Cosmética y embarazo: ¿hay ingredientes que están prohibidos durante la gestación?

·5 min de lectura
Photo credit: Samir Hussein - Getty Images
Photo credit: Samir Hussein - Getty Images

El embarazo es una etapa en la que el cuerpo de la mujer sufre modificaciones sustanciales, no solo en cuanto a la forma. Además del cambio evidente de su silueta, otros órganos, como la piel también se tornan diferentes. Así nos lo explica la farmacéutica especializada en dermocosmética Carmen Bauzá, que apunta a esto como la razón principal por la que hay que tener especiales precauciones a la hora de usar algunos cosméticos.

Lo primero que debemos dejar claro es que no hay cosméticos prohibidos, una falsa creencia que se ha difundido por Internet y cada vez ha calado más hondo. "Los estudios científicos concluyen que no hay pruebas de que los cosméticos afecten durante el embarazo", afirma categórica Bouzá. Sin embargo, sí que hay algunos activos cosméticos cuyo uso se recomienda interrumpir durante el embarazo por precaución. "Durante el embarazo la piel sufre cambios que hacen que se vuelva más sensible, esto podría requerir reoptimizar la hidratación y evitar algunos activos que podrían resultar irritantes. Además debemos tomar precauciones para evitar las manchas y las estrías", detalla la experta.

Photo credit: Westend61 - Getty Images
Photo credit: Westend61 - Getty Images

Ácido glicólico y ácido salicílico

Se pueden encontrar en productos que ayudan a acelerar la renovación natural de la piel y a aumentar su hidratación, como exfoliantes para aumentar la luminosidad de la piel y corregir irregularidades. Sin embargo, entre los dos la farmacéutica establece una gran diferencia: "El ácido glicólico es un alfa hidroxiácido (AHA), seguro durante el embarazo, ya que su absorción es muy baja. Sin embargo, el ácido salicílico es un beta hidroxiácido (BHA), es decir, tiene una composición química diferente y, por su capacidad de penetrar en la piel, se desaconseja durante el embarazo por precaución".

Retinol o vitamina A

Este componente que se ha usado desde hace más de cuarenta años para frenar los signos de la edad, la aparición de manchas, la flacidez y el acné. Pertenece al grupo de los retinoides, que la experta nos explica que se dividen en dos grupos: retinoides terapéuticos, dispensables con receta médica, y los retinoides cosmecéuticos, como el retinol, que son los que se usan en cosméticos.

Los primeros están contraindicados durante el embarazo, por riesgo de malformación congénita. En cuanto a los segundos, Bouzá explica: "Un exceso de aplicación podría aumentar la absorción. Por ello, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Framacovigilancia Europeo (PRAC) recomienda no usarlos durante el embarazo, ni en mujeres que estén planificando quedarse embarazadas".

Photo credit: Anastasiia Krivenok - Getty Images
Photo credit: Anastasiia Krivenok - Getty Images

Cafeína

Este estimulante que encontramos en el té, café, refrescos y chocolate se ha usado tradicionalmente en algunos cosméticos con fines reductores y anticelulíticos. Con este componente se vuelve a aplicar el principio de precaución y se desaconseja su durante el embarazo, ya que se suele utilizar en zonas extensas del cuerpo y en grandes cantidades.

En cuanto a la ingesta de café la experta nos explica que es un tema polémico: "La cafeína atraviesa la placenta, aumenta la adrenalina placentaria y fetal y esto disminuye el aporte nutricional al feto, lo cual se relaciona con bajo peso al nacer para el recién nacido, según diversos estudios". Por eso la Organización Mundial de la Salud desaconseja un consumo superior a 300 miligramos al día durante la gestación (3 o 4 tazas).

Photo credit: JGI/Jamie Grill - Getty Images
Photo credit: JGI/Jamie Grill - Getty Images

Hidroquinona

Hay que dejar claro que este componente no se usa en cosméticos, porque es un medicamente y como tal, requiere receta médica, explica Carmen. Este ingrediente tiene poder despigmentante por lo que la farmacéutina apunta a a un uso excepcional: "Bajo supervisión de un dermatólogo o un farmacéutico especializado en dermocosmética, podría llevarse a cabo un tratamiento para la prevención y el tratamiento de las manchas durante el embarazo. Siempre durante un tiempo determinado y bajo la estricta supervisión de un profesional, para evitar irritaciones de la ya de por sí sensibilizada piel de la embarazada".

Aceites esenciales

Se tiende a creer que los aceites esenciales por su origen natural son inofensivos, pero lo cierto es que no es así y algunos de ellos tienen propiedades farmacológicas. "En general, por falta de estudios de seguridad, se desaconseja la aplicación de aceites esenciales durante los tres primeros meses de embarazo. A partir del cuarto mes se levanta la restricción para algunos de ellos, aunque hay que valorar cada caso, por eso lo mejor es acudir a un profesional". A pesar de que la restricción se limita a los tres primeros meses Bouzá recomienda mantenerla durante todo el embarazo: "No están exentos de reacciones adversas y por falta de investigación es mejor evitarlos".

Desodorantes

Es posible que durante la gestación aumente la sudoración debido a los cambios hormonales, pero usar antitranspirantes no es recomendables. La farmacéutica recomienda optimizar la higiene con limpiadores respetuosos con la piel y buscar desodorantes que no lleven ingredientes irritantes o alergénicos como perfume o alcohol, ya que como se ha apuntado anteriormente, la piel está más sensible en este periodo. "Es mejor evitar los antitranspirantes y optar por los desodorantes, que contrarrestan el mal olor sin evitar la transpiración", explica la especialista.

Photo credit: Geber86 - Getty Images
Photo credit: Geber86 - Getty Images

Lo que sí se puede usar

No debemos de olvidarnos de la protección solar durante la gestación: "Los fotoprotectores son seguros y necesarios durante el embarazo", sentencia la farmacéutica. Además durante este proceso los cambios hormonales propician la aparición de manchas que se acentúan con la exposición solar. "Durante el período de gestación recomiendo los fotoprotectores físicos -filtros minerales- por su baja absorción y alta eficacia. Deben tener un factor de protección solar alto -mayor de 30-, aplicarse a diario en cantidad suficiente y renovarse cada dos o tres horas", detalla Carmen.

La vitamina C es otro activo muy en tendencia que también está permitido durante el embarazo. "Es recomendable su uso por su capacidad para controlar la aparición de manchas". La especialista recomienda usar sérums con este activo por la mañana y, tras su absorción poner la protección solar.

Como último apunte, Carmen subraya que estas mismas recomendaciones se aplican para el período de lactancia: "Hay que usar cosméticos de los uq tengamos certeza de que no habrá absorción transcutánea".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente