Crítica de 'Olga', gimnástico exilio ucraniano

·1 min de lectura
Photo credit: Flamingo
Photo credit: Flamingo

Elie Grappe se estrena en el largometraje con un relato que logra ser tan frío como personal, un reflejo de su dura pero vulnerable protagonista que, en los albores del mortal saldo que supuso el Euromaidán en Ucrania en 2013, es enviada a Suiza para que continúe su vida como gimnasta lejos del peligro y, también, de su madre y amigas. Anastasiia Budiashkina, profesional de las barras que vivió una historia similar, es la heroína que dedica su vida y sufrimiento al deporte hasta que descubre que, lejos de los suyos, deja de tener sentido. Aquel levantamiento ciudadano europeísta, que terminó costando más de 80 vidas, es el contexto de esta sencilla pero afilada crónica sobre los horrores del exilio, por mucho que se presente en forma de gratificante carrera deportiva.

En un macabro giro del destino, esta película estrenada en Cannes en julio de 2021, se ha transformado en un tenebroso prólogo de lo que estaba por venir, una lúcida reflexión sobre la cicatrización de la herida que nos mostró 'Winter on Fire' (E. Afineevsky, 2015) y que ahora parece un simple rasguño.

Para los que duden de la obligada unión entre política y todo lo demás

FICHA TÉCNICA

Dirección: Elie Grappe Reparto: Anastasiia Budiashkina, Sabrina Rubtsova, Caterina Barloggio, Théa Brogli País: Suiza Año: 2021 Fecha de estreno: 16–09-2022 Género: Drama Guion: Raphaëlle Valbrune-Desplechin, Elie Grappe Duración: 86 min.

Sinopsis: Una gimnasta ucraniana de 15 años, exiliada en Suiza, trabaja para asegurarse un lugar en el Centro Deportivo Nacional del país. Cuando estalla la revuelta Euromaidán en el país, su ansiedad aumenta a medida que su familia está más involucrada en el conflicto.