1 / 12

Correctores de maquillaje que hacen desaparecer las imperfecciones mejor que una varita mágica

El corrector de maquillaje. Ese básico en el que depositamos todas nuestras esperanzas nada más levantarnos y recibir ese golpe de realidad directo a la cara (y nunca mejor dicho). Nuestra carta comodín con la que pretendemos arreglar lo imposible (y muchas veces lo conseguimos). Ese capaz de solucionar desde un grano con personalidad propia a unas ojeras de mapache, marcando la diferencia entre el antes y el después. En definitiva, uno de esos productos insustituibles e imprescindibles que nos acompañan a bordo del neceser allá donde vayamos.

Sin embargo, dar con aquel corrector que cubra de forma eficaz, sin dejar rastro de imperfecciones, y que se adapte a nuestro tono para dar uniformidad, puede ser una misión más imposible que las de Tom Cruise. Y eso que ahora cada vez más firmas lanzan líneas tanto de bases de maquillaje como de correctores que son prácticamente personalizadas de la cantidad de tonos diferentes que incluyen.

Pero dar con NUESTRO 'concealer' era un reto hasta ahora. Ya hemos dado con los más top del mercado, y se acabó el aplicar capas y capas, o el desear tener una varita mágica que haga disimular, con un hechizo recién salido de las aulas de Hogwarts, ese granito al que le hemos puesto nombre. Si por nosotras fuera, los extenderíamos por la cara y adiós base. Pero no, eso jamás, cada producto tiene su función y así debe ser. Lo que sí os avisamos es de que, si ya de por sí, el corrector cubre más que una base de maquillaje –por lo que hay que emplearlo solo en las zonas que se necesite, pues sino la piel quedaría como una máscara–, lo de estos es otra película.

Correctores de maquillaje que hacen desaparecer las imperfecciones mejor que una varita mágica

Tiembla, Harry Potter.

From Cosmopolitan