¿Qué diferencia hay entre una crema de día y de noche?

·3 min de lectura

A todas nos encanta lucir una piel joven, sin rastro de imperfecciones y tersa como la seda, ¿verdad? Es por ello que llevamos a rajatabla todos los pasos de nuestra rutina de skincare y tenemos nuestro neceser repleto de productos para retrasar lo máximo posible los efectos del paso del tiempo. De todos esos cosméticos, la crema hidratante (según tu tipo de piel, utilizarás una u otra) se alza como la aliada indispensable para lucir siempre radiantes, y es que la hidratación es fundamental para que nuestra piel se muestre flexible y resistente ante los agentes externos. Eso sí, por mucha teoría que conozcamos, lo cierto es que todavía existen dudas sobre qué tipo de crema hidrante, si la de día o la de noche, es mejor. Tranquila, si este es tu caso, aquí te ofrecemos la guía definitiva para que salgas de dudas. Coge boli, papel y anota.

La crema de día cumple con la función de hidratación

Durante el día nuestra piel está expuesta a multitud de agentes externos. La contaminación, los rayos UV, el maquillaje o el estrés pueden pasar factura (y de forma muy grave) a nuestro cutis, dando lugar a la aparición de imperfecciones, como poros abiertos o acné (si esto te pasa, opta por productos para eliminar granos buenos y efectivos que te ayuden a deshacerte de ellos), y a una piel mucho más seca. Es por eso que la crema hidratante de día juega aquí un rol esencial, ya que consigue aportar los nutrientes y el agua que la piel necesita, al mismo tiempo que la protege de los radicales externos. Además, al ser más ligera y menos grasa que la crema de noche, es ideal para aplicarla justo antes de maquillarte.

¿Un consejo? Apuesta siempre por una crema de día que contenga un SFP de, al menos, 30 para evitar los efectos negativos del sol y ahorrarte pasos en tu rutina. Aunque siempre puedes optar por aplicarlas por separado. Existen cremas solares antiarrugas y antiedad que completarán los beneficios de la hidratante.

La crema de noche, repara la piel mientras duermes

Al contrario de lo que pueda parecer, la crema de noche es tan importante como la crema de día. Seguro que has escuchado más de una vez que la piel se regenera por la noche. Pues bien, precisamente éste es el principal cometido de la crema nocturna: repara la piel de las agresiones que haya podido sufrir durante el día, al mismo tiempo que la nutre. Además, la crema de noche no solo eliminará la suciedad de la piel sino que ayudará a que los principios activos de la crema penetren mejor en ésta. Por supuesto, no debes olvidarte nunca de desmaquillarte antes de irte a la cama y de aplicarte tónicos faciales para obtener los mejores resultados posibles.

En esta categoría solemos encontrar cremas reafirmantes o cremas para quitar las manchas en la cara, por ejemplo, porque durante la noche, mientras nuestra piel se regeneral, surgen más efecto.

Puede bastar con una, aunque no es lo más recomendable

¿Qué ocurre si utilizo la crema de día durante la noche o viceversa? ¿Estará mi piel completamente hidratada si decido usar solo una de ellas? En contadas ocasiones, no tiene por qué pasar nada. Sin embargo, según los expertos, para mantener una piel completamente hidratada a largo plazo es esencial hacer uso de las dos. Ambas cremas realizan funciones distintas, por lo que si no se utilizan correctamente no le estaríamos aportando a nuestra piel todos los beneficios que ésta realmente necesita. Y, por lo tanto, tampoco estaremos combatiendo efectivamente los signos de la edad.

Ahora que ya conoces las principales diferencias entre estos dos esenciales de belleza, ya puedes cuidar de tu piel como se merece.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente