Crítica de 'La vida padre': padre e hijo entre fogones

·1 min de lectura
Photo credit: david herranz
Photo credit: david herranz

Tal vez el pulso mantenido por los dos actorazos de esta agridulce, mas nunca gris, comedia sea similar al que deben haber lidiado el veterano Joaquín Oristrell (afín a los lodos paternofiliales: 'Orquesta Club Virginia', 'Alegre ma non troppo' y, sobre todo, 'Éxtasis') y el director Joaquín Mazón, responsable de la más que digna 'Cuerpo de Élite' (2016). Ambientada entre unos fogones que remiten tanto a las novelas de Poppy Z. Brite, a 'Dieta mediterránea' (de nuevo, Oristrell) como a 'Ratatouille' (ese crítico gastronómico y su infancia perdida), resulta meritorio el equilibrio logrado entre las risas y el desencanto.

'La vida padre' es, pues, una obra con sus carencias (la sosa historia de amor, el poco juego de los secundarios), que destaca tanto por su elegante ejecución (ese prólogo) como por las aristas ásperas, casi antipáticas, para bien, que acaban dando forma a una historia tan funcional como coherente con el estilo, amargo e irónico, de quien, ya toca decirlo, ha sido y es uno de nuestros mejores guionistas.


Para huérfanos en busca del calor de la gran tragicomedia familiar y humana

FICHA TÉCNICA

Dirección: Joaquín Mazón Reparto: Karra Elejalde, Enric Auquer, Megan Montaner, Lander Otaola, Maribel Salas País: España Año: 2022 Fecha de estreno: 16–09-2022 Género: Comedia Guion: Joaquín Oristrell. Historia: Olatz Arroyo, Joaquín Mazón Duración: 92 min.

Sinopsis: Mikel, un joven y ambicioso chef, recibe la visita inesperada de su padre, desaparecido hace treinta años. En un momento crítico para el futuro de su restaurante, Mikel deberá hacerse cargo del alocado e imprevisible Juan, un verdadero huracán de vitalidad que pondrá a prueba todas sus ideas sobre la cocina y la vida.