El coronavirus vuelve a traer la polio a países como Afganistán

Javier Peláez
·4 min de lectura
La vacuna contra la polio es segura, muy barata y eficaz, y ha conseguido erradicar esta enfermedad en la mayor parte del planeta
La vacuna contra la polio es segura, muy barata y eficaz, y ha conseguido erradicar esta enfermedad en la mayor parte del planeta

La enorme crisis sanitaria provocada por el coronavirus SARS-CoV-2 no se limita a los contagios, hospitalizados y fallecidos por Covid19. Los últimos diez meses han desplegado incontables efectos sobre la salud de todo el mundo, algunos de ellos más previsibles, otros totalmente insospechados.

Las muertes relacionadas con el SIDA han aumentado a nivel mundial puesto que la pandemia, ha dificultado o imposibilitado el acceso de las personas inmunodeficientes a las terapias frente al VIH. La pandemia ha paralizado otras muchas disciplinas sanitarias como por ejemplo la asistencia en salud mental, que apenas cuenta con programas de telemedicina. En este aspecto, un reciente reportaje de Civio advierte de que la Covid19 “ha provocado un auténtico tsunami en la salud mental”. La propia OMS publicó un informe en la primera oleada asegurando que el 93% de los países consultados sufrió la parálisis de uno o más servicios para pacientes con problemas mentales y neurológicos. En abril ya publicamos en esta misma sección de ciencia en Yahoo una serie de reportajes donde diferentes médicos expresaban su preocupación por la influencia negativa de la pandemia en otras muchas áreas sanitarias como la neurología o el cáncer infantil.

Pero si hay un punto delicado en esta histórica crisis mundial se encuentra sin duda en los débiles sistemas sanitarios de los países menos desarrollados. Las diferentes campañas de vacunación se han detenido casi por completo en muchos países del tercer mundo y algunas de las más terribles enfermedades empiezan a hacer estragos entre la población menos protegida. El ejemplo más triste es la polio, una enfermedad que habíamos conseguido frenar en seco pero que vuelve a detectarse en países como Afganistán o Pakistán.

Con medio millón de habitantes y situada al oeste del país, Herat es una de las principales ciudades de Afganistán. Durante los últimos años se ha convertido en un lugar común para los habitantes de las provincias y distritos vecinos que se desplazan para recibir asistencia médica o vacunar a los más jóvenes. El trayecto hasta Herat ya era de por sí peligroso puesto que las carreteras apenas tienen pavimento y se encuentran infestadas de controles talibanes. Estas dificultades hacían el viaje hasta Herat fuese un trayecto muy arriesgado, pero ahora lo es todavía más ya que la ciudad se ha convertido en el “epicentro del coronavirus en Afganistán”.

El periodista Ruchi Kumar relata en Undark la desgarradora historia de uno de estos casos registrados de polio en Herat. Los padres de pequeño Saidgul, que en marzo cumplía con solo seis meses de vida, esperaban vacunarle en Herat ya que las clínicas en su distrito habían cerrado sin previo aviso debido a la pandemia de Covid-19. Sin embargo, cuando llegaron a Herat, “la puerta principal estaba cerrada debido al coronavirus y no dejaban entrar a la gente”. Ante la imposibilidad de vacunar a su hijo, regresaron a su pueblo. Unas semanas después los padres “notaron que Saidgul no podía mover su pierna izquierda. Unos días más tarde, se dieron cuenta de que tampoco podía mover la otra pierna. Ambas piernas estaban flácidas”. La familia llevó rápidamente al pequeño a un médico cercano y los resultados confirmaron que el pequeño había contraído poliomielitis, una enfermedad que hacía años que no se detectaba en la región.

Las vacunas contra la poliomielitis se han desarrollado pensando principalmente en niños muy pequeños y se han demostrado seguras y muy eficaces. Afganistán tenía un largo historial de polio, principalmente en regiones inmersas en conflictos militares donde la ayuda sanitaria apenas podía llegar. Sin embargo, durante los últimos años, los avances han sido espectaculares y los funcionarios de salud estatales señalan que “habían logrado erradicar la poliomielitis en muchas partes de Afganistán”. Pero ahora, la pandemia de Covid-19 está consiguiendo que una enfermedad tan terrible como la polio regrese, creando focos de casos donde ya se creía erradicada.

Cuando pensemos en este año 2020 todos recordaremos los trágicos efectos que el coronavirus ha traído a nuestras vidas, y resultará fácil olvidar que otras enfermedades y pacientes, sin aparente conexión con la Covid, también se han visto arrollados por su propia crisis sanitaria.

Más historias interesantes en Yahoo: