Crítica de 'Tiempo para mí' (Netflix): Hart y Wahlberg tienen una sincronización cómica perfecta

·3 min de lectura
Photo credit: SAEED ADYANI/NETFLIX © 2022
Photo credit: SAEED ADYANI/NETFLIX © 2022

El guionista y director John Hamburg es conocido por películas que explotan parejas de amistad y relaciones improbables para provocar un efecto cómico rotundo y oportunidades de crecimiento subyacentes para sus personajes. En su última película, Kevin Hart adquiere un sentido de la espontaneidad mientras Mark Wahlberg aprende a responsabilizarse de sus actos. Aunque la historia no está a la altura de sus anteriores trabajos, el espectador puede confiar en que Hart y Wahlberg sacarán el máximo partido al guion gracias a su gran sentido de la comedia. No ocurre nada especialmente extraordinario en Tiempo para mí, pero hay muchas risas sencillas para una noche de viernes.

Sonny Fisher (Hart), orgulloso "superpadre" de sus dos hijos Ava (Amentii Sledge) y Dashiell (Che Tafari) y solidario marido de su exitosa esposa arquitecta Maya (Regina Hall), necesita desesperadamente un poco de tiempo a solas. Sonny pasa sus días como un dedicado padre de familia, director del concurso de talentos del colegio de sus hijos y presidente de la Asociación de Padres de Alumnos. Cuando Maya se ofrece a llevarse a los niños para que se relacionen con ellos durante las vacaciones de primavera, Sonny se encuentra solo y sin nada que hacer. Sin responsabilidades ni deberes de padre que lo mantengan ocupado, Sonny se reúne con su antiguo mejor amigo Huck Dembo (Wahlberg). Lo que comienza como una celebración relativamente tranquila del 44º cumpleaños de Huck se convierte poco a poco en un fin de semana salvaje que amenaza la reputación de Sonny como hombre de familia.

Photo credit: Saeed Adyani/Netflix © 2022
Photo credit: Saeed Adyani/Netflix © 2022

'Tiempo para mí': crítica de la película

Dentro de la última aventura de comedia caótica de Netflix se encuentra una historia sobre el autodescubrimiento y la reconexión. A lo largo de este viaje, la película hace hincapié en la importancia de tener una vida fuera de una carrera, ya sea un padre que se queda en casa o una mujer de negocios de éxito. Es un buen toque para un guion que, de otro modo, sería ridículo, y que ofrece una experiencia de visionado equilibrada cuando la comedia se vuelve demasiado exagerada y sin gracia. A través del personaje de Sonny, el mensaje es claro en el sentido de que la vida es demasiado corta para ser un prisionero en el propio hogar. Estos son los momentos en los que la película supera las expectativas; pero, por desgracia, nunca duran lo suficiente como para dejar impresiones duraderas.

En Tiempo para mí, Hamburg también intenta explorar la indecisión relativa a la edad adulta y la exploración de opciones profesionales a través de su personaje Huck. Pero en lugar de ahondar en estos conceptos, utiliza al Huck de Wahlberg como la razón de los inminentes problemas de Sonny. Apoyarse más en estas ideas habría beneficiado a la historia, especialmente para captar los medios de vida yuxtapuestos de los dos protagonistas. Sonny es aburrido pero tiene su vida resuelta, mientras que a Huck le cuesta abandonar su condición de fiestero y soltero perpetuo, lo que al final le hace meterse en problemas. La ejecución no siempre está ahí cuando se trata de capturar la dinámica de Huck y Sonny, pero ofrece risas fiables y momentos sinceros cuando lo necesita.

Photo credit: SAEED ADYANI/NETFLIX © 2022
Photo credit: SAEED ADYANI/NETFLIX © 2022

Aunque lo último de Netflix no ofrece nada nuevo o emocionante al género de la comedia, los espectadores pueden esperar una experiencia decente que debería entretener lo suficiente para una aburrida noche de viernes. Aunque apenas se rasca la superficie de temas importantes como la paternidad en casa o la indolencia hasta la edad adulta, los mensajes de Hamburg sobre el autocuidado y el descubrimiento son fuertes y claros a través de los personajes de Sonny y Huck.