Covid-19: El vídeo que demuestra por qué es importante cubrirse al toser

La universidad de Weimar en Alemania ha conseguido mostrar, de forma gráfica, por qué es importante cubrirse al toser para evitar el contagio del Covid-19. Gracias a un experimento realizado por Amayu Wakoya Gena, becario DAAD de la Bauhaus-Universität Weimar, de la Cátedra de Física del Edificio,  ha conseguido visualizar en un vídeo cómo y a qué distancia se expande el aire que expectoramos de los pulmones cuando tenemos una afección respiratoria, algo que el ojo humano no puede ver y que ilustra perfectamente por qué debemos cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el comportamiento contra el coronavirus.

La Universidad de Weimar muestra a través de un vídeo por qué es importante cubrirnos al toser. (Crédito: Vimeo/Bauhaus-UniversitätWeimar)

En el vídeo se puede ver la silueta de un hombre en 6 situaciones distintas en las que primero respira normalmente y después comienza a toser. En el primer cuadro se ve hasta dónde llega el aire que expelemos cuando respiramos de forma normal, después se aprecia que toser sin protección puede hacer llegar el aire con partículas hasta salir de la habitación, para luego ir comenzando con las diferentes medidas de protección, tapándose primero con la mano, luego con el codo, con una mascarilla tradicional hasta terminar con una mascarilla quirúrgica.

"Especialmente cuando se tose sin protección en la boca, queda claro cuánto se propaga el aire que respiramos por la habitación", explica el profesor Conrad Völker, jefe de la Cátedra de Física del Edificio. Por esta razón, la boca debe estar cubierta al toser, según muestra el experimento. "Idealmente con la curva del brazo, también para mantener las manos limpias y no transportar posibles virus u otros agentes patógenos a través del contacto corporal o las superficies", agrega el profesor Völker.

Los expertos aseguran que cubrirse con la parte interna del codo es la mejor opción. (Crédito: Vimeo/Bauhaus-UniversitätWeimar)

El experimento también demuestra que aunque el uso de máscaras respiratorias muestra una mejora, tampoco existe una protección al cien por cien contra una infección por las minúsculas gotas de saliva que pueden salir al exterior al expectorar.

Para conseguir captar estas imágenes tan gráficas sobre cómo se proyectan los aires del interior de nuestro cuerpo, ha sido necesario recurrir al método Schlieren. Se trata de un dispositivo de medición cuyo corazón es un espejo cóncavo, extremadamente fino con un diámetro de alrededor de un metro. A través de este espejo rayado, incluso las corrientes de aire más pequeñas son visibles: Schlieren para la visualización de flujos de aire interior.

“El principio es similar a una carretera sobrecalentada en verano cuando el aire titila sobre el asfalto", afirma el profesor Völker, un fenómeno que a veces se puede ver a simple vista, por la diferencia de densidad y temperatura entre el aire de la calle y el aire cálido que desprende el asfalto. En el caso del aire interior de nuestros pulmones, la cantidad y la diferencia de temperatura es menor, así que solo a través del método Schlieren es posible contemplar este fenómeno tan curioso.

Más historias que te pueden interesar: