Confusión con la muerte del médico chino que dio la voz de alarma sobre el brote de coronavirus

Li Wenliang (Weibo)

El culebrón sobre Li Wenliang, el médico que destapó la polémica tras descubrirse que dio la alarma sobre el brote de coronavirus en China y que fue silenciado por las autoridades, ha vivido este jueves un capítulo surrealista con el triste desenlace de la muerte.

A primera hora de la tarde del jueves, noche en el gigante asiático, un periódico de renombre local, The Global Times, controlado por el partido comunista, comunicaba en su página web del fallecimiento del oftalmólogo de 34 años que dio positivo al comienzo de febrero tras contagiarse después de tratar sin saberlo a un paciente con coronavirus.

Todo el mundo se hizo eco de la fuente original, pero la historia dio un giro de 180 grados cuando la noticia fue retirada poco después de la cuenta oficial de Twitter del medio, levantando las sospechas sobre lo ocurrido, para después comunicar que Li Wenliang no había fallecido, sino que se encontraba en condición crítica.

“Su corazón dejó de latir sobre las 21:30 (hora local) tras lo cual fue reanimado”. Al parecer, Li Wenliang había sufrido un paro cardíaco, pero sobrevivió en un primer momento. Un post en la cuenta oficial de Weibo del hospital que le estaba atendiendo desmentía posteriormente su muerte y confirmaba que Li “se encontraba en estado crítico”.

Al final, lo único que consiguió la situación fue prolongar la agonía: Li Wenliang ha muerto unas horas después, esta vez sí de manera oficial, confirmado por las autoridades, poniendo fin a un relato que se ha llevado por delante la vida del doctor de la manera más desgraciada.

Wenliang tuvo los primeros síntomas el 10 de enero, cuando comenzó a toser y a tener fiebre; dos días más tarde ingresó en el hospital tras empeorar los síntomas.

Fue a través de la red social china Weibo donde el doctor Li Wenliang dio a conocer lo ocurrido con él, el coronavirus y su contagio. Su historia se remonta a comienzos de enero, cuando las autoridades de Wuhan estaban intentando que la noticia del virus no se propagase.

El doctor Li se encontraba trabajando en el hospital en diciembre cuando detectó siete casos de enfermos contagiados de un virus que al principio le pareció que podría ser el Sars -el mismo que desató una epidemia en 2003 a nivel mundial. Entonces ya se estableció que el foco podría estar en el Huanan Seafood.

Era 30 de diciembre y escribió un mensaje a través de un grupo de chat a otros médicos para avisarles de la necesidad de tomar medidas de precaución para no contagiarse. En aquel momento no sabía que de lo que estaba alertando era del coronavirus. Su aviso llegó a oídos de la Oficina de Seguridad Pública y unos funcionarios le hicieron una visita solo cuatro días después pidiéndole que dejase de “hacer comentarios falsos” que perturbaban “severamente el orden social”.

Le hicieron firmar una carta que ha compartido públicamente y que le advertía “solemnemente: si sigues siendo terco, con tanta impertinencia, y continúas esta actividad ilegal, serás llevado ante la justicia, ¿entiendes eso?”. Él firmó convertido en una de las personas investigadas por la policía por “difundir rumores”.

Las autoridades le pidieron entonces disculpas por lo ocurrido. Él cree que contrajo la enfermedad al atender a una paciente infectada el 10 de enero. Los primeros análisis dieron negativo en coronavirus, pero los realizados el 30 de enero confirmaron que era el causante de su cuadro de tos, fiebre y malestar general era el temido virus.

Más historias sobre el Coronavirus que te pueden interesar