Crítica de '42 segundos', trabajo en equipo

·2 min de lectura
Photo credit: Universal
Photo credit: Universal

Que una película que construye su poderosa fuerza a partir de la unión de un grupo de deportistas, centralizándola en la relación de dos de ellos, venga firmada por dos directores no deja de resultar tan curioso como lógico. Dani de la Orden, sutil observador de aventuras y desventuras del corazón de sus héroes, se abraza (el abrazo sería el elemento clave de 42 segundos más que su despliegue de emoción y suspense acuático en la final olímpica barcelonesa de water-polo) a Àlex Murrull, quien venía de un cortometraje, Traces, también a dos pero con un universo coral en off.

Dos directores que sin renunciara la estructura del cine sobre gestas deportivas (presentación del grupo, desafío profesional y personal, esfuerzo, final épico...), y de manera espectacular, van a lo quede verdad es heroico: el descubrimiento que ese equipo, y en especial los personajes que bordan Jaime Lorente y Álvaro Cervantes, hace de la necesidad de contar con los demás. De aceptar que en nuestras debilidades está la semilla del triunfo.

Para apasionados seguidores del cine de gestas más humanas que deportivas

FICHA TÉCNICA

Dirección: Àlex Murrull, Dani de la Orden Intérpretes: Álvaro Cervantes, Jaime Lorente, Alex Maruny, Roger Casamajor, Pep Ambròs País: España Año: 2022 Fecha de estreno: 02–09-2022 Género: Drama Guion: Carlos Franco Duración: 106 min.

Sinopsis: A pocos meses de las olimpiadas de Barcelona 92, la selección española de waterpolo tiene todos los números para pasar sin pena ni gloria. No están preparados y necesitan un golpe de efecto si no quieren hacer el ridículo jugando en su propia casa. Ese revulsivo llega en forma de nuevo entrenador con fama de duro y técnicas de trabajo más que cuestionables. Por si fuera poco, la selección cuenta con dos líderes enfrentados por su manera de entender este deporte: Manel Estiarte y Pedro García Aguado.