Con vigilancia policial una familia en Huesca tras dar positivo en coronavirus y saltarse la cuarentena

Desde el pasado viernes y por orden judicial en la puerta del domicilio de una familia de Huesca siempre hay una patrulla de policías vigilando para que no salgan de casa. Uno de ellos, el padre, ha dado positivo en coronavirus y su insistencia en no respetar la cuarentena impuesta por los servicios médicos ha hecho que un juez ordene que se le controle para que cumpla con ella, según informa El Heraldo de Aragón.

Tres cuerpos de policía se turnan para vigilar que una familia en Huesca cumplen la orden judicial que les obliga a mantener la cuarentena. (Foto: Getty Images)

La vivienda vigilada por hasta tres cuerpos policiales distintos (la Unidad Adscrita de la Policía Autonómica, la Policía Nacional y la Policía Local) que van rotando en los turnos para cubrir las 24 horas del día se encuentra en el barrio del Perpetuo Socorro. Allí, en el domicilio que mantienen bajo control, conviven un hombre de 79 años y tres mujeres de 81, 59 y 39 años.

Según ha publicado el citado medio local, quien se habría saltado las medidas recomendadas por los servicios sanitarios habría sido el septuagenario, quien dio positivo en coronavirus y, pese a estar contagiado y haber recibido instrucciones estrictas y detalladas sobre la necesidad de no salir de casa para no contribuir a la propagación del virus, ha hecho caso omiso de las mismas.

Así, cada vez que el hombre salía de casa saltándose el confinamiento, las mujeres lo trasladaban al hospital San Jorge de Huesca, lo que obligaba a los trabajadores del centro a activar el protocolo de seguridad, con todo lo que eso implica en medios, recursos y tiempo.

Tras repetirse la situación en varias ocasiones y hacer los ahora vigilados caso omiso de las advertencias, los sanitarios pidieron que se interviniese. El problema era que, sin una orden judicial, los agentes no podían obligar a ninguno de los miembros de la familia a quedarse en casa. La autoridades competentes se reunieron y decidieron pedir la intervención judicial.

El viernes, el juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Huesca emitía el auto que recoge el confinamiento forzoso de esta familia que deben hacer cumplir los agentes. Desde Jupol de Huesca han manifestado su malestar con la situación. En declaraciones recogidas por El Heraldo de Aragón, el sindicado policial ha puesto de manifiesto el hecho de que “mientras esta familia tiene una custodia policial 24 horas, hay mujeres maltratadas que no la tienen”. También han señalado el hecho de que esta no puede ser una medida recurrente ya que “no se puede poner un policía en cada puerta”.

La situación de Huesca es una de las más complicadas y que más preocupan a las autoridades sanitarias de todos los rebrotes activos actualmente. En tres días se han registrado cerca de 40 nuevos contrarios y algunas zonas de la Aragón han retrocedido a una Fase 2 flexibilizada para intentar frenar la transmisión comunitaria del virus.

La Policía también acude de manera regular al asentamiento chabolista donde se ha decretado el confinamiento tras diagnosticarse varios casos y donde se está llevando a rajatabla la cuarentena. Los agentes se desplazan al lugar para saber si necesitan algo los residentes y los servicios sociales del Ayuntamiento de Huesca, señalan en La Vanguardia, están siguiendo de cerca su situación para cubrir cualquier necesidad que tengan.

Más historias que te pueden interesar: