Crítica de 'Downton Abbey: Una nueva era': un final maravilloso

·4 min de lectura

"Voy a dar las buenas noches... y dejaros que discutáis sobre mi misterioso pasado", se burla la Condesa Viuda de Maggie Smith en una de las primeras escenas de Downton Abbey: Una nueva era.

Este misterioso pasado resulta ser el punto álgido de la intriga en esta secuela de la exitosa apuesta cinematográfica de la serie. Tras la conmovedora y discreta escena final de la primera película entre la Condesa Viuda y la nieta/protectora Lady Mary Talbot (una siempre carismática Michelle Dockery), una enferma Violet Crawley vuelve a ofrecer el trampolín para que algunos de los miembros de su familia realicen una soleada excursión a la Riviera francesa después de heredar una lujosa villa allí.

Mientras tanto, cuando Downton comienza a deteriorarse, Lady Mary recibe la propuesta del apuesto director de cine Jack Barber (el siempre encantador Hugh Dancy) de permitir que un equipo de rodaje utilice la finca como telón de fondo de su nueva película.

A pesar de las protestas y la incertidumbre de su padre, Lord Grantham (Hugh Bonneville), Mary acepta y pronto tanto el piso de arriba como el de abajo de la casa se ven invadidos por las glamurosas estrellas de la gran pantalla.

'Downton Abbey: Una nueva era': la crítica de la película

El director Simon Curtis se siente ciertamente más a gusto con las divertidas escenas de Downton que ofreciendo el brillo y el glamour de la Riviera, pero el montaje abrupto entre las conversaciones para capturar algunas vistas gloriosas se siente un poco desorientador a veces.

Pasar de los paseos por los terrenos del castillo de Highclere a algunas tomas aéreas de la casa y volver a una toma en el césped de los jardines resulta un poco innecesario en aras de la "suntuosidad". Sin embargo, la grandiosa ubicación, el vestuario, la partitura y los enjundiosos chistes están presentes en abundancia, lo suficiente para satisfacer a los antiguos fans de la serie y entretener a los recién llegados.

De las dos líneas argumentales centrales, la llegada del equipo de rodaje a Downton ofrece la principal cantidad de entretenimiento y comentario social por la que Downton se ha hecho conocida. La nueva incorporación al reparto que causa el mayor impacto es la excepcionalmente divertida Laura Haddock en el papel de la diosa de la pantalla Myrna Dalgleish, que no encaja del todo con lo que los criados tenían en mente.

A pesar de que parte de esta historia parece sacada de Cantando bajo la lluvia (1952), Fellowes utiliza a todos los habitantes de la casa durante esta historia de forma dulce y divertida, y describe de forma conmovedora el cambio del cine mudo al cine sonoro.

Lamentablemente, a pesar de algunas bonitas -pero intrascendentes- tomas de los Crawley en los yates de la Riviera, gran parte de esta trama se siente infrautilizada, con el potencial de un glamour y un drama realmente cautivadores, que se desperdicia. La autoproclamada "periodista" Lady Edith (Laura Carmichael) habla de los tipos salvajes y glamurosos que frecuentan las zonas visitadas en la película, pero esto es lo máximo que se ofrece.

En estas escenas, la leyenda de la interpretación francesa Nathalie Baye también está desaprovechada en el papel de una potencial antagonista, a la que también le gustaría haber llegado a discutir con la propia Condesa Viuda. Mientras tanto, Fellowes vuelve a hacer malabarismos con varias subtramas que siguen al increíblemente amplio conjunto de aristócratas y su personal con diferentes grados de éxito.

Cada uno de los personajes tiene su momento para brillar -quizás aparte del habitual Brendan Coyle como el Sr. Bates, que aquí no tiene literalmente nada que hacer-, pero algunas de sus historias se presentan y se resuelven en cuestión de un par de escenas.

Del reparto que regresa, una gentil pero conmovedora Elizabeth McGovern brilla realmente en una historia potencialmente desgarradora para Lady Grantham, mientras que Penelope Wilton es siempre cálida y reconfortante como Isobel, que pasa algún tiempo con su antigua compañera de batalla, la Condesa Viuda.

Como era de esperar, Maggie Smith también destaca aquí como una Violet Crawley pone en orden sus asuntos, ofreciendo más risas, lágrimas y elementos de reflexión como su icónico personaje.

Al igual que su predecesora, Una nueva era carece del peligro y el drama de las tres primeras temporadas de la serie de televisión, que son superiores, y se queda un poco estancada en la estética y las payasadas acogedoras. Sin embargo, las escenas finales son de un patetismo genuino que hará que el espectador se pregunte cómo será el (probablemente inevitable) tercer capítulo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente