Cosmética con vitamina F: un abrigo para la piel

vitamina f
Cosmética con vitamina F: el abrigo de la pielCourtesy of Press Office

Todo el mundo hablando sin parar de la vitamina C, de lo importante que resulta la vitamina A cuando llegas a los 40 o de que la vitamina E es un potente aliado de la piel pero, ¿por qué nadie menciona a la vitamina F?

Entre todas las vitaminas, es "la gran olvidada", aunque tiene algún que otro pero que después resolveremos. Eso sí, no es menos importante. Y en cosmética, la vitamina F junto a otros activos como el ácido hialurónico, son los mejores activos para actuar de "abrigo" de la piel, mantenerla hidratada (especialmente cuando bajan las temperaturas) y mantener el cutis sano y luminoso.

De noviembre a marzo, la piel se pone a prueba. Y si durante los meses estivales es la exposición solar excesiva la que causa daños en la dermis, durante los meses de frío es todo lo contrario. El frío causa estragos similares al calor del verano. El cosmetólogo Daniel Jiménez, director técnico de la firma Skin Generics y CEO de BeLab Services, explica el motivo: "con la llegada del frío, especialmente en aquellas zonas de clima extremo o de ambiente seco con baja humedad, la piel sufre un desgaste extra que deriva en una mayor sequedad e irritabilidad. Para evitarlo, es imprescindible mantener nuestra barrera lipídica natural en condiciones óptimas. La capa lipídica de la piel, formada principalmente por componentes de carácter oleoso, funciona de barrera protectora y evita a su vez la pérdida de agua, favoreciendo su retención y por ende, una mayor hidratación de la piel".

Es decir, cuando el frío desequilibra la capa lipídica, provoca irritaciones y rojeces por la falta de ácidos grasos y ceramidas, especialmente en las zonas como las mejillas y el mentón.

Además, la piel pueden tender a sobre-producir grasa para compensar su ausencia y esto puede provocar un acné asociado a esa hipersensibilidad cutánea por la falta de nutrientes.

vitamina f
Valentina Valdinoci

¿Qué hace la vitamina F?

En este sentido y con todo lo expuesto, la vitamina F es más que perfecta como aliada en los meses de frío, pues está compuesta por numerosos ácidos grasos que ayudan a proteger esa función barrera para que la piel sea capaz de retener mejor la humedad y no se desequilibre.

Pero, cuidado, porque la vitamina F como tal, no existe, sino que es un compendio de 3 omegas fundamentales: "La vitamina F no existe como tal, es un concepto que le damos a la composición conjunta de Omegas 3, 6 y 9, fundamental para una piel equilibrada", explica Jiménez.

Y es que se trata de una mezcla de ácidos grasos de tipo linoleico que ayudan a mantener esa barrera de protección de la piel, fundamental para nutrirla y mantener la humedad, con el plus de que potencia la luminosidad natural.

"Esta vitamina no es sintetizable por el cuerpo humano, es decir, que la única forma de obtenerla es mediante la aplicación de un cosmético o la ingesta de suplementación. Además, tiene la capacidad de unificar el tono gracias a su papel en la renovación de las células muertas de la piel. Por este mismo motivo, también minimiza los brotes de acné y la aparición de puntos negros", continúa el experto.

El combo perfecto

A la vitamina F se le pueden sumar dos potentes activos más y tenemos la combinación ideal para el invierno. Sí, hablamos, de nuevo, del ácido hialurónico, un excelente ingrediente humectante que junto con la vitamina F y especialmente si es de bajo peso molecular, penetran mejor y a más profundidad en la piel para hidratarla más a fondo.

Además, otra gran "combi" es la de la vitamina F con la vitamina B3 o niacinamida, otro activo excelente para reparar las pieles dañadas.