Por qué debes mantener el contacto piel con piel con tu bebé (después del parto) a pesar del Covid-19

Mónica De Haro
·8 min de lectura
Los investigadores vinculan el contacto piel con piel a la estabilización de la frecuencia cardíaca, la oxigenación y la mejora del sueño, lo que ayuda a que el cerebro del bebé se desarrolle mejor. (Foto: Getty)
Los investigadores vinculan el contacto piel con piel a la estabilización de la frecuencia cardíaca, la oxigenación y la mejora del sueño, lo que ayuda a que el cerebro del bebé se desarrolle mejor. (Foto: Getty)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recordado la importancia de que los recién nacidos tengan un contacto estrecho con sus madres tras el nacimiento, especialmente en el caso de los que nacen demasiado pequeños (con bajo peso) o demasiado pronto (prematuros), a pesar de la pandemia de Covid-19.

En muchos países, si se confirma o se sospecha la existencia de infecciones por Covid-19, se separa sistemáticamente a los recién nacidos de sus madres, lo que los expone a "un mayor riesgo de muerte y de complicaciones de salud de por vida", recoge este trabajo.

Se estima que 15 millones de bebés nacen de forma prematura (antes de las 37 semanas) cada año y 21 millones nacen con bajo peso (menos de 2,5 kg). Estos bebés se enfrentan a importantes riesgos para la salud, como discapacidades, retrasos en el desarrollo e infecciones, mientras que las complicaciones relacionadas con la prematuridad son las principales causas de muerte de recién nacidos y niños menores de 5 años.

Según el informe, la interrupción del estrecho contacto entre uno de los progenitores, generalmente la madre, y el recién nacido empeorará estos riesgos. "Décadas de progreso en la reducción de la mortalidad infantil se pondrán en peligro a menos que actuemos ahora para proteger y mejorar los servicios de atención de calidad para las madres y los recién nacidos", ha comentado el director de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente y del Envejecimiento de la OMS, Anshu Banerjee.

Los papás definitivamente también deberían participar en el cuidado piel con piel. Si eres padre prueba a colocar a tu bebé sobre tu pecho desnudo. Disfrutarás de los beneficios emocionales y la intimidad que se crea entre vosotros. Es una sensación única y estás ayudando a mejorar la salud de tu bebé. (Foto: Getty)
Los papás definitivamente también deberían participar en el cuidado piel con piel. Si eres padre prueba a colocar a tu bebé sobre tu pecho desnudo. Disfrutarás de los beneficios emocionales y la intimidad que se crea entre vosotros. Es una sensación única y estás ayudando a mejorar la salud de tu bebé. (Foto: Getty)

La OMS recuerda que el contacto precoz y prolongado piel con piel con uno de los progenitores y la lactancia materna exclusiva son "especialmente importantes". Además de la OMS, lo aconsejan la Academia Estadounidense de Pediatría, la Academia de Medicina de la Lactancia Materna y el Programa de Reanimación Neonatal.

"Se ha demostrado que estos cuidados reducen la mortalidad infantil hasta en un 40 por ciento, la hipotermia en más de un 70 por ciento y las infecciones graves en un 65 por ciento", recoge el estudio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Por tanto se aconseja que las madres sigan compartiendo una habitación con sus bebés desde el nacimiento y puedan amamantarlos y practicar el contacto piel con piel, incluso cuando se sospeche o se confirme la existencia de infecciones por Covid-19, y que reciban apoyo para garantizar prácticas adecuadas de prevención de infecciones.

La interrupción de estos cuidados puede estar ya "preocupantemente extendida". Una revisión sistemática de 20 directrices clínicas de 17 países durante la pandemia de Covid-19 descubrió que un tercio recomendaba la separación de madres y recién nacidos si la madre tenía o podía tener Covid-19. Y en una encuesta mundial realizada a miles de médicos, publicada en un artículo relacionado en la revista 'British Medical Journal Global Health', dos tercios de los trabajadores sanitarios de 62 países informaron de que no permitían a las madres con Covid-19 confirmado o sospechoso el contacto rutinario piel con piel, mientras que casi una cuarta parte no permitía la lactancia materna, incluso por parte de cuidadores no infectados.

"Este método es una de las formas más rentables de proteger a los recién nacidos pequeños y enfermos. Según nuestro análisis, estos riesgos superan con creces la pequeña posibilidad de que un recién nacido contraiga una enfermedad grave por el Covid-19", insiste una de las autoras del informe, Queen Dube, directora de Salud del Ministerio de Salud de Malawi.

¿Cómo puede ser tan efectivo algo tan simple?

La primera prueba de que esta práctica pudiera ser revolucionaria se desarrolló en América del Sur en 1970. Dos médicos en Bogotá, Colombia, no tenían suficientes incubadoras para atender a todos los bebés prematuros en su hospital.

Entonces, colocaron a los recién nacidos desnudos directamente sobre el cuerpo de sus madres, cubiertos por una envoltura exterior, lo que permitió que el calor corporal de la madre calentara al bebé. Los bebés salieron adelante.

Los médicos llamaron a su técnica el 'método madre-canguro', que también incluye instrucción y apoyo para la lactancia, así como altas hospitalarias más tempranas. Más tarde, este término se redujo a cuidado canguro y se ha asociado principalmente al contacto piel con piel.

Los investigadores dicen que el contacto piel con piel con la madre estimula una parte específica del cerebro del recién nacido, haciendo que se mueva hacia el pecho de la madre, se sujete y comience a alimentarse. Este primer paso, obtener sustento, fomenta el desarrollo físico. También ocurre un segundo paso. El bebé abrirá los ojos y primero mirará a la madre. Esto fomenta el desarrollo emocional y social.

Además, se ha observado que esta práctica proporciona otros muchos beneficios al bebé, entre los que destacan:

  • Mejor capaz de absorber y digerir nutrientes. El cortisol, u hormona del estrés, es considerablemente más bajo después de solo 20 minutos de contacto piel con piel. Cuando se reducen el cortisol y la somatostatina, los problemas gastrointestinales disminuyen porque permite una mejor absorción y digestión de los nutrientes. Además, cuando se reducen estas hormonas, el cuerpo del bebé puede conservar mejor la grasa saludable que ayuda a mantener el peso al nacer y mantener la temperatura corporal caliente. Todo está relacionado.

  • Mejor mantenimiento de la temperatura corporal. Los bebés pueden perder calor corporal rápidamente ya que no tienen las habilidades para mantenerse calientes o cubrirse con ropa o una manta, por lo que la naturaleza interviene con un proceso conocido como 'termorregulación'. A través del contacto piel con piel, los senos de la madre se ajustan automáticamente para enfriar o calentar al bebé, de manera similar a cuando el bebé estaba en el útero.

  • Llora con menos frecuencia. Se ha demostrado que el dolor se reduce mediante el contacto de piel a piel.

  • Contribuye a un aumento de peso más saludable. El aumento de peso mejora porque el bebé no usa tanta energía para regular la temperatura corporal. En cambio, esa energía puede ir hacia el crecimiento.

  • Experimenta un ritmo cardíaco y una respiración más estables. El contacto piel con piel también ayuda a que el cuerpo del bebé se autorregule, lo que estabiliza los latidos del corazón y los patrones de respiración. El 75 por ciento de los episodios cardíacos y respiratorios se reducen mediante el contacto de piel a piel

  • Niveles más altos de oxígeno en sangre

  • Beneficios a largo plazo, como un mejor desarrollo y función del cerebro, así como el apego de los padres.

  • Más éxito en la lactancia materna. Los recién nacidos que tienen contacto piel con piel inmediatamente después del nacimiento tienen el doble de probabilidades de amamantarse en la primera hora de vida. Como resultado, el nivel de prolactina de la mamá aumenta; esta es una hormona que es fundamental para mantener un buen suministro de leche.

  • Se ha observado que dedica más tiempo a los muy importantes estados de alerta silenciosa y de sueño profundo. Durante el contacto piel con piel, la mayoría de los bebés se duermen fácilmente y logran un sueño profundo, también conocido como 'sueño tranquilo', durante una hora o más. El sueño tranquilo es beneficioso para acelerar el patrón y la maduración del cerebro. El desarrollo de la función cerebral madura en los bebés se ve afectado por la calidad del ciclo del sueño de un bebé.

  • Sistemas inmunológicos más fuertes. El sistema inmunológico maduro de la mamá pasa los anticuerpos a través de la piel y la leche materna al bebé. El contacto piel con piel también aumenta la hidratación de la piel del bebé, proporcionando una barrera protectora que evita que las bacterias dañinas entren a través de la piel del bebé.

En cuanto a la madre, el método canguro hace que experimente una lactancia materna más positiva, mejorando de la producción, y es probable que ayude a reducir el sangrado posparto y un menor riesgo de depresión posparto. Y por cierto, otros estudio han mostrado los beneficios del método canguro a largo plazo; los niños que crecieron sin apego a sus padres les fue peor en la escuela y eran más propensos a estar deprimidos que los niños que tenían apegos parentales seguros. El contacto piel con piel es uno de los primeros pasos para formar un vínculo con los padres. Así que se proactiva cuando nazca tu bebé e inmediatamente después de su nacimiento sigue estos tres pasos para brindarle un cuidado piel con piel:

  1. Pide a la matrona que coloque al bebé desnudo sobre tu pecho desnudo para que los dos estén acurrucados pecho contra pecho.

  2. Gira la cara de tu bebé hacia los lados en una posición que mantenga abiertas las vías respiratorias.

  3. Permaneced así durante al menos una hora o más antes de que el personal del hospital se lleve al bebé para pesarlo y medirlo.

Más historias que pueden interesarte:

Cuando veas esto ya no temerás (tanto) que tu bebé sea prematuro

Qué pasa si el bebé nace entre la semana 34 y la 37

La práctica con la que puedes fortalecer la salud (y los vínculos afectivos) con tu bebé

Una experta en crononutrición explica por qué niños y mayores debemos dejar de cenar después de las 9

El daño que ocasiona en la salud de los niños una dieta de comida rápida