Cricket, el deporte que se pensó nunca llegaría a los territorios del futbol soccer

(AP Photo/Natacha Pisarenko)

Con una audiencia que superó las 1,000 millones de personas, la semifinal de la Copa del Mundo de cricket de 2011 disputada en Mohalia, India, entre el país anfitrión y Pakistán, es considerado uno de los cinco eventos deportivos más vistos por televisión en la historia.

Influyó, cómo no, el hecho de que entre ambas naciones acumularan cerca de 1,500 millones de habitantes, para quienes este es el deporte nacional por excelencia, como lo es también en otros territorios con poblaciones abundantes como Bangladesh (165 millones), un asiduo participante en los mundiales.

La Copa del Mundo 2019, que concluyó el domingo 14 de julio con victoria del local, Inglaterra, frente a Nueva Zelanda, no marcó tales niveles de audiencia frente a los televisores pero sí registró marcas históricas en los canales digitales.

De hecho, en Hotstar, la plataforma de contenidos premium en streaming de India, la semifinal entre este país y Nueva Zelanda marcó un pico de 25.3 millones de vistas, el más alto en su historia.

Aún con estas cifras, el cricket sigue siendo un deporte con poco desarrollo en Latinoamérica, aunque en años recientes se han presentado avances en algunos países que permiten soñar con que a largo plazo, más personas lo practiquen, se masifique su competencia y el nivel se incremente.

Se viene el Suramericano en Perú

Lima será la sede, del 3 al 6 de octubre de este año, del South American Cricket Championship. Participarán, además del local, países como Argentina, México, Colombia, Chile y Brasil. En 2018 la sede fue Colombia, y el campeón México.

En Perú, el deporte ha experimentado una evolución en la última década, pese a que se juega hace más de cien años.

Cuenta Samanta Hickman, una australiana asentada en el Perú, quien es responsable del desarrollo del cricket en el país andino, que su labor se ha centrado en el trabajo con niños y jóvenes de 5 a 24 años, para fomentar el deporte, dando clases gratuitas en colegios públicos y privados de Lima para crear un programa sostenible para que crezca la práctica.

Hoy en Perú se juega una liga local cuya temporada va de enero a mayo, con una categoría abierta en la que compiten adultos pero con lugar para jóvenes que aspiran a representar al país en eventos internacionales.

Samantha está coordinando la organización del Suramericano que se hará en octubre. El evento no solo reunirá a selecciones del cono sur del continente sino también de Centroamérica. Perú será representado por Las Llamas -masculino- y Vicuñas -femenino-.

La presencia en la región de comunidades de países como India, Australia, Pakistán, entre otros, hace que a las prácticas del cricket asistan personas de esas nacionalidades. Así ocurre en Perú: “Hay una comunidad de la India que juegan, pero no están muy involucrados en el desarrollo. En la liga tenemos muchos ingleses, australianos, sudafricanos, pero lo que estamos haciendo es intentando crear un programa sostenible, entonces una parte de mi trabajo es entrenar profesores peruanos. Utilizamos a los extranjeros a que sean mentores para que compartan su pasión”, comenta Samantah.

México saca ventaja

Uno de los países en Latinoamérica con más desarrollo es México. Craig White, secretario de la Asociación Mexicana de Cricket, le contó a Yahoo Deportes que cuentan, en masculino, con una liga nacional en la que participan equipos de Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, ciudades que a su vez tienen torneos locales. A ellas se sumará en 2020 Querétaro, que contará con su propia escuadra en el evento nacional.

En femenino, White informó que hay un equipo en Ciudad de México y otros en desarrollo en Guadalajara, Querétaro y Colima.

Entre tanto, en juveniles hay conjuntos en Ciudad de Mexico y Tequisquiapan, ”y estamos desarrollando otro equipo juvenil en Guadalajara”.

Por lo pronto, el secretario comentó que aún no hay una asociación como tal que esté registrada ante los organismos nacionales de deporte, pero están comenzando ese proceso para ser reconocidos de forma oficial en el Comité Olímpico mexicano, y poder recibir recursos públicos para su desarrollo.

“Yo diría que tenemos alrededor 250 jugadores en México. La mayoría de los hombres son de países con tradición de cricket, pero poco a poco más mexicanos están mostrando interés en jugar. Nuestro equipo femenil y equipo juvenil es casi 100% mexicano”, dijo White.

Agregó el secretario que además de México, en Centroamérica el cricket se juega en Belice, Panamá y Costa Rica, países que cada dos años se reúnen para jugar el torneo regional -también se juega en El Salvador pero de forma muy incipiente aún-. En abril de 2019, México fue el anfitrión de la séptima edición del campeonato, y ganó Belice.

“Hay tanta historia de cricket en México. Estoy en proceso de escribir un libro sobre nuestra historia. El primer partido se jugó por lo menos en 1827”, señaló White.

Argentina lleva la delantera

Si en México hay desarrollo, Argentina es quizá el territorio en el que el cricket está más formalizado en la región. Esteban MacDermott, CEO de la Asociación de Cricket Argentino, explicó que ya cuentan con una liga nacional con primera y segunda división, cada una con siete equipos, más actividades en categorías juveniles e infantiles.

Además, tienen los seleccionados nacionales de mayores y de menores de 17 y 13 años en ambas ramas.

“Tenemos cerca de 500 jugadores adultos y unos 3.000 niños y jóvenes”, contó MacDermott. De ellos, el 90% son argentinos, y entre los extranjeros la comunidad de la India es muy acusiosa, al punto que uno de los equipos en la Liga es conformada solo por jugadores de esa nacionalidad.

En la actualidad el cricket en Argentina se juega en campos compartidos con el rugby, aunque cada club tiene sus propias canchas -hay nueve en total en el país-, pero en la temporada, que va de noviembre a marzo, estas son exclusivas para su práctica.

La Asociación Argentina está afiliada a la ICC (International Cricket Council), por lo cual disponen de los recursos que distribuye esa entidad para el desarrollo del deporte en el mundo. “La mayor parte la invertimos en el pago a entrenadores, el equipamiento y para subvencionar las giras de los seleccionados”, comentó el CEO de la federación.

El objetivo que tienen en este país es que dentro de una década puedan tener una primera división con diez clubes, la misma cantidad en la segunda categoría, y también torneos competitivos para menores de 19, 17, 15 y 13 años, todo en hombres; y en mujeres, para adultas, y menores de 19 y 15 años.

Para ello, el plan es ampliar el espectro y, además de llegar a colegios y clubes privados, como lo hacen en la actualidad, el cricket integre el currículo de los profesorados de educación física, para tener más entrenadores calificados y expandir la disciplina.