Crítica de 'Mi vacío y yo', un ejercicio descarnado

·2 min de lectura
Photo credit: Filmin
Photo credit: Filmin

Pienso en la película de Silvestre (llana, casi amateur) como ejercicio descarnado, un compromiso rotundo con la superficialidad, es decir, con aquello que definitivamente es (en tránsito). Veo la historia de Raphaëlle cual mapa, con sus sendas y abismos, para una transición común: allí están la médica villana, las hermanas de lucha o los amantes condicionales, caracteres delineados, una sencillez quirúrgica. Así, 'Mi vacío y yo' daría relato a las contradicciones maravillosamente obtusas que reconocimos en 'Sedimentos', curvas por las que despeñarnos lejos de caminos demarcados.

Asimismo, ensayaría en las formas de la ficción íntima aquellos vértigos y complicidades que solo pueden vivirse en la piel propia y que se concretan en ‘lo trans’. Son el poder ambivalente de la mirada ajena, las etiquetas por bandera y formol, la distancia inasumible con lo políticamente correcto... Entonces, audaz, la película se reconocería como estuario virtualmente posible entre el yo y les otres, espejo para poner paz con las imágenes que proyectamos. O quizás esta crítica sea solo una larga lista
de deseos
.

Para alimentarnos de un idealismo sin edulcorantes

FICHA TÉCNICA

Dirección: Adrián Silvestre Reparto: Raphaëlle Pérez, Alberto Díaz, Carles Fernández Giua, Carmen Moreno País: España Año: 2022 Fecha de estreno: 09–09-2022 Género: Drama Guion: Carlos Marqués-Marcet, Raphaëlle Pérez, Adrián Silvestre Duración: 98 min.

Sinopsis: Raphi es una persona joven, andrógina y algo naíf. Escribe poemas y sueña con enamorarse de un príncipe azul. De su Francia natal se traslada a Barcelona, donde la realidad está muy lejos de ser como la proyecta. Tras ser diagnosticada de disforia de género, comenzará un arduo viaje para asumir su verdadera identidad. Médicos, compañeras, artistas y hombres que va conociendo le darán sus propios consejos, pero solo el tiempo y la experiencia ayudarán a Raphi a encontrar su lugar en el mundo.