Las creaciones de esta pastelería son demasiado bonitas incluso para comerlas

La gastronomía es capaz de activar todos nuestros sentidos, pero uno de los que adquiere mayor relevancia en este campo es la vista porque a través de ella recibimos la primera impresión. Nuestros ojos nos servirán para apreciar los colores o la composición de un plato y para decidir si nos resulta apetitoso o no. De hecho, hay quien dice que comemos por los ojos. Posteriormente, entraran en juego el resto de los sentidos: el olfato, el gusto o, incluso, el tacto.

Pero la vista también nos puede jugar una mala pasada y hacer que no queramos probar alguna cosa, no porque nos resulte desagradable sino, precisamente, por todo lo contrario, porque sea demasiado bonita para llevárnosla a la boca. Es lo que le ha pasado a muchas personas al observar las creaciones de una pastelería llamada Walton Cake Boutique.

En un vídeo compartido a través de su canal de Youtube muestra once de sus elaboraciones más espectaculares. Se trata de una serie de pasteles decorados con un gusto más propio de un interiorista o de un especialista de la floristería que de un repostero.

Son piezas únicas y personalizadas confeccionadas a partir de una base de bizcocho cubierta con una crema de diferentes colores que se decora con una manga pastelera u otros elementos utilizados en la repostería. La mayoría de las tartas adquieren un aspecto primaveral ya que están cubiertas de plantas y flores de azúcar.

Así, se pueden apreciar dulces con rosas amarillas o pasteles de dos pisos con lo que parecen ser grandes margaritas colgadas de los laterales. Las bandas coloridas de flores también son otros de los recursos más utilizados por Walton Cake Boutique. Pero no todo gira en torno a la floración sino que también hay diseños tematizados por el día de San Valentín, el día de la paz, la Navidad o Halloween, entre otros.

Esta puesta en escena ha llamado la atención de muchos usuarios en las redes sociales, que ponen en valor la creatividad de los diseños y que destacan el colorido y la belleza de los mismos. Unas características que han llevado a muchos a considerar un sacrilegio comerse cualquiera de estas tartas.