Endocrinos y nutricionistas alertan sobre la incidencia del peso en la lucha contra la pandemia del COVID-19

Mónica De Haro
·8 min de lectura

Las personas con exceso de peso no solo tienen más riesgo de contagiarse por el virus SARS-Cov2 y desarrollar la Covid-19, también empeora su pronóstico y el riesgo de mortalidad es superior.

Es la conclusión principal de una investigación llevada a cabo por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) y la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), que han realizado un análisis de la situación de estos pacientes para evaluar el impacto de la segunda ola de la pandemia de coronavirus en la obesidad.

Por eso, los expertos consideran que el control del peso y actividad física regular deberían ser consideradas como las nuevas herramientas de lucha contra la pandemia. Lo corroboran más de 200 profesionales sanitarios que han participado en esta investigación donde se evalúa la relación entre la Covid-19 y la obesidad.

woman's feet being weighed on a scale at home. home training concept. Quarantine concept
La pandemia ha traído consigo los confinamientos perimetrales y las restricciones de movilidad que pueden acabar minando nuestra moral, el ejercicio y una alimentación adecuada te ayudarán a sobrellevarlo. (Foto: Getty)

Por supuesto, adoptar estas medidas (junto al uso de las mascarilla, la distancia social y la higiene de manos) no ayuda a contener el virus, pero sí a que no acabes en el hospital en caso de contagiarte.

Los resultados de este trabajo confirman que las personas con obesidad son uno de los colectivos más vulnerables frente a la Covid-19 y se han visto perjudicados por la pandemia.

Para llegar a estas conclusiones, los médicos tuvieron que analizar todos los datos disponibles y responder preguntas como estas: ¿Cómo ha afectado la pandemia al abordaje de la obesidad, a los tratamientos que siguen estos pacientes e, incluso a la cirugía bariátrica? ¿se está infravalorando el problema de la obesidad en estos momentos? ¿los pacientes obesos están teniendo más complicaciones? ¿ha empeorado el control de las personas con obesidad y sus hábitos de vida?

Ante los resultados obtenidos, SEEDO y SEEN recomiendan “añadir urgentemente a las normas de higiene de manos, distancia social y uso de mascarilla, el control del peso y actividad física regular como herramientas de lucha contra la pandemia”.

Infección y obesidad, malas influencias

Además, por ser un colectivo vulnerable, aconsejan que las personas con obesidad sean consideradas como grupo de riesgo y, por lo tanto, tras sanitarios y personas mayores, “deberían ser un grupo prioritario para recibir la vacuna frente al coronavirus una vez que esté disponible”, apunta el doctor Albert Lecube, especialista del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Vall d’Hebron.

En España la mortalidad por covid-19 varía entre un 2-6 por ciento, pero datos recientes apuntan a que el 80 por ciento de los pacientes con forma grave de infección por Covid tienen obesidad, según otro estudio de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO).

Un dato que viene a confirmar una de las creencias más extendidas desde que estalló la pandemia, que el exceso de peso es un factor de riesgo que aumenta la severidad de la infección por coronavirus y empeora el pronóstico de la enfermedad.

“Las personas con obesidad son personas de alto riesgo para padecer las formas de Covid, y son de las que más han fallecido y más complicaciones han desarrollado”, afirma la doctora Susana Monereo, especialista de Endocrinología y Nutrición de @RuberInter.

También sabemos que con el confinamiento la población ha aumentado de peso y probablemente los obesos han sido los más perjudicados, por eso tendríamos que priorizar “aquellas personas con un índice de masa corporal por encima de 35 kilogramos metro cuadrado deberían estar priorizadas en esta vacunación y deberían ser punto de corte”, matiza el Dr. Lecube.

Para entender esta recomendación es importante conocer este otro dato: el IMC y el peso es significativamente mayor en pacientes con una forma grave de infección por Covid-19. Entre los fallecidos con el virus, el 88,2 por ciento de los pacientes tenían un IMC> 25 kg / m2, que es una proporción significativamente mayor que en los supervivientes (18,9%).

También se ha observado en algunos estudios que la necesidad de ventilación mecánica se incrementa a medida que se eleva la severidad de la obesidad, siendo los obesos extremos los que presentan más riesgo. De hecho, como destaca el Dr. Tinahones, “los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU han reconocido que tener un IMC mayor de 40 es un factor que aumenta la vulnerabilidad en esta infección”.

Existe una explicación fisiopatológica que justifica esta estrecha relación entre obesidad y Covid-19. La obesidad se asocia con una disminución del volumen de reserva espiratoria y la capacidad funcional del sistema respiratorio. En personas con obesidad abdominal, la función pulmonar se ve aún más comprometida si se encuentran en decúbito supino o bocarriba (por una disminución de los movimientos del diafragma, lo que dificulta la ventilación). Además, el aumento de las citocinas inflamatorias asociadas con la obesidad puede contribuir al incremento de la morbilidad asociada con la obesidad en las infecciones por Covid-19.

Pero, además, por analogía con otras infecciones respiratorias, se considera que la obesidad puede desempeñar un papel importante en la transmisión de la Covid-19. Por ejemplo, en el caso de la gripe A, la obesidad aumenta la duración de la eliminación del virus (el tejido adiposo puede servir como reservorio). En el caso del SARS-Cov-2, se ha comprobado que también puede infectar el tejido adiposo y luego diseminarse a otros órganos. Como explica el presidente de SEEDO, “la expresión de ACE2 (receptor que podría estar implicado en la entrada de Covid-19 en las células humanas) en el tejido adiposo es más elevada que en el tejido pulmonar y, por tanto, podría acumularse el virus en muy alta proporción en este tejido, retardando su eliminación”.

El beneficio de unos kilos de menos

Por todos estos datos y hallazgos, endocrinos y demás especialistas consideran “indispensable” incluir entre las medidas esenciales dirigidas a población general para contener la pandemia el cuidado del peso y evitar la obesidad, en base a la idea de que,si somos menos susceptibles a infectarnos por estar delgados, ayudaremos a contener pandemia”, explica el doctor Diego Bellido, vicepresidente de SEEDO.

“El hecho de reducir, aunque sea mínimamente, el peso supondrá un gran beneficio”, recalca el Dr. Francisco Tinahones, que demanda “atención y precauciones adicionales para pacientes con obesidad durante esta pandemia”.

Partiendo de esta situación, la SEEDO ha elaborado un decálogo de medidas y consejos encaminado a situar la pérdida de peso como una medida preventiva esencial frente a la Covid-19, junto con a las 5 medidas básicas y bien conocidas: lavarse las manos, evitar contacto social, usar mascarillas, toser o estornudar en un papel, limpieza de superficies.

Decálodo para controlar el peso en el contexto actual de pandemia elaborado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEDO)
Decálodo para controlar el peso en el contexto actual de pandemia elaborado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEDO)

Estar entrenados nos protege

“La actividad física de intensidad moderada estimula el funcionamiento del sistema inmunitario y reduce el riesgo de infecciones virales de las vías respiratorias”, explica el Grupo de trabajo de Endocrinología, Nutrición y Ejercicio Físico (GENEFSEEN) de la SEEN.

Las personas que hacen ejercicio regular y entrenan habitualmente están más protegidas frente a cualquier virus e infección porque “el ejercicio físico moderado mejora mucho la inmunidad y hay menor riesgo de contagio que en personas sedentarias”, afirma la doctora Ana de Holanda, endocrinóloga y nutricionista miembro del equipo del Instituto Quirúrgico Lacy de Barcelona.

Además, el ejercicio puede tener beneficios psicológicos y contribuye a reducir los niveles de estrés y ansiedad que se pueden presentar a raíz de la pandemia de Covid-19. Por eso es tan importante mantenerse activo durante la pandemia, para evitar los efectos indeseables del sedentarismo sobre la salud, tanto en jóvenes como en mayores.

De Holanda lo considera “primordial” ya que también sirve para prevenir la sarcopenia (pérdida de masa muscular) que nos debilita mucho y nos vuelve más vulnerables a fracturas y caídas a partir de los 40 años.

Cuidado con pasarse de rosca

Por último, los especialistas aseguran que la actividad física puede ayudar a mejorar el control de enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes o dislipemias.

No obstante, la SEEN advierte que, en algunos casos, “realizar ejercicio físico prolongado y de alta intensidad puede debilitar el sistema inmune”. Esto es justo el efecto contrario de lo que buscamos. Por lo que es aconsejable consultar con el médico antes de lanzarse a probar entrenamientos que requieran grandes esfuerzos.

Sobrepasar nuestros límites no es aconsejable, sobre todo si tenemos alguna patología, estamos en baja forma o estamos pasando una época de muchos nervios o estrés. Hay que ir poco a poco, no esperar resultados inmediatos y asumir que se trata de una carrera de fondo.

Siempre es aconsejable que haya supervisión por parte de un especialista, realizar un test previo para ver de dónde partimos y descartar posibles problemas de salud que puedan crear complicaciones.

Tampoco se recomienda hacerse seguidor acérrimo de influencers, actores o presentadores que se machacan a diario ni intentar replicar los programas de entrenamiento con los que nos deslumbran en sus redes sociales. Son personas que cuentan con un amplio equipo detrás que personalizan al detalle todas sus actividades, incluida la alimentación. Lo que funciona para uno no tiene porqué dar los mismo resultado a otra persona. Además, las celebrities disponen de mucho más tiempo y recursos para diseñar sus cincelados cuerpos. Cada persona es un mundo, así que no es buena idea intentar alcanzar o siquiera parecerse a esas imágenes tan perfectas que publican.

Más historias que pueden interesarte:

Cuál es la mejor dieta para lidiar con las 4 enfermedades que se empiezan a asociar con el teletrabajo

Por qué debes controlar tu peso más que nunca en tiempos de coronavirus

Los pasos a seguir una vez te dan el alta tras un ingreso por Covid-19

La explicación médica a la epidemia de dientes rotos por coronavirus, no es solo estrés