Crítica de 'La ley de Teherán', un policíaco iraní

·3 min de lectura
Photo credit: Aventura Cine
Photo credit: Aventura Cine

En estos trapisóndicos y catastrofistas años veinte, el nombre de David Simon parece definitivamente ligado, por un conceso misteriosamente unánime, a la renovación de un género tan complejo como tendente a la repetición como es el policiaco. Periodista, escritor y luego, showrunner, Simon creó la icónica e inmortal 'The wire' (2002-2008), una serie que sorprendió a propios y extraños por su mezcla de los tropos del género y el acercamiento documentalista, resultante en un híbrido que aunaba ambición, complejidad y carácter adictivo, que hizo mella primero en el público exigente para luego llegar al mayoritario. Las sinergias entre cine y televisión hicieron el resto y hoy día, veinte años después de su estreno, es una referencia obligatoria para entender la evolución del género y, por ende, del cine y la televisión mismos. Lo que uno no esperaba es encontrarse una película tan deudora del molde/modelo Simon procedente de un país como Irán, que sigue produciendo cine valioso contra viento y marea, pero que suele frecuentar la obra reflexiva y de arte y ensayo, por un lado, y al artefacto de denuncia combativa y urgente, por otro. 'La ley de Teherán' sorprende porque es cine 100% de género, aunque posea tanto personalidad autoral como los latigazos sociales que casi siempre han acompañado al thriller criminal en mayor o menor medida.

No sin mi droga

La película de Saeed Roustayi se erige sobre un estilo austero, seco, carente de concesiones con el espectador, en ocasiones con una molesta tendencia a dilatar situaciones, pero que, esencialmente, se caracteriza por un acercamiento claustrofóbico y seminal al ecosistema geopolítico del policiaco, en una obra que transcurre casi en su totalidad en cárceles, comisarías y despachos. Sus personajes parecen no tener sentimientos, ni siquiera ese spleen vital tan propio del polar francés: el tiempo apremia, su única preocupación está en la consecución del caso, esta vez, la captura de un narcotraficante. Se trata de un acercamiento documental cuyos orígenes, al margen de Simon, pueden rastrearse en títulos norteamericanos tan áridos y contundentes como 'Los nuevos centuriones' (Fleischer, 1972) o 'Distrito apache: el bronx' (Petrie, 1981). También, desde luego, por las propias circunstancias de un país como Irán y las concomitancias sociales que reverberan en la trama, uno citaría el prurito sociopolítico de obras recientes del cine europeo: la francesa 'Los miserables' (Ladj Ly, 2019) o la danesa 'Shorta, el peso de la ley' (Hviid y Olhom, 2020), puntualizando que 'La ley de Teherán' tiene unas características propias muy bien definidas y difícilmente equiparables.

Tras una sucesión de pistas e interrogatorios vehiculados por una convincente y progresiva tensión que se extienden hasta casi la hora de metraje, 'La ley de Teherán' se mete en camisa de once varas con una segunda mitad de resabios orientales, apoyada en el duelo interpretativo de dos titanes que cumplen de sobra: un pétreo Payman Maadi y un carismático Navid Mohammadzadeh. El film gana en espectacularidad pero pierde en solidez y coherencia y, de paso, introduce algunas subtramas accesorias que no hacen más que abultar la ya de por sí generosa duración. Pesa a la citada tendencia al exceso y al abigarramiento, el todo deja la sensación del trabajo bien hecho y del deber cumplido.

Para quienes saben que quien hizo la ley, hizo la trampa

FICHA TÉCNICA

Dirección: Saeed Roustayi Reparto: Navid Mohammadzadeh, Peyman Moaadi, Parinaz Izadyar, Farhad Aslani País: Irán Año: 2019 Fecha de estreno: 24–06-2022 Género: Thriller Guion: Saeed Roustayi Duración: 135 min.

Sinopsis: En Irán, la pena por posesión de drogas es la misma tanto si llevas 30g como 50kg: la pena de muerte. En estas condiciones, los narcotraficantes no tienen reparos en jugar a lo grande y la venta de crack se ha disparado. Como resultado, 6,5 millones de personas son toxicómanos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente