Medidas prácticas, aunque aparatosas, para controlar el distanciamiento social en las terrazas

Cumplir con los dos metros de distancia entre personas es la medida más eficaz, según los expertos, para evitar el contagio por coronavirus. De ahí que uno de los requisitos impuestos a los bares y restaurantes para poder abrir sus terrazas en la Fase 1 en España sea la de que se cumpla ese distanciamiento entre las mesas. Pero, como se ha podido durante los primeros días de apertura, no siempre se cumple. En ocasiones la culpa la tienen los clientes, que no respetan las normas establecidas ya sea de manera intencionada o por lo complicado que puede resultar a veces calcular a ojo los dos metros.

En el Fish Tales de Ocean City (Estados Unidos) han encargado estas mesas diseñadas para mantener el distanciamiento social. (Foto: Captura página de Facebook del Fish Tales de Ocean City)

Para obligar a los más díscolos a cumplir con la distancia y para ayudar a quienes quieren pero no calculan bien los dos metros, los dueños de los bares y restaurantes de todo el mundo se las apañan como pueden para encontrar una solución. Hace unas semanas se habló mucho de la idea de colocar mamparas de plexiglás para separar a los comensales. Transparentes, para que se pueda ver a quiene está al lado o enfrente, pero evitando que salpiquen las gotículas. Como es obvio, comer y beber con mascarilla, no es una opción.

En Ámsterdam, por ejemplo, un restaurante decidió adaptarse a los nuevos tiempos de pandemia instalando cabinas de vidrio a las orillas de un canal para ofrecer cenas seguras y románticas a sus clientes. De dos en dos, cada uno en su cabina y aislados del resto de comensales. Solo entran en contacto con los camareros, que llevan máscaras transparentes, guantes y sirven la comida con tablones de madera. La imagen dio la vuelta al mundo. Pero su idea no ha sido la única.

En los últimos días, ha empezado a comentarse la de otros dos negocios de los que podrían tomar nota los restaurantes y bares en España de cara a tomar sus propias medidas. La opción más económica, aunque puede que también la más estrafalaria y divertida al mismo tiempo, es la usada por el Cafe Rothe de Schwerin, en Alemania.

Como se puede ver en el vídeo sobre estas líneas, lo que han hecho ha sido armarse de un buen número de churros de esos que se usan en las clases de natación para aprender a nadar y colocárselos a sus clientes sobre la cabeza de dos en dos, en forma de aspa y pegados a un sombrero. De esta manera si se acercan demasiado a otra persona rompiendo el distanciamiento social, los rulos chocan y avisan de que están demasiado cerca. A sus clientes parece haberles hecho gracia el ingenioso invento. Además, teniendo en cuenta que pueden comprase a razón de 2,50 euros la unidad, parece bastante económico.

Algo más compleja y aparatosa, pero igualmente efectiva, parece la idea de un restaurante de Ocean City, en Maryland (Estados Unidos). En su caso, lo que han hecho es diseñar unas mesas unipersonales que obligan a sus clientes a mantener la distancia social. Desde el propio negocio, Fish Tales, realizaron una retransmisión en directo a través de Facebook de la llegada de estas ‘mesas de distanciamiento social’ prometiendo que no se habían consumido bebidas alcohólicas durante la grabación.

El diseño de estas es de Revolution Event Design and Production, que también ha compartido a través de su página de Facebook el momento de la entrega reconociendo que se habían divertido mucho presentando su idea y cómo está había llegado a ABC World News y ABC Noticias. Como se ve en el vídeo, se trata de unas mesas con ruedas coronadas con un neumático hinchable de grandes dimensiones. El cliente se introduce dentro y se puede mover.

Estos son solo algunos ejemplos, de los más recientes, pero lo cierto es que en las últimas semanas se está viendo como desde el mundo del diseño se han entregado a encontrar soluciones y poner en práctica todo tipo de ideas y diseños para mantener el distanciamiento social recomendado para frenar el contagio del coronavirus. Estos nuevos dispositivos o dispositivos adaptados van desde artilugios para poder abrir las puertas sin necesidad de entrar en contacto con el pomo a trajes que parecen de astronauta para poder ir a conciertos y fiestas.

De todos los recogidos por Yahoo en las últimas semanas, quizá los más sencillos de realizar en casa para alguien que no se dedique al diseño sean el mantel para picnics y las ‘peceras’ que sustituyen a las mascarillas. Ambos son de código libre y sus autores han compartido los patrones para que todo el que quiera pueda hacerse el suyo.

Más historias que te pueden interesar: