Cristina Porta confiesa la obsesión física que le atormentaba: "Los insultos de haters han sido hacia mi físico"

·2 min de lectura
Photo credit: Mediaset
Photo credit: Mediaset

Dicen que, quien más o quien menos, todo el mundo lleva algún retoquito estético que le hace verse mejor, ya sea un simple corte de pelo nuevo o una cirugía, pero en la tele ese ratio sube como la espuma, y la última que lo ha confesado ha sido Cristina Porta. La periodista ha revelado en su canal de mtmad que lleva encima unos cuantos retoques, y que aunque se haría más, los llevaría a cabo con cuidado, ya que hubo un tiempo algo oscuro en el que pretendía verse perfecta y se le empezó a ir la olla: "Me metí en un bucle para ser más guapa", ha confesado.

También ha contado cómo la dieta que estuvo siguiendo no le ayudó demasiado, porque por el día trataba de comer muy sano, pero el hambre le jugaba malas pasadas a ciertas horas: "Me daba atracones nocturnos", ha llegado a contar, algo nada saludable y que rozaba el TCA, ya que luego se sentía súper culpable e intentaba sobrecompensar: "Pesaba todo: la carne, el arroz... lo llevaba todo tan, tan medido que llegaba la noche y mi cuerpo decía 'pan, chocolate'... era una obsesión". "Ahora ya no me siento culpable por salir una noche y tomarme un cubata, como me pasaba antes", ha añadido.

En eso tampoco se ha andado con paños calientes y ha señalado a quienes tienen parte de la culpa: los haters, que creen tener el derecho para ir a criticarle por salir en televisión (y cuyos insultos siempre han sido hacia su físico), y aunque ella trate de pasar de esos comentarios, al final acaban pasando factura: "Yo lo pienso: gente que trabaje en la tele que sea más joven y que te estén todo el rato diciendo cosas malas... es 'heavy', porque al final te obsesionas".

Aún así, Cristina ha conseguido sobrepasar todo eso y reconoce que está en un punto en su vida en el que se ve estupenda y que, aunque se haría algunos retoques más, cree que tampoco son excesivamente necesarios: la joven ha confesado que el acné le creó una gran inseguridad y ahora se le han quedado muchas marcas en la cara, y eso ha sido algo que le ha traído por la calle de la amargura, pero está aprendiendo a vivir con ello: "Si tú te ves bien, ¿de qué te vale lo que diga la gente?".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente