Crítica de 'La casa entre los cactus': Lo que la verdad esconde

·2 min de lectura
Photo credit: Distribuidora
Photo credit: Distribuidora

Las relaciones familiares y los secretos traducidos en forma de giro argumental forman parte indisoluble de la obra del escritor Paul Pen, alguien con quien la frase “Nadie es profeta” en su tierra cobra todo su sentido. Y nadie mejor que él para adaptar para el cine su tercera novela, en la que esos dos elementos vuelven a tener una vital importancia. El guionista y la directora Carlota González-Adrio, otro talento de la inagotable cantera de la ESCAC, van de la mano para describir, con la modestia por bandera, la historia de esa familia aparentemente perfecta que vive aislada del mundo exterior. Ambos puntean de forma adecuada, tirando de ambiente opresivo y aire enviciado, lo que vendrá después en forma de elemento perturbador (excelente Ricardo Gómez) al más puro estilo 'El seductor' (D. Siegel, 1971) aunque luego los tiros vayan por otro lado.

Jugando sabiamente con los clichés y la extensa gama de grises ante los actos moralmente discutibles del relato, la película, con homenaje incluido a 'Misery', da la razón plenamente al maestro Hitch: “Vale más partir del tópico que llegar a él”. Pues eso.

Para amantes de los dramas familiares con atmósferas opresivas

FICHA TÉCNICA

Dirección: Carlota González-Adrio Reparto: Ariadna Gil, Daniel Grao, Ricado Rómez, Zoe Arnao, Aina Picarolo, Judith Fernández País: España Año: 2022 Fecha de estreno: 16–09-2022 Género: Thriller Guion: Paul Pen Duración: 88 min.

Sinopsis: Emilio y Rosa han creado una familia perfecta. En los años setenta, en algún desértico lugar de las Islas Canarias, han construido un hogar lleno de amor por sus cinco hijas, todas con nombres de flor: Lis, Iris, Melisa, Lila y Dalia. Aquí, apartados de la civilización y de una vida que dejaron atrás en su país, disfrutan de un particular paraíso, ajenos al resto del mundo. Un mundo que supone una amenaza y que, de interferir con la familia, podría acabar con ella para siempre. Emilio y Rosa lo saben, son los únicos conscientes del peligro que corren, y por ello llevan toda una vida ocultando a sus hijas un terrible secreto.