Encuentran en un fármaco para el asma un posible remedio para el Covid-19 persistente

Mónica De Haro
·7 min de lectura
Resultados positivos en la prueba piloto de 'E-esperanza-Covid-19' para tratar la Covid-19 persistente con un medicamento genérico para el asma, montelukast. (Foto: Laboratorios CINFA)
Resultados positivos en la prueba piloto de 'E-esperanza-Covid-19' para tratar la Covid-19 persistente con un medicamento genérico para el asma, montelukast. (Foto: Laboratorios CINFA)

Un médico e investigador español está usando un fármaco indicado para el asma para tratar a pacientes con Covid-19 persistente, y los resultados obtenidos están siendo positivos. Lo curioso es que se trata de montelukast, un fármaco ya comercializado indicado en el tratamiento del asma leve-moderada no controlada, y del asma inducida por esfuerzo.

Lo probó primero en su mujer

Todo comenzó en marzo pasado cuando el médico irunés Francisco Mera y su mujer se contagiaron. Él se recuperó sin secuelas, no así su mujer que pasó a formar parte de ese 10 por ciento de personas que tras pasar el coronavirus padecen síntomas como la fatiga constante, dolores musculares, cefalea o sensación de ahogo durante un largo tiempo.

Fue entonces cuando empezó su particular investigación sobre la medicación que podría ser adecuada para los síntomas de Covid persistente y decidió probar suerte con montelukast, un fármaco antiinflamatorio que actúa a nivel inmunitario, y en cuestión de 48 horas se produjo la mejoría.

El primer ensayo clínico a nivel mundial para tratar a estas personas

A raíz de esta experiencia, con el apoyo de la Unidad de Apoyo a la Investigación (USR) de la DAP Costa Ponent, de referentes de farmacia de la SAP Barcelona Centro y de la Unidad de Estudio del Medicamento del IDIAP Jordi Gol, se inició en junio la elaboración del protocolo del proyecto 'E-Esperanza-Covid-19'.

Basándose en la plausibilidad biológica del fármaco, Mera (médico de familia del EAP El Pla de la Atención Primaria Costa Ponent) empezó a tratar empíricamente -medicamento no aprobado con esta nueva indicación- pacientes con Covid-19 persistente.

El proyecto fue bautizado como “Esperanza Covid” en honor a la primera paciente, aparte de su mujer, que recibió el tratamiento. “Se llamaba Esperanza y me ha parecido muy bonito utilizar su nombre para este proyecto ilusionante”, reconoce Mera. A medida que pasaban los meses, la investigación fue cogiendo entidad y se iban confirmando los efectos positivos de los primeros casos.

La prueba piloto se inició en el mes de mayo con 12 pacientes y en la actualidad están incluidos 25 pacientes. Los resultados obtenidos están siendo positivos en cuanto a la mejora clínica respiratoria, uno de los síntomas más invalidantes, así como con respecto a otros síntomas.

Unos síntomas que desaparecieron progresivamente en los casos que ha tratado, de forma que "han podido volver a una vida parecida a la anterior de la infección" y algunas de ellas se han reincorporado a sus puestos de trabajo tras mes y medio de baja: "Ahora son capaces de hacer actividades de la vida diaria porque han recuperado fuerza, energía y vitalidad".

Además, los primeros resultados mostraron el beneficio de montelukast (que se vende bajo el nombre de marca Singulair y en forma genérica) en la reducción del proceso inflamatorio producido en la infección por SARS-CoV-2.

Mera cuenta que ha tratado ya más de una veintena de casos en la mayoría mujeres con una media de 43 años, y los resultados son “muy buenos”.

¿Podría este hallazgo convertirse en una nueva herramienta para combatir los síntomas de Covid que permanecen en el tiempo?

Todo parece indicar que sí, que el año que viene podría haber un tratamiento contra el Covid persistente. Al ser un fármaco ya testado hace 18 años, el proceso para usarlo con un objetivo distinto al de su ficha técnica tan solo comprende la última fase del ensayo. Si los resultados acompañan, este medicamento podrá usarse de forma generalizada contra el coronavirus persistente "pasado verano".

No obstante, hay que recordar que el 'E-esperanza-Covidien-19' es un ensayo clínico de fase II, aleatorio y doble ciego, para evaluar la eficacia del montelukast frente al placebo en la mejora de la calidad de vida asociada a los síntomas respiratorios en pacientes con Covid-19 persistente.

El ensayo está pendiente de ser evaluado por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS). Y se prevé poder 'ampliar' el estudio el segundo trimestre de 2021. De hecho, el investigador ya tiene un pie en el siguiente paso, y va a analizar la efectividad del Montelukast en 300 pacientes que hayan dado positivo en un test PCR y que lleven más de un mes con síntomas leves o moderados.

“A la mitad se les dará este fármaco y a la otra mitad un placebo y si lo resultados son positivos, este medicamento podría utilizarse de forma generalizada a finales de este año", apunta Mera.

Qué es Montelukast y para qué se utiliza

El montelukast es un fármaco ya comercializado, indicado en el tratamiento del asma leve-moderada no controlada, y del asma inducida por esfuerzo. Pertenece a una clase de medicamentos llamados 'antagonistas de los receptores de leucotrienos' (LTRA), y funciona bloqueando la acción de sustancias en el cuerpo que causan los síntomas de asma y rinitis alérgica.

En concreto se usa para prevenir sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos, causada por asma en adultos y niños mayores de 12 años.

Montelukast también se usa para:

  • Tratar los síntomas de rinitis alérgica, una afección asociada con estornudos y congestión, secreción nasal o picazón en la nariz.

  • Tratar los síntomas de rinitis alérgica estacional que ocurre solamente en ciertas épocas del año) en adultos y niños mayores d e 2 años.

  • Y rinitis alérgica perenne (ocurre todo el año) en adultos y niños mayores de 6 años.

Pero es importante matizar que solo debe usarse en adultos y niños que no pueden recibir tratamiento con otros medicamentos. Además se utiliza para prevenir broncoespasmo (dificultad para respirar) al hacer ejercicio en adultos y niños mayores de 6 años de edad.

Los signos de Covid persistente, un coronavirus de larga duración

Se define como Covid-19 persistente la presentación de síntomas de duración superior a 4 semanas desde el inicio de la enfermedad. Su presentación, que no está relacionada con la gravedad de la fase aguda, se estima que puede afectar a un 10 por ciento de pacientes.

Este enorme grupo de enfermos, que en España puede rondar ya las 600.000 personas y continúa creciendo a un ritmo proporcional al del número de contagios, sigue sufriendo 12 semanas después del contagio alguno de los más de 200 síntomas que los profesionales sanitarios han encontrado para diagnosticar el Covid persistente.

Infografía con los síntomas principales de covid persistente. (SEMG)
Infografía con los síntomas principales de covid persistente. (SEMG)

Según la Información Científica-Técnica sobre coronavirus, "la persistencia del virus en reservorios como el epitelio del intestino delgado, desde donde continuaría activo, por la presencia de una respuesta inmune aberrante desregulada por exceso y por el daño producido por el efecto de la autoinmunidadinicia el estudio para tratar pacientes con Covid-19 persistente".

Los síntomas más frecuentes son disnea, tos, astenia, cefalea y dolor abdominal. Estos pacientes son habitualmente atendidos en la Atención Primaria. Por eso, médicos e investigadores llevan un tiempo buscando soluciones para estos pacientes que no consiguen recuperarse por completo de la Covid-19. Y quizás, dado los resultados el estudio 'Esperanza'

Más historias que pueden interesarte:

La mayoría de pacientes con Covid-19 hospitalizados tienen, al menos, un síntoma a los 6 meses de infectarse

Los pasos a seguir una vez te dan el alta tras un ingreso por Covid-19

Qué es la disfagia, el síntoma de Covid-19 que potencia la desnutrición con una pérdida de hasta 10 kilos

COVID- 19 | Las secuelas que deja en los jóvenes