El privilegio de ir al psicólogo en España: cuesta casi el doble en horas de trabajo que en Francia

M. J. Arias
·3 min de lectura

Hace solo unos días, Íñigo Errejón, diputado de Más País en el Congreso, ponía el foco en la importancia de un sólido plan salud mental a nivel nacional y en la necesidad de aumentar el número de profesionales en la Sanidad Pública dentro de esta especialidad. Porque los que hay no son suficiente, la pandemia está causando estragos en ese sentido y recibir ayuda y tratamiento psicológico no debería ser exclusivo solo de quien pueda pagarse ir a una consulta privada. Más aún dado el elevado coste que esto supone para el bolsillo de los españoles. En este sentido, desde el medio de análisis divulgativo El Orden Mundial (EOM) han hecho una comparativa de cuánto supone, en horas de trabajo, pagarse una sesión de terapia en distintos países europeos. 

Francia, con poco más de 5 horas de trabajo, es el país de la UE donde menos cuesta ir al psicólogo. (Foto: Getty Images)
Francia, con poco más de 5 horas de trabajo, es el país de la UE donde menos cuesta ir al psicólogo. (Foto: Getty Images)

El coste más económico o accesible dentro de la Unión Europea lo tiene Francia, con 5,1 horas de trabajo para pagar una sesión. En España, país situado en la zona media de la gráfica, un ciudadano debe destinar el sueldo de 9,4 horas para poder pagar una consulta. Es decir, más de una jornada laboral para costearse el precio de una sesión. La estadística ha sido elaborada por EOM con datos extraídos de “Eurostat, Eurofound y organizaciones nacionales de profesionales de la psicología (datos recopilados por Civio en el marco de la European Data Journalism Network, 2021)” tomando como base jornadas laborales de 8 horas.

España se encuentra en este apartado en una situación muy similar a la de otros países como Dinamarca, Finlandia y Alemania, donde el coste de una sesión con el psicólogo ronda las 9 horas de trabajo. De los incluidos, quienes peor situación tienen son los habitantes de países del Este, pero también las vecinas Italia y Portugal. El coste más alto se registra en Rumanía con 18,4 horas; mientras que los italianos deben trabajar 12,1 horas para costear una sesión y los portugueses, 11,4 horas.

En el artículo que acompaña a los datos del citado medio especializado hacen hincapié en el hecho de que en algunos países como Bulgaria, Francia y Letonia la salud mental no se encuentra dentro del plan de sanidad público, lo cual aboca a los pacientes a las consultas privadas como única vía. Esto provoca que al estigma con el que sigue siendo vista la enfermedad mental se sume el problema del acceso a la terapia. Aunque, que esta esté incluida en el sistema nacional de salud tampoco es garantía de que llegue a todo aquel que la necesita. 

Es algo que también reclamó en su intervención ante el Congreso Errejón antes de ser increpado por un diputado del Partido Popular que le gritó que fuera al médico. El parlamentario de Más País, en su petición a Pedro Sánchez de atención a este asunto, recalcó la cifra de 10 suicidios diarios en España e insistió en la necesidad de reforzar la plantilla de psicólogos públicos. Hace solo dos semanas, desde EOM recopilaron datos para calcular cuál es el porcentaje de psicólogos por cada 100.000 habitantes en una buena parte de los países miembros de la Unión Europea en lo que plantearon como una “división norte-sur” en la que España no salía muy bien parada.

La salud mental está integrada en la Sanidad Pública, se puede recibir tratamiento de manera gratuita, pero el problema son las listas de espera y la falta de suficientes profesionales. Un apartado, este último, en el que los datos de EOM son incontestables. Con 5,1 psicólogos en la Sanidad Pública por cada 100.000 habitantes, España era el país con peor ratio de los estudiados. En cabeza, Suecia con 58,3 psicólogos por cada 100.000 habitantes. 

EN VÍDEO | ¿Una nueva pandemia en 2021? Atención a la salud mental