Crean cuernos falsos de rinoceronte para luchar contra la caza furtiva

Crean cuernos falsos de rinoceronte para luchar contra la caza furtiva

Para salvar a las especies en peligro de extinción hay que buscar inspiración en cualquier parte. Incluso en el comercio de falsificaciones, si eso ayuda a proteger a un organismo altamente amenazado. Y es precisamente lo que se explica en un artículo reciente: cómo un falso cuerno de rinoceronte puede ayudar a acabar con la caza furtiva de este animal.

Pero antes de continuar hay que explicar un pequeño detalle: el cuerno del rinoceronte no es un cuerno en el sentido tradicional. En realidad es un conjunto de pelo densamente empaquetado con secreciones de glándulas de la nariz de los rinocerontes. Así que se puede “copiar” esta estructura empleando pelo de alguna especie cercana. Por ejemplo, pelo de caballo.

Vamos ya con el detalle del estudio. Uno de los motores de extinción del rinoceronte, de las razones por las que sus poblaciones están amenazadas, es por el comercio ilegal de su cuerno. El cuerno de rinoceronte es muy apreciado en la medicina tradicional china, donde se le conceden todo tipo de propiedades, entre otras como afrodisíaco – curiosamente, se mezcla el polvo de cuerno de rinoceronte con viagra para que tenga este efecto.

Como el cuerno de rinoceronte es tan escaso y tan apreciado, existe una red de caza furtiva y comercio ilegal de este producto. La caza furtiva tiene muchos riesgos, pero como el precio es tan elevado, a los delincuentes les merece la pena.

Una solución es bajar el precio del cuerno de rinoceronte. Pero esto no se puede hacer sin afectar a la especie… salvo que se pueda crear un cuerno artificial que “de el pego”, que resulte indistinguible – salvo por métodos realmente costosos – del producto “real”. Una falsificación de alta calidad.

Que es precisamente lo que han conseguido los investigadores, y lo que aparece reflejado en el artículo. Se puede, y de hecho ya se ha conseguido, crear un cuerno falso de rinoceronte.

Vale, ya se tiene la falsificación hecha. Y en teoría ayudará a bajar los precios del cuerno de rinoceronte porque, al haber más, cada cuerno bajará de precio – por la famosa “ley de la oferta y la demanda”. Pero, ¿no es peligroso contarlo? Contar que existen falsificaciones no parece la manera más inteligente de atajar el problema.

O tal vez sí. Porque al hacer saber que existe cuerno artificial, creado con pelo de caballo y proteínas de la seda, se pone en duda el valor del cuerno de rinoceronte que ya hay en el mercado. Si la única manera de saber si es cuerno real o una falsificación sin ningún valor, se siembra la duda sobre todo el comercio de este producto.

Que igual no es la estrategia más noble que se nos pueda ocurrir. Pero en ocasiones, para salvar una especie hay que emplear cualquier estrategia imaginable.

Más historias que te pueden interesar