Qué es la crematomanía o adicción al dinero y la riqueza

adicción a la riqueza
Crematomanía o adicción al dinero y la riquezaGetty Images

“A pesar de no estar recogida ya en el manual DSM de psicología, se conoce la crematomanía como la adicción al dinero, en realidad, a la acumulación de bienes de cualquier índole”, dice Evelyn Pérez, psicóloga de Mundopsicologos.com. Según esta experta, este trastorno es difícil de diagnosticar y también de tratar, ya que los síntomas pueden llegar a pasar desapercibidos al inicio. “O puede que se intente ocultar tras una carrera exitosa... hasta llegar a extremos donde se transgrede cualquier límite ético, legal o moral”, afirma la psicóloga.

Como dice Evelyn Pérez, “lo que parece subyacer a la hora de que esta patología sé dé y tome fuerza, es una carencia interna, profunda que se intenta llenar, en este caso, con dinero, bienes y riqueza de cualquier índole, pero que con toda probabilidad tiene su origen, en el inicio mismo de la vida personal”.

¿Cuáles son los síntomas de la crematomanía?

“Como decía, al inicio, puede resultar difícil diagnosticar hasta que no se alcanza un nivel agudo en el trastorno”, explica la psicóloga. “Por lo que es interesante que si sospechamos que algún amigo o familiar está padeciendo este problema, deberemos prestar atención a señales sutiles como las siguientes”, añade.

  • No disfrutan los logros, porque siempre están pensando en conseguir más.

  • Piensan en el dinero la mayor parte del tiempo.

  • Asocian el dinero con la felicidad plena.

  • Aprueban o desaprueban a las personas, en función de su economía.

  • Viven con la necesidad de “ser alguien” en la vida y tener reconocimiento social.

  • Sienten insatisfacción constante con la vida.

  • Se quejan de la falta de dinero, aunque objetivamente no sea una realidad.

  • Sienten resentimiento y envidia hacia las personas que tienen más.

  • Piden dinero para poder cubrir todos sus gastos.

  • No realizan actividades que no les vayan a generar ningún beneficio.

  • Llegan a transgresiones familiares, sociales, judiciales, morales y éticas de forma recurrente, sin poder controlar por sí solos su conducta y la consecuencias de ella.

¿Cuál es la diferencia entre ser tacaño y padecer crematomanía?

Como explica Evelyn Pérez, la principal diferencia para distinguir ambos términos está basada en que “el tacaño se centra en no gastar dinero, en no dejar de tener, y no quiere gastar ni siquiera en sí mismo, mientras que la crematomanía se centra en conseguirlo, en acumular más y más, cueste lo que cueste y, de tener que gastar, sería en sí mismo, para su placer”.

Según la psicóloga de Mundiposicologos.com “la tacañería podría verse como un nivel de ‘andar por casa’, que raramente llegaría a considerarse un trastorno, mientras que cuando existe crematomanía se desarrollan conductas que nos estarían alejando de un estado mental equilibrado”. Como apunta la experta, es posible ser tacaño sin ser cramatomaniaco, y tener crematomanía y no ser tacaño.

¿Hay personas más propensas a sufrir crematomanía?

Como principales factores de riesgo para sufrir este trastorno la psicóloga señala vivir en una sociedad capitalista, donde el culto al triunfo y al éxito vienen determinados por la cantidad de riqueza que se posee. “Y la exposición cada vez desde más temprana edad a un bombardeo en toda regla: como vemos tanto en las calles como en las redes, el número de casas de apuestas no deja de crecer, con la promesa de ganar dinero fácil”, dice Pérez, que señala también que “desde hace un tiempo tampoco podemos negar la fuerte llamada a la riqueza por la vía rápida de lo que se conoce como invertir en criptomonedas”.

Es verdad que a todos nos salen en las pantallas anuncios del tipo ‘¿Quieres ganar hoy 1.000 € y mañana otros 1.000 €...?’ o la posibilidad de monetizar las redes sociales, siendo influencer desde muy temprana edad. “Desde luego, lo que parece subyacer para que esta patología sé dé y tome fuerza es una carencia interna, profunda, que se intenta llenar, en este caso con dinero, bienes y riqueza de cualquier índole, pero que con toda probabilidad tiene su origen, en el inicio mismo de la vida personal”, recalca la psicóloga.

Y es que, como explica Evelyn Péraz, “si en esa primera etapa vital somos privados de lo que realmente necesitamos, es decir, contacto con nuestra madre, mirada, sensación de seguridad, presencia... si carecemos de estos bienes, realmente necesarios... creceremos y viviremos con una sensación de vacío interno, de carencia, que trataremos de llenar de la forma que sea: comida, sexo, drogas, compras... o, en este caso, la necesidad de acumular dinero”.

Consejos y recomendaciones para superar la crematomanía

Estos son los consejos que nos da la experta de Mundopsiclogos.com para superar esta patología:

  1. “En primer lugar debe darse siempre la prevención, que como sociedad entendamos la importancia de respetar las necesidades vitales de la infancia para que en el futuro sean adultos más equilibrados.

  2. En segundo lugar, darnos cuenta de qué valores estamos fomentando como sociedad, si el éxito se mide por las riquezas acumuladas y que éstas dotan de prestigio social, comodidades, poder...

  3. Para terminar, tener redes de apoyo en las que podamos confiar para compartir nuestro sentir o preocupación, una vez que empezamos a instalarnos en la obsesión.

  4. Y por último, si el problema ha alcanzado “altas cotas”, sin duda acudir a un profesional de confianza y con experiencia de éxito en casos similares.