Universal Pictures)
(Autor: Jessica Kourkounis – Copyright: ©Universal Pictures)

Aquellas dos producciones son de las pocas películas de este cineasta que han sido aplaudidas por los críticos -junto a El sexto sentido y Señales- que lleva más de dos décadas manteniendo una relación de amor y odio con los especialistas y el público. Es más, Múltiple y su película anterior, The Visit, fueron las primeras producciones que obtuvieron el benéplacito de la crítica desde Señales en 2002. Entre medias hubo seis largometrajes fracasados que terminaron por desterrarlo de Hollywood. Tal fue el fracaso que hipotecó su propia casa para rodar Glass.

Tras jugar con el género fantástico con The last airbender y After earth –y fracasar peor que antes en el intento- Shyamalan regresa al cine que lo vio nacer pero añadiendo elementos de comic book a la ecuación. Y la fórmula no da el resultado esperado.

(Autor: Jessica Kourkounis – Copyright: ©Universal Pictures)
(Autor: Jessica Kourkounis – Copyright: ©Universal Pictures)

El director mantiene ese estilo oscuro y bizarro que le abrió las puertas de Hollywood, pero lamentablemente decepciona al no conseguir captar aquello que hizo que El protegido y Múltiple nos cautivaran: la sorpresa y su maestría para el thriller.


Aquella filosofía de vida, fe y familia que tan bien ajustó en El sexto sentido o Señales, e incluso el drama de supervivencia con héroes y villanos víctimas de abuso infantil en Múltiple, aquí se pierde por culpa de personajes que no consiguen cuajar al unísono y una trama que pretende pero no puede. Y muy a pesar de las transformaciones magistrales de James McAvoy y la presencia casi silenciosa pero infalible de Samuel L. Jackson.

VEREDICTO: El resultado es una secuela con sombras de grandeza pero que se conforma en disfrazarse de película de superhéroes con referencias al mundo del comic que hacen que pierda el sentido. Si bien todos los apasionados del género y los que todavía seguimos teniéndole fe a Shyamalan queríamos ver la reunión de este trío por fin, el resultado no les hace justicia. En resumen, Glass es la conclusión de una trilogía que no hacía falta. Mejor quedarse con el final de El protegido y Múltiple por separado.

Puntuación: 5/10


Otras críticas de estrenos recientes:
‘El regreso de Mary Poppins’ es la digna secuela “casi” perfecta
‘El vicio del poder’, la biografía política más inteligente del año
‘Aquaman’, una marea de puro entretenimiento de la vieja escuela
‘A ciegas’ o el apocalipsis sin rumbo de Sandra Bullock
‘Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald’ es un complejo y oscuro capítulo intermedio destinado a los fans