‘Creedme’, la historia de un violador que atacaba a mujeres mientras dormían

Devorarnos el fin de semana viendo series ya es una costumbre para muchos. Más aún si llueve y hace frío (o tenemos virus de vaguería, para qué engañarnos). ¿Quién no ha pasado un domingo entero viendo una miniserie completa pero prometiéndose “un capítulo más y basta”? Yo la primera. Y si podemos señalar a un culpable por nuestra nueva costumbre, sin dudas sería Netflix por lo fácil que nos lo pone con estrenos cada semana. Precisamente el viernes pasado lanzaron otra nueva obsesión: Creedme, su nueva joyita en el drama criminal biográfico, ese género que tan bien se le da al líder del streaming.

Kaitlyn Dever en Creedme (Beth Dubber/Netflix)

A pesar de sus ocho horas de duración (tiene ocho capítulos), Creedme es una serie que se ve rápido debido a su facilidad para engancharnos. Cada capítulo pasa volando, consiguiendo transmitir la intriga, el drama, la frustración y la injusticia que resume esta historia criminal sobre la investigación que lideran dos detectives mujeres -y de armas tomar- sobre un violador que ataca a las víctimas mientras duermen solas en sus casas.

La serie está basada en un artículo de ProPublica ganador del Pulitzer, titulado An unbelievable story of rape, y en un episodio radial de The American Life, traspasando a la pantalla los testimonios reales de las víctimas. Es una historia que desde su primer episodio nos atrapa con la frustración que siente la primera mujer atacada, Marie Adler de 18 años (interpretada por Kaitlyn Dever), cuando debe repetir los detalles de la violación a diferentes personas, todas aparentemente desinteresadas por su trauma.

Una frustración que crece cuando los dos hombres asignados al caso deciden culpar su complicado historial juvenil para acusarla de haberse inventado el ataque. Atrapada entre la vida nueva que está creando, el temor de perderlo todo, y presionada por los detectives, sentencia que todo era mentira. Pero no lo era, y el violador comienza a mejorar su ataque para despistar a la policía sumando más víctimas. Un momento que genera más de un nudo en el estómago.

Un crimen que puede resumirse como una de las grandes pesadillas de cualquier mujer, que incluso a mí me provocó pesadillas la primera noche tras ver su arranque.

Así llegamos a dos detectives mujeres -interpretadas por dos maravillosas Toni Collette y Merritt Wever- que a pesar de formar parte de distritos diferentes, unen su investigación al descubrir que están ante un mismo atacante. Mientras tanto, la serie salta unos años atrás para trazar el drama que vivió Marie, no solo sufriendo a solas las secuelas de la violación, pero lidiando al mismo tiempo con la acusación de la policía en su contra al llevarla a juicio por dar testimonio falso. Y así sentimos el segundo nudo que nos revuelve por dentro.

Merritt Wever y Toni Collette (Beth Dubber/Netflix)

Todos los personajes trasmiten las sensaciones que viven, sin exagerar y humanizando el drama para que las emociones, miedos, frustraciones y dolor hablen por sí solos a través de la pantalla.

Por eso, si ya te devoraste sus ocho episodios o piensas hacerlo tras leer esta opinión, te tengo una mala noticia. Y es que Creedme no tendrá segunda temporada. Si ya la viste completa sabrás por qué. Básicamente al estar basada en un caso real, la historia tiene un principio y un final. “Es una serie limitada y basada en una historia real, no tendremos segunda temporada” sentenció un representante de Netflix a Women’s Health.

A más de uno nos gustaría ver a Toni Collette y Merritt Wever de nuevo en acción formando esa dupla tan efectiva, pero lo cierto es que al estar basadas en dos policías reales que solo se unieron para este caso, el hacer una segunda temporada transformaría a la serie en ficción, perdiendo su esencia. Y si tomamos como ejemplo el caso de The Sinner (que no está basada en un caso real pero sí es un caso en particular), cuya segunda temporada no estuvo a la misma altura, a veces es mejor terminar en buena nota y no estirar el chicle.

Por eso te recomiendo que la veas despacio. Tomate tu tiempo. Disfruta cada episodio, introducción de personajes y avance en la historia. Porque ahí se termina.

La buena noticia es que si te gustó la serie, existen muchas otras propuestas del true crime dramatizado que puedes ver en diferentes servicios streaming. En Netflix puedes recurrir a Mindhunter, cuya segunda temporada estrenada hace muy poco mantiene el listón de la primera; así como la película de Ted Bundy con Zac Efron, Extremadamente cruel, malvado y perverso (aunque les recomiendo ver primero la docu-serie inicial). Y sin dudas no puedes perderte tampoco Así nos ven, la miniserie de cuatro episodios sobre el caso de un grupo de adolescentes afroamericanos acusados de un crimen que no cometieron. Y por supuesto tampoco puedes pasar por alto The Act en StarzPlay, sobre el caso real de una madre con síndrome de Münchhausen por poder que obligó a su hija a vivir en una silla de ruedas, convenciéndola de que estaba enferma. Una miniserie también de una sola temporada que cuenta con dos nominaciones a los Emmy para sus protagonistas, Joey King y Patricia Arquette.

Así que ya lo sabes, despacito que no hay prisa.

Otras recomendaciones del streaming:

Por qué The Boys (Amazon) es más grande que cualquier serie de Marvel en Netflix

Cuando una madre es capaz de un amor atroz: 'The Act' te pondrá los pelos de punta

Así nos ven: la miniserie de Netflix que remueve hasta las entrañas