Crítica de 'Increíble pero cierto', el pozo de los deseos de Quentin Dupieux

increíble pero cierto
Crítica de 'Increíble pero cierto'Cinemaran

Una buena manera de disfrutar esta (ya de por sí divertida) película es imaginar a medida que avanza su trama el partido que le habrían sacado en un estudio de Hollywood a semejante premisa. Si de allí viniera 'Increíble pero cierto', estaríamos ante una pulcra fábula cómico-buenrollista a lo 'Atrapado en el tiempo' (H. Ramis, 1993) o 'Mis dobles, mi mujer y yo' (1996), también de Ramis. Claro que Quentin Dupieux es un perro verde, y si a algo se parecería este su último trabajo de haber sido concebido por otro cineasta más ‘popular dentro de lo indie’ sería a las más excéntricas, al tiempo que amargas, obras de Spike Jonze, Charlie Kauffman o, claro, su compatriota Michel Gondry.

Pero Dupieux ya no está en esa onda arty-juguetona, y si bien, como ellos, sigue orientando su otredad hacia la burla, cuando no el desprecio, hacia los manuales de guion y la dramaturgia académica, lo cierto es que sus chistes se han ido convirtiendo en Peta Zetas amargos, en disparates taciturnos sobre la ambición y el conformismo, la madurez y la juventud y, por supuesto, el patetismo masculino y femenino.

Para degustadores del cine excéntrico

FICHA TÉCNICA

Dirección: Quentin Dupieux Reparto: Alain Chabat, Léa Drucker, Anaïs Demoustier, Benoît Magimel, Stéphane Pezerat País: Francia Año: 2022 Fecha de estreno: 20–01-2023 Género: Comedia Guion: Quentin Dupieux Duración: 74 min.

Sinopsis: Conseguir vivienda hoy en día es una auténtica odisea; quizá por esto, Alain y Marie no dudan en comprar una casa que lo tiene todo, incluso un sótano con extrañas propiedades. Poco a poco, Marie se irá haciendo adicta a adentrarse en la planta baja de su nuevo hogar, mientras la pareja se debate entre compartir o mantener el secreto del lugar con sus nuevos vecinos.