Cristina Pedroche nos devela sus supersticiones más ocultas ¡y no tienen nada que ver con el gym!

·2 min de lectura
Photo credit: @elhormiguero/Instagram
Photo credit: @elhormiguero/Instagram

Hablar de los abdominales de Cristina Pedroche no es ninguna novedad, lo sabemos, pero es que, en serio, ¡miradlos! Ni se aprecia la más mínima grasa en ese increíble core tonificado. ¿La prueba? Por favor, tan solo tenéis que ver la impresionante entrada que hizo ayer en el plató de El Hormiguero.

La presentadora y colaboradora de televisión que acudió como invitada al programa presentado por Pablo Motos para anunciar la nueva temporada de Love Island compartía, al ritmo de la música, esta innovadora entrada donde, con cierta esencia de Nochevieja despojándose del albornoz, al ritmo de la música para mostrar su total look de dos piezas donde, por supuesto, sus ‘abs’ completamente al descubierto brillaban más que nunca mientras perreaba con Pablo Motos. Miradlos, miradlos (Advertencia: son seriamente hipnóticos).

Sin embargo, aunque creíamos que era algo totalmente imposible, Cristina logró durante la entrevista desviar la atención de su trabajada silueta (destacar que hace dos años, entrenó como nunca para un número de Women’s Health), su buena dieta y su completísima rutina en el gym a temas más místicos entre los que destacó (más incluso que su consejo de hacer el amor si quieres superar un buen constipado (o congestión) porque te mantiene "despejada y limpia") los que ella misma apodo como: la teoría de las energías. O superstición, como nosotras lo llamaríamos.

Y es que cuando Pablo Motos la preguntaba sobre manías, Cristina confesaba que, aunque suele decir que ella es muy poco maniática, la verdad no es esa. "Siempre digo que no tengo supersticiones y es mentira, no me doy cuenta hasta que lo hago". De esta manera, confesaba que había preferido no estrenar un collar en su visita al Hormiguero por si le traía mala suerte o, incluso, que si te falta un boli... pedirselo a Cristina es una buena opción porque siempre tiene de más, eso sí... si te lo regala, a lo mejor, no es una buena señal.

Entre risas declaraba que si un compañero de clase solía sacar menos nota que ella y le había dejado un bolígrafo, Cristina prefería regalarlo; no fuera a ser que la "tontuna" se quedase adherida al boligrafo.

Pero, chicas, realmente, ¿quién no es un poco maniática? Venga, no seáis tímidas levantar la mano sin miedo, quién no ha hecho un exámen con un boli concreto en alguna ocasión o quién no tiene que dejar colocados los objetos de la casa en un determinada posición. No nos mintáis, seguro que la mayoría tenéis la mano levantada (nosotras también).

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente