Crítica: el remake de El Rey León es un espectáculo visual sin corona

PUNTUACIÓN: 65/100

Disney continua expandiendo su universo de remakes con uno de los mayores clásicos del cine de los 90. El Rey León regresa para hacer rugir a la cartelera con su historia de superación y destino a través de una película realizada enteramente en realidad virtual que aporta nueva tecnología. Pero nada más.

©2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.

La nueva generación que jamás haya visto la cinta animada o aquellos que no vivieron la influencia de la película original, probablemente vivan por primera vez la misma experiencia cinematográfica que la gran mayoría vivimos a partir de 1994. Y de ellos podemos sentir envidia. Porque el resto no podemos sentir lo mismo. Quizás, aquellos que adoran la producción original puedan encontrar otra excusa para revivir la magia de la nostalgia de nuevo en cines. Sin embargo, estamos ante una película que se repite y en el intento, pierde en el camino.

[Un biólogo señala el error de El Rey León: las hembras deberían haber sido las protagonistas]

Realizada con la misma técnica de foto realismo que el director Jon Favreau utilizó en su reboot de El libro de la selva (2016), expandiendo aún más en la tecnología de realidad virtual, este remake es una maravilla visual y un avance definitivo en una técnica que está ganando su lugar en la industria del cine a pasos agigantados. Técnica y visualmente estamos ante una experiencia cinematográfica de proporciones épicas. Pero a nivel narrativo no tiene el mismo corazón y fuerza que la cinta original.

©2019 Disney Enterprises, Inc. All Rights Reserved.

La magia que Simba, Timón y Pumba transmitían en la versión animada se pierde al ver animales “reales” cantando Hakuna Matata o a hienas villanas. Es entre el contraste de una historia originalmente inspirada en Shakespeare -Hamlet para ser exactos- y animales de apariencia real que la película confunde.

[Que no te de vergüenza llorar con ‘El Rey León’: sufrir con películas de animales es más normal de lo que crees]

Y explico. Esta versión de El Rey León confunde al mostrarnos animales reales viviendo momentos de película familiar, otros infantil y por otros adulta, mientras que la cinta original era más clara en su cometido. Esto se debe precisamente a la transformación realista de unos personajes añorados que funcionaban de forma animada de una manera más directa.

Dicho esto, Jon Favreau sí consigue captar la esencia de la historia e incluso nos trae a un Scar mucho más dolido, “shakesperiano” e interesante en la voz de Chiwetel Ejiofor, que probablemente haga las delicias de los fans más leales al clásico animado que revivirán una vez más el gran poder que tiene la nostalgia en el mundo del cine.

Los momentos más emotivos de la historia vuelven a provocar los mismos sentimientos -como la ternura de un Simba cachorro, la traición de Scar o la muerte de Mufasa-; sin embargo, si bien la película cuenta la misma historia, no consigue capturar la misma creación mágica que fue la cinta original en su totalidad. El espectáculo visual es impactante, pero el dramático no tanto.

El Rey León se estrena el 18 de julio.

También te puede interesar:

Crítica de 'Annabelle vuelve a casa': la muñeca poseída todavía tiene cuerda para rato

Crítica: Spider-Man: lejos de casa, una secuela impecable que mezcla legado, acción y la ternura del romance adolescente

Crítica: Yesterday, la película con música de Los Beatles que peca de pura simpleza

Es hora de decir adiós: Toy Story 4 cierra una saga perfecta

Crítica: X-Men: Fénix Oscura es un final que sabe a poco